¿Mé­xi­co de­pri­mi­do?

Vanguardia - - Opinión -

de los mu­chos fac­to­res que pue­den afec­tar la sa­lud men­tal. Fre­cuen­te­men­te los cli­mas la­bo­ra­les son par­ti­cu­lar­men­te in­hu­ma­nos y pro­pi­cia­to­rios de se­rias eta­pas de de­pre­sión: hay ca­sos de lar­gos tra­yec­tos que im­pli­can ho­ras pa­ra lle­gar a los cen­tros la­bo­ra­les, la con­vi­ven­cia con su­per­vi­so­res y equi­pos de tra­ba­jo sue­len ser po­co agra­da­bles y pa­ra col­mo, te­ner que rea­li­zar ac­ti­vi­da­des que dis­gus­tan sin que ha­ya al­ter­na­ti­va, los ba­jos sa­la­rios, la vio­len­cia la­bo­ral, son fac­to­res que pro­du­cen es­trés que pue­de lle­gar a ser cró­ni­cos y de ahí pa­sar a la de­pre­sión es fá­cil.

Los con­tex­tos ur­ba­nos pre­do­mi­nan­tes de ha­ci­na­mien­to fa­mi­liar y es­co­lar, de vio­len­cia pan­di­lle­ril y dro­ga­dic­ción ju­ve­nil son tam­bién coad­yu­van­tes al sur­gi­mien­to de la de­pre­sión al sen­tir­se atra­pa­dos sin sa­li­da.

El am­bien­te so­cial de es­te País en ge­ne­ral in­du­ce al desáni­mo, des­pués de los sis­mos de sep­tiem­bre más de 250 mil de fa­mi­lias se que­da­ron sin ho­gar y en mu­chos ca­sos, sin es­pe­ran­za de re­cu­pe­rar­los.

Los ni­ve­les de vio­len­cia han al­can­za­do ran­gos de ma­sa­cres de gue­rra y re­pre­sen­tan una emer­gen­cia na­cio­nal al po­ner en ries­go la es­ta­bi­li­dad de la Na­ción (Ma­ría Ele­na Mo­re­ra, Re­for­ma), se es­ti­man más de 100 mil muer­tos, más de 30 mil des­apa­re­ci­dos ade­más de 170 mil des­pla­za­dos de sus lu­ga­res de ori­gen; có­mo no an­gus­tiar­se al vi­vir en esos con­tex­tos de ries­go y muer­te sin es­pe­ran­za de que ha­ya au­to­ri­dad que las com­ba­ta, Pe­ña Nie­to se ha cru­za­do de bra­zos an­te el in­cre­men­to ex­po­nen­cial de la vio­len­cia, con una ac­ti­tud de “no me to­ca”, él se man­tie­ne “jo­dien­do a Mé­xi­co” y la des­com­po­si­ción so­cial se ex­tien­de.

En la si­tua­ción eco­nó­mi­ca es­te año la in­fla­ción ce­rra­rá en 6.66 por cien­to, la más al­ta en 16 años, las cau­sas son los au­men­tos en los ener­gé­ti­cos, la luz y el gas, la ga­so­li­na to­dos los días sube al­gu­nos cen­ta­vos, la pro­me­sa de Pe­ña Nie­to fue que és­tos no au­men­ta­rían, fue men­ti­ra, los au­men­tos en los pre­cios de los ali­men­tos no se de­tie­nen.

Es­te es un so­me­ro re­cuen­to del es­ta­do en el que se en­cuen­tra el País, que de ala­güe­ño no tie­ne na­da así que el am­bien­te es más que pro­pi­cio pa­ra el in­cre­men­to de la de­pre­sión.

Pe­ro Sal­ti­llo, sien­do una de las ciu­da­des más se­gu­ras del País, la más sus­ten­ta­ble y com­pe­ti­ti­va, la se­gun­da me­jor pa­ra vi­vir, des­pués de Mé­ri­da, un mu­ni­ci­pio “en el que sus ciu­da­da­nos to­dos los días bus­can el bien co­mún, se ocu­pan en có­mo lo­grar sus ob­je­ti­vos a tra­vés de la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na por­que es­tán em­po­de­ra­dos”, di­jo Chi­do, per­dón Chi­lo pe­ro es­ta ciu­dad re­gis­tra una al­ta ci­fra de sui­ci­dios, he­cho que re­fle­ja hos­ti­li­dad, ani­mad­ver­sión e in­con­for­mi­dad, ¿por qué?

La con­tra­dic­ción no tie­ne res­pues­ta has­ta aho­ra, pe­ro lo que se ob­ser­va es que las au­to­ri­da­des es­tán en la com­pla­cen­cia, or­ga­ni­zar pla­ti­qui­tas es ab­so­lu­ta­men­te in­su­fi­cien­te, la co­ne­xión con las au­to­ri­da­des de sa­lud del es­ta­do y las del país, aun­que sean priis­tas es ur­gen­te, no pue­den se­guir dan­do ex­pli­ca­cio­nes cur­sis.

Ur­ge in­ves­ti­gar en qué sec­to­res so­cia­les se pre­sen­tan los sui­ci­dios y las cau­sas, ade­más del con­tex­to fa­mi­liar y so­cial en el se dan, de­tec­tar a tiem­po la de­pre­sión y su sin­to­ma­to­lo­gía es pri­mor­dial.

Pe­ro “Chi­lo” ya se va y no le qui­so en­trar a es­te pro­ble­ma de vi­da o muer­te de la ciu­dad a la que di­ce que go­ber­nó, y así es­tá Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.