Ós­car Romero

Vanguardia - - Opinión -

En 1990 fue ase­si­na­do por los es­bi­rros de D’au­buis­son mien­tras ce­le­bra­ba la San­ta Mi­sa.

Su san­gre de­rra­ma­da re­gó el al­tar de su fe, y dio tes­ti­mo­nio de una en­tre­ga ra­di­cal al pue­blo de los po­bres: la Igle­sia de San Sal­va­dor, de la cual era ar­zo­bis­po. En nues­tro mun­do, tan ob­se­sio­na­do por la ri­que­za ma­te­rial, es in­com­pren­si­ble que ha­ya per­so­na­jes co­mo mon­se­ñor Ós­car Romero que va­lo­ren tan­to a los po­bres –ex­plo­ta­dos e ig­no­ran­tes– que en­tre­guen su vi­da por ellos. Se ne­ce­si­ta te­ner la fe y la tra­di­ción cris­tia­na dos ve­ces mi­le­na­ria pa­ra acep­tar es­ta “lo­cu­ra” del mar­ti­rio co­mo una gra­cia y un tro­feo del pue­blo de Dios. Un tes­ti­mo­nio vic­to­rio­so del Es­pí­ri­tu.

Mon­se­ñor Ós­car Romero, an­tes de ser ar­zo­bis­po, no mos­tra­ba una in­cli­na­ción ni ha­cia la ra­di­ca­li­dad ni ha­cia un com­pro­mi­so to­tal con los po­bres. Él era un je­sui­ta mo­des­to, in­tro­ver­ti­do, aca­dé­mi­co y de­di­ca­do a la en­se­ñan­za. Era inofen­si­vo al ré­gi­men de ex­tre­ma de­re­cha que ex­plo­ta­ba y em­po­bre­cía a El Sal­va­dor, y lo do­mi­na­ba me­dian­te una cri­mi­nal fuer­za de se­gu­ri­dad y la com­pli­ci­dad de una cla­se co­di­cio­sa, cu­yo dios era el di­ne­ro.

El inofen­si­vo ar­zo­bis­po se fue trans­for­man­do. El ejer­ci­cio pas­to­ral y el con­tac­to con los po­bres, con quie­nes em­pe­zó a vi­vir, fue­ron con­vir­tien­do su co­ra­zón. Se fue con­ta­gian­do de su ver­dad, de su in­jus­ti­cia in­me­re­ci­da, de su ex­plo­ta­ción. Se fue con­vir­tien­do en po­bre. Las se­mi­llas del mun­do es­pi­ri­tual de Jesús trans­for­ma­ron las pro­pues­tas, las pa­rá­bo­las, y las bie­na­ven­tu­ran­zas su co­ra­zón: de­ja­ron de ser poe­sía y li­te­ra­tu­ra, y se con­vir­tie­ron en de­man­das y ca­mi­nos pa­ra cons­truir el reino de los po­bres

Y em­pe­zó a ex­pli­car el evan­ge­lio de la reali­dad opre­so­ra, y a de­nun­ciar ca­da se­ma­na los crí­me­nes y abu­sos de los po­de­ro­sos. Y su voz era es­cu­cha­da to­dos los do­min­gos a las 11:00 a.m. en los ho­ga­res de los po­bres, que eran to­dos en ese país. Su voz no vio­len­ta fue des­per­tan­do la con­cien­cia cris­tia­na de la dig­ni­dad hu­ma­na, des­co­no­ci­da pa­ra ellos. Y aun­que co­mo di­ce San Pa­blo: “la ver­dad os ha­rá li­bres”, la li­ber­tad ciu­da­da­na es una ame­na­za pa­ra los ti­ra­nos.

Fal­ta un in­gre­dien­te en es­ta na­rra­ción de mon­se­ñor Ós­car Romero. La evo­lu­ción des­de la mo­des­tia inofen­si­va a la for­ta­le­za del com­pro­mi­so con la reali­dad y el pue­blo, se ori­gi­na en el en­cuen­tro del pas­tor que cui­da a sus ove­jas. Lo ase­si­na­ron por­que el tes­ti­mo­nio de su pa­la­bra y de su vi­da era una jus­ta de­nun­cia tan pe­li­gro­sa que de­rrum­ba­ría a los ti­ra­nos. Pe­ro, ¿cuál fue la mo­ti­va­ción que ge­ne­ró que un co­ra­zón tí­mi­do y hu­mil­de se con­vir­tie­ra en un vol­cán de ver­da­des tan in­can­des­cen­tes co­mo in­cen­dia­rias?

Mi res­pues­ta es muy ob­via, aun­que muy po­co va­lo­ra­da por­que la he­mos con­ver­ti­do en un “lu­gar co­mún”. El amor. So­la­men­te el amor a Cris­to y a su pue­blo, a sus her­ma­nos los po­bres, fue ca­paz de ha­cer­lo cre­cer en su com­pro­mi­so, has­ta ha­cer­lo ra­di­cal, in­to­le­ra­ble, ili­mi­ta­do e irre­fre­na­ble. Mu­cho an­tes de que lo ase­si­na­ran y re­ga­ran el al­tar con su san­gre, mon­se­ñor Romero ya ha­bía con­ver­ti­do su vi­da en un vol­cán en erup­ción, ya ha­bía da­do su vi­da por su pue­blo.

El pró­xi­mo do­min­go, el Pa­pa Fran­cis­co va a ca­no­ni­zar a mon­se­ñor Ós­car Romero en la Pla­za de San Pe­dro. Ese día va a re­co­no­cer la nue­va erup­ción del vol­cán cris­tiano: “Una Igle­sia de po­bres pa­ra los po­bres”.

JA­VIER CÁR­DE­NAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.