El mu­ro de ai­re

Vanguardia - - Opinión -

Sin du­da, una de las es­ce­nas más bi­za­rras que he vis­to en mi vi­da (y va­ya que me he to­pa­do con va­rias de ellas) co­rres­pon­de a la de un “imi­ta­dor” del en­ton­ces can­di­da­to re­pu­bli­cano a la pre­si­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, pe­lean­do me­dian­te lla­ves y can­da­dos pro­pios de la lu­cha li­bre, con­tra per­so­na­jes cu­yos dis­fra­ces (abul­ta­do bi­go­te, som­bre­ro y jo­ron­go) pre­ten­dían emu­lar el erró­neo es­te­reo­ti­po atri­bui­do a los me­xi­ca­nos. El re­fe­ri­do per­for­man­ce sir­vió co­mo aper­tu­ra de uno de los mu­chos even­tos de cam­pa­ña del hoy Man­da­ta­rio nor­te­ame­ri­cano. En ese ac­to, co­mo en otros más, el can­di­da­to cau­sa­ba gran re­vue­lo al pro­me­ter al elec­to­ra­do el le­van­ta­mien­to de un só­li­do mu­ro pa­ra se­pa­rar a dos na­cio­nes ve­ci­nas. No con­for­me con ofer­tar una enor­me pa­red pa­ra evi­tar el pa­so de con­na­cio­na­les ha­cia las tie­rras del Tío Sam, “El Güe­ro Trump” lle­gó al ex­tre­mo de de­cla­rar que su cons­truc­ción se­ría cos­tea­da por los de acá de es­te la­do. Así las co­sas, el dis­cur­so an­ti­me­xi­cano ha subido de tono du­ran­te los úl­ti­mos me­ses en los que se ha dis­cu­ti­do la re­ne­go­cia­ción del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te.

Si bien, la di­cho­sa pa­red de Trump en­tre Mé­xi­co y los Es­ta­dos Uni­dos no se ha ma­te­ria­li­za­do aun (y no tie­ne pa’ cuan­do), la po­si­ble sa­li­da del ve­cino del nor­te del TLCAN po­dría ge­ne­rar te­rri­bles con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas pa­ra nues­tro País. De per­sis­tir la idea, no se­ría ne­ce­sa­rio el uso de la­dri­llos y ce­men­to; bas­ta­ría un plu­ma­zo, un sim­ple “mu­ro de ai­re” pa­ra se­pa­rar a los dos paí­ses cu­ya so­cie­dad co­mer­cial ha per­mi­ti­do la ge­ne­ra­ción de mi­les em­pleos y el desa­rro­llo sos­te­ni­do en am­bos la­dos de la fron­te­ra. Jus­ta­men­te el día de hoy ini­cia la quin­ta ron­da de las ne­go­cia­cio­nes del tra­ta­do de ma­rras. El am­bien­te se ha en­ra­re­ci­do de­bi­do a po­lé­mi­cas pro­pues­tas del mag­na­te con­ver­ti­do en pre­si­den­te y al de­ba­te al in­te­rior del Con­gre­so Nor­te­ame­ri­cano so­bre po­si­bles re­cor­tes de im­pues­tos.

La ten­sa cal­ma que se vi­ve en es­tos días po­dría ver­se afec­ta­da por las con­clu­sio­nes que de­ri­ven del diá­lo­go que ini­cia­ran hoy los re­pre­sen­tan­tes de los tres paí­ses in­vo­lu­cra­dos. La gue­rra co­mer­cial im­pues­ta por las po­lí­ti­cas pro­tec­cio­nis­tas del re­pu­bli­cano ha pues­to en el ojo del hu­ra­cán la re­la­ción bi­la­te­ral en­tre Mé­xi­co y el po­de­ro­so ve­cino, la cual, has­ta aho­ra, ha per­mi­ti­do que ca­da mi­nu­to se co­mer­cie en­tre los dos paí­ses la frio­le­ra de un mi­llón de bi­lle­tes ver­des. No de­be­mos per­der de vis­ta que Es­ta­dos Uni­dos se ha con­so­li­da­do co­mo el prin­ci­pal so­cio co­mer­cial de Mé­xi­co. Ese país con­cen­tra el 64% del co­mer­cio y el 80% de nues­tras ex­por­ta­cio­nes.

Por su par­te, Te­xas y Ca­li­for­nia son los es­ta­dos más re­le­van­tes, en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, pa­ra el nor­te­ño país. Jun­tos re­pre­sen­tan más del 21% del PIB grin­go, y su for­ta­le­za eco­nó­mi­ca de­pen­de, en bue­na me­di­da, del co­mer­cio con Mé­xi­co. De he­cho, tan so­lo Te­xas par­ti­ci­pa con más del 40% del va­lor ex­por­ta­do por los nor­te­ame­ri­ca­nos ha­cia nues­tro país.

La preo­cu­pa­ción por la suer­te del tra­ta­do au­men­ta en un es­ta­do fron­te­ri­zo co­mo Coahui­la. Si bien la di­ver­si­fi­ca­ción de los orí­ge­nes de ca­pi­tal, im­pul­sa­da en los úl­ti­mos seis años, ha po­si­bi­li­ta­do la dis­mi­nu­ción de la de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca con los grin­gos, el cre­ci­mien­to y la con­se­cuen­te ge­ne­ra­ción de los empl eos que de­man­dan las y los coahui­len­ses es­tán li­ga­dos en bue­na me­di­da a la vi­gen­cia del TLCAN.

Por lo pron­to, de acuer­do a los pro­nós­ti­cos del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, la in­cer­ti­dum­bre res­pec­to al des­tino del tra­ta­do co­mer­cial aca­rrea­rá una li­ge­ra des­ace­le­ra­ción el año en­tran­te. En tal sen­ti­do, se es­pe­ra que pa­ra 2018 nues­tro cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ape­nas su­pere el 2%, mien­tras que la re­cu­pe­ra­ción em­pe­za­rá a sen­tir­se has­ta el año 2019.

Aquí en con­fian­za, tal y co­mo di­je­ra Ju­lio Ce­sar al cru­zar el río Ru­bi­cón pa­ra ar­mar ca­mo­rra con­tra Pom­pe­ya: “la suer­te es­tá echa­da”. Aten­tos ha­bre­mos de es­tar a las re­sul­tas de las plá­ti­cas cu­ya quin­ta ron­da arran­ca hoy.

El re­li­gio­so de ori­gen bel­ga Do­mi­ni­que Pi­re, ga­lar­do­na­do con el Pre­mio No­bel de la Paz en 1958, es­cri­bió: “An­da­ría­mos me­jor si no fue­ra por­que he­mos cons­trui­do de­ma­sia­dos mu­ros y no su­fi­cien­tes puentes”. Oja­lá que la ne­go­cia­ción del TLCAN no re­pre­sen­te pa­ra los me­xi­ca­nos un “mu­ro de ai­re”; con el de ce­men­to se­rá bas­tan­te. Al tiem­po. www. van­guar­dia. com.mx/ dia­rio/opi­nion

AL­BER­TO AZIZ NASSIF

>El dés­po­ta ame­ri­cano

IVON­NE ORTEGA PA­CHE­CO

> Pro­ce­so in­terno del PRI: ¿par­ti­do o sis­te­ma? >¿Hay un PRI que desafía a Pe­ña Nie­to? El pa­dre Soá­rez char­la­ba con el Cris­to de su igle­sia. —Se­ñor —le pre­gun­tó—. ¿Por qué hay mal so­bre la tie­rra? Res­pon­dió Je­sús: —El mal exis­te pa­ra que el hom­bre pue­da ejer­cer su li­ber­tad. El Crea­dor hi­zo li­bre a la cria­tu­ra hu­ma­na. Si en el mun­do hu­bie­ra so­la­men­te bien el hom­bre no po­dría es­co­ger. Es­ta­ría con­de­na­do eter­na­men­te al bien. Se­ría es­cla­vo. En cam­bio es hom­bre li­bre por­que pue­de es­co­ger tan­to en­tre dos mar­cas de ja­bón co­mo en­tre el bien y el mal. Di­jo des­con­cer­ta­do el Pa­dre Soá­rez. —No en­tien­do, Se­ñor. Re­pli­có el Cris­to: —Tam­po­co yo en­tien­do a ve­ces a mi Pa­dre cuan­do se po­ne en plan de teó­lo­go. Una co­sa, sin em­bar­go, te pue­do acon­se­jar: es­co­ge siem­pre el bien. En pri­mer lu­gar es me­nos pe­li­gro­so que es­co­ger el mal. Lue­go, el tra­to de los bue­nos es más agra­da­ble que el de los ma­los. Y fi­nal­men­te, Soá­rez, has de sa­ber que siem­pre sa­le más ba­ra­to el bien que el mal.

¡Has­ta ma­ña­na!...

RO­BER­TO ROCK L.

IVÁN GAR­ZA GAR­CÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.