El mis­te­rio de Mon­real

Vanguardia - - Opinión -

El can­di­da­to le pre­gun­tó a su je­fe de cam­pa­ña: “¿Qué te pa­re­ció mi dis­cur­so?”. “¡Fan­tás­ti­co! ¡Es­tu­pen­do! ¡For­mi­da­ble! – exul­tó el otro— . ¡Ja­más ha­bías es­ta­do tan am­bi­guo!”. Se atri­bu­ye a Fio­re­llo La Guar­dia, al­cal­de que fue –que­ri­dí­si­mo- de Nue­va York du­ran­te los años de la Se­gun­da Gue­rra, una chis­pean­te anéc­do­ta se­gún la cual, en el cur­so de una reunión con in­mi­gran­tes ir­lan­de­ses, que son fa­mo­sos be­be­do­res, una se­ño­ra de la Li­ga de la Tem­pe­ran­cia le pre­gun­tó su opi­nión acer­ca del al­cohol. Res­pon­dió él: “Si ha­bla us­ted del es­pí­ri­tu be­né­vo­lo que ale­gra el co­ra­zón del hom­bre, le ali­ge­ra él áni­mo y le sir­ve de con­sue­lo en la tris­te­za, es­toy a fa­vor. Pe­ro si se re­fie­re a la dia­bó­li­co be­bi­da que em­bru­te­ce a quie­nes la con­su­men, pro­vo­ca su des­gra­cia y la de su fa­mi­lia y aca­rrea a la so­cie­dad ma­les te­rri­bles, es­toy ab­so­lu­ta­men­te en con­tra”. El men­sa­je que Ri­car­do Mon­real di­fun­dió des­pués de su encuentro ca­si clan­des­tino con Ló­pez Obra­dor es ejem­plo ca­bal de am­bi­güe­dad, va­le de­cir de im­pre­ci­sión, eva­sión, in­de­ci­sión, con­fu­sión e in­de­ter­mi­na­ción. Tres ve­ces he es­cu­cha­do su dis­cur­so por in­elu­di­ble obli­ga­ción pro­fe­sio­nal, y no aca­bo to­da­vía de en­ten­der­lo. No es que me fal­te ca­pa­ci­dad de com­pren­sión (en­ten­dí “El Ca­pi­tal” de Marx, el Poe­ma de Par­mé­ni­des y “El Ser y el Tiem­po” de Hei­deg­ger); lo que su­ce­de es que Mon­real se las arre­gló pa­ra no de­cir na­da en mu­chas pa­la­bras. Na­da di­jo de aque­llo que a la gen­te le in­tere­sa sa­ber acer­ca de él. ¿Pien­sa bien o mal de Ló­pez Obra­dor? Quién sa­be. ¿Re­gre­sa­rá a Mo­re­na, o su sa­li­da del par­ti­do de AMLO es de­fi­ni­ti­va? Quién sa­be. ¿Se­gui­rá has­ta el fi­nal de su man­da­to —y no “por lo pron­to”— al fren­te de la de­le­ga­ción Cuauh­té­moc, o bus­ca­rá la je­fa­tu­ra de go­bierno de la CDMX? Quién sa­be. Esa opa­ci­dad y sus im­pre­ci­sio­nes en na­da ayu­da­rán a Mon­real. No sea el za­ca­te­cano co­mo aquél ti­po que de­cía: “Soy hom­bre de una so­la pa­la­bra: rá­jo­me”… Afro­di­sio Pi­ton­go, hom­bre pro­cli­ve a la con­cu­pis­cen­cia de la car­ne, te­nía oí­do de tí­si­co, co­mo an­tes se de­cía. Era ca­paz de oír el pa­so de una hor­mi­ga a 100 me­tros de dis­tan­cia. Al­guien le pre­gun­tó a qué de­bía esa ex­tra­or­di­na­ria fa­cul­tad. Con­tes­ta­ba: “La ad­qui­rí en mis aven­tu­ras con mu­je­res ca­sa­das. Ahí apren­dí afi­nar la ore­ja pa­ra oír cuan­do el ma­ri­do lle­ga­ba y sal­tar por la ven­ta­na”… Un hom­bre fue a tra­ba­jar en un ase­rra­de­ro en la mon­ta­ña. El pue­blo más cer­cano es­ta­ba a 100 mi­llas de dis­tan­cia, y no ha­bía mu­je­res en el cam­pa­men­te. Cuan­do lo aco­me­tie­ron las ur­gen­cias de la car­ne les pre­gun­tó a los le­ña­do­res qué ha­cían pa­ra aten­der ese lla­ma­do de la na­tu­ra­le­za, to­man­do en cuen­ta la fal­ta de re­pre­sen­tan­tes del se­xo fe­me­nino y la le­ja­nía de las po­bla­cio­nes. Ade­más, les di­jo, por su edad y con­di­ción –era so­bres­tan­te del ase­rra­de­ro- no po­día re­cu­rrir al so­li­ta­rio re­cur­so que se de­sig­na con eu­fe­mis­mos ta­les co­mo za­ran­dear a Ko­jak, ajus­tar la an­te­na, sa­cu­dir al cí­clo­pe, dis­fru­tar un me­na­ge à moi, ha­cer por pro­pia mano un re­ti­ro de efec­ti­vo, desafiar a los pre­di­ca­do­res, ayu­dar al des­em­plea­do, coope­rar pa­ra que los op­to­me­tris­tas ten­gan chamba, et­cé­te­ra. Un le­ña­dor le di­jo: “En esos ca­sos re­cu­rri­mos al co­ci­ne­ro Ve­lis­no­lis”. “¡Ah no! –ex­cla­mó el so­bres­tan­te-. Has­ta la fe­cha me he man­te­ni­do fir­me en la he­te­ro­se­xua­li­dad, y no voy aho­ra a ba­tear en la otra no­ve­na”. Pa­sa­ron las se­ma­nas, sin em­bar­go, y lle­gó el día en que el hom­bre no pu­do ya con­te­ner sus ri­jos de li­bí­di­ne. Les pi­dió en­ton­ces a los le­ña­do­res que lo lle­va­ran con el co­ci­ne­ro. Le pre­gun­tó uno: “¿Tie­ne us­ted 2 mil 200 pe­sos?”. “¡2 mil 200 pe­sos! –se sor­pren­dió el otro-. ¿Tan­to así cues­ta es­tar con Ve­lis­no­lis?”. “Sí –con­fir­mó el otro-. 500 pe­sos pa­ra ca­da uno de los que lo de­tie­nen, y 200 pa­ra con­so­lar­lo”… FIN.

CATÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.