No es per­fec­ta

Vanguardia - - Opinión -

¿Us­ted ha sen­ti­do la fuer­za de un hu­ra­cán, una tor­men­ta y un te­rre­mo­to al mis­mo tiem­po? ¿Se ha subido en una mon­ta­ña ru­sa de emo­cio­nes y sen­ti­mien­tos que al fi­nal lo de­jan ex­haus­to? Yo sí, to­dos los días des­de el 13 de oc­tu­bre del año 2003, cuan­do Re­gi­na Du­rán Ruiz lle­gó a nues­tras vi­das.

El tiem­po ha pa­sa­do de­ma­sia­do rá­pi­do, siem­pre lo ha­ce. Aun así, me pre­gun­to ¿có­mo pue­de ser po­si­ble que ha­yan pa­sa­do 15 años des­de la pri­me­ra vez que te tu­ve en mis bra­zos? Re­cuer­do ca­da de­ta­lle so­bre tu na­ci­mien­to, el mo­men­to jus­to en que mi mun­do em­pe­zó a tem­blar.

Y aun­que des­de que es­ta­bas en el vien­tre de tu ma­dre su­pe que se­rías úni­ca, esa no­che, la no­che en que naciste, ape­nas par­pa­deé y de pron­to ya es­ta­bas ca­mi­nan­do, lue­go par­pa­deé otra vez, te es­cu­che can­tar y des­de en­ton­ces su­pe que la mú­si­ca se­ría tu des­tino y tu gran pa­sión, que se­rías di­fe­ren­te a to­das. Muy pron­to, des­cu­bri­mos que tú te ubi­ca­rías en un es­pa­cio di­fe­ren­te en el es­pec­tro so­cial y emo­cio­nal… Por eso no te pre­sio­na­mos o per­sua­di­mos pa­ra que cum­plie­ras con al­gu­na “nor­ma” o con­ven­cio­na­lis­mo so­cial, más allá que el res­pe­to a los de­más.

Des­de an­tes que pu­die­ras ha­blar, ya ha­bías afir­ma­do tus sen­ti­mien­tos y su pro­pie­dad so­bre ellos y tus de­seos. Vio­len­ta y tier­na, co­mo es­cri­bió Mi­la­nés, com­pro­me­ti­da con tu for­ma de pen­sar, siem­pre su­pe que te­nía que apren­der y ser pa­cien­te, por­que has de­ja­do en cla­ro tu per­so­na­li­dad. No te­mes de­cir lo que pien­sas y ne­ce­si­tas una bue­na ra­zón pa­ra no ha­cer al­go que quie­res ha­cer. In­clu­so des­pués de una ex­pli­ca­ción ra­zo­na­ble, es pro­ba­ble que si­gas ade­lan­te; dis­pues­ta a de­mos­trar tu pun­to de vis­ta in­de­pen­dien­te.

Tie­nes una per­so­na­li­dad in­que­bran­ta­ble y no te da pe­na ser tú mis­ma sin dis­cul­pas. Es­tás mo­ti­va­da, fe­liz y se­gu­ra de ir tras lo que quie­res y ca­si siem­pre lo logras. ¡Va­ya que te ado­ro, Re­gi­na! Pe­ro ese amor que te ten­go en oca­sio­nes pro­vo­ca que me equi­vo­que al so­bre­pro­te­ger to­do lo que eres. Pe­ro tú has si­do res­pe­tuo­sa y sa­bes es­cu­char. Al fi­nal, sé que vas a ha­cer lo que tú quie­ras, por­que es­tás se­gu­ra de que eso es lo me­jor pa­ra ti... Y así se­rá.

Re­gi­na, quie­ro que se­pas lo afor­tu­na­do que me sien­to de ser tu pa­dre. He aplau­di­do jun­to a San­dra, tu ma­dre, y tus her­ma­nos Ro­dri­go Alejandro y So­fía Ama­ran­ta cuan­do tu­vis­te éxi­to. He­mos reí­do y he­mos llo­ra­do de emo­ción has­ta el can­san­cio con tus ocu­rren­cias, y nos has sor­pren­di­do con tu fuer­za de vo­lun­tad que a ve­ces ra­ya en el sa­cri­fi­cio, pe­ro lo ha­ces por­que te gus­ta.

Te has con­ver­ti­do en una jo­ven­ci­ta in­creí­ble, la chi­ca que siem­pre deseé te­ner: her­mo­sa, se­gu­ra, in­te­li­gen­te y que­ri­da por to­dos. Bri­llas en to­do lo que ha­ces. Tus her­ma­nos y tus so­bri­nos Carlos En­ri­que y Alejandro, y to­da tu fa­mi­lia, te ad­mi­ran. Pe­ro na­die lo ha­ce más y te ama más que tu ma­dre y tu pa­dre.

Ra­ra vez te in­vo­lu­cras en al­gún chis­me y nun­ca te im­por­ta lo que la gen­te pien­se de ti. Dis­fru­tas la vi­da y tu gran pa­sión, la mú­si­ca, de una for­ma que no al­can­zo a des­cri­bir. Eli­ges ver lo bueno en las per­so­nas y de­fien­des a los de­más, in­clu­so cuan­do es­tás so­la. Me asom­bra có­mo la gen­te se sien­te atraí­da por ti. Pue­do en­viar­te a un cur­so, sin co­no­cer a na­die, y vie­nes a ca­sa con una do­ce­na de nue­vos me­jo­res ami­gos. Ad­mi­ro tu fuer­za tran­qui­la y la for­ma en que acep­tas las co­sas in­jus­tas que te su­ce­den. Si­gues mo­vién­do­te ha­cia ade­lan­te, nun­ca de­jan­do que na­da te arras­tre ha­cia aba­jo.

No ne­ce­si­to de­cir­te que man­ten­gas esa con­fian­za que tie­nes aho­ra y con­ti­núes pro­ban­do co­sas nue­vas; pa­ra co­no­cer gen­te nue­va. Nun­ca sa­bes qué puer­ta se abri­rá si la si­gues to­can­do. Co­me­te­rás erro­res, pe­ro es­tá bien, por­que así es co­mo se apren­de y eso te ha­rá con­ver­tir­te en una me­jor per­so­na.

Re­gi­na: Re­cuer­da lo ama­da que eres, eres la hi­ji­ta de tu pa­pá, el ído­lo más gran­de de tu her­ma­na, la me­jor ami­ga de tu her­mano, la ado­ra­ción de tus so­bri­nos y el más gran­de amor de tu ma­dre. To­dos es­ta­re­mos siem­pre aquí pa­ra ti. Tu his­to­ria ape­nas es­tá co­men­zan­do y no pue­do es­pe­rar a ver­te ha­cer­lo.

Hoy te con­fie­so que ha­ce 15 años vi una es­tre­lla pa­sar por el cie­lo y pe­dí un de­seo, la es­tre­lla lle­gó a nues­tra ca­sa y alum­bras­te pa­ra siem­pre nues­tro mun­do. Pa­ra­fra­sean­do a Pa­blo Mi­la­nés, un au­tor que por cier­to ella ad­mi­ra y can­ta, les pue­do de­cir que ella “No es per­fec­ta, más se acer­ca a lo que yo sim­ple­men­te so­ñé”. Fe­liz cum­plea­ños, Re­gi­na Du­rán Ruiz.

@mar­cos­du­ranf

MAR­COS DU­RÁN FLO­RES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.