Inacep­ta­bles, po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias de EU

Vanguardia - - Opinión -

En Was­hing­ton se reunió por se­gun­da oca­sión la Con­fe­ren­cia so­bre Pros­pe­ri­dad y Se­gu­ri­dad de Al­to Ni­vel, en la que par­ti­ci­pa­ron Es­ta­dos Uni­dos, Mé­xi­co, Gua­te­ma­la, El Sal­va­dor y Hon­du­ras. El te­ma fue la in­mi­gra­ción in­do­cu­men­ta­da, con­si­de­ra­da por Was­hing­ton un asun­to de se­gu­ri­dad, mien­tras pa­ra los otros cua­tro paí­ses la de­sigual­dad eco­nó­mi­ca, la fal­ta de opor­tu­ni­da­des, la vio­len­cia y las opor­tu­ni­da­des de em­pleo, son los mo­to­res de la mi­gra­ción, lo mis­mo en Cen­troa­mé­ri­ca que en Mé­xi­co.

Se desa­rro­lló en un omi­no­so con­tex­to de­fi­ni­do por la con­ti­nua­ción de la cri­sis de se­pa­ra­ción de fa­mi­lias en la fron­te­ra –a pe­sar de que des­de ha­ce me­ses de­bió de ha­ber ter­mi­na­do–, en la que las víc­ti­mas son un nú­me­ro con­si­de­ra­ble de me­no­res y de fa­mi­lias an­gus­tia­das por la se­pa­ra­ción, pro­ve­nien­tes fun­da­men­tal­men­te de los tres paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos del lla­ma­do Trián­gu­lo del Nor­te. La reu­ni­fi­ca­ción or­de­na­da ha­ce me­ses no só­lo no ter­mi­na, sino que se am­plía el nú­me­ro de víc­ti­mas mien­tras un nú­me­ro con­si­de­ra­ble de me­no­res han per­di­do con­tac­to con sus fa­mi­lia­res. Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal informa que Trump se­pa­ró a más de seis mil fa­mi­lias y que la se­pa­ra­ción de és­tas no ha ce­sa­do, las víc­ti­mas au­men­tan.

Otro dato omi­no­so es que la ayu­da eco­nó­mi­ca de Es­ta­dos Uni­dos a los paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos ha si­do re­du­ci­da en los úl­ti­mos años: en 2018 as­cen­dió a 460 mi­llo­nes de dó­la­res, 34 por cien­to me­nos que el año an­te­rior. Pre­ci­sa­men­te la Con­fe­ren­cia se plan­teó por la ne­ce­si­dad de apo­yar el desa­rro­llo eco­nó­mi­co de los paí­ses, que ayu­da­ría a dis­mi­nuir la po­bre­za, la vio­len­cia y con ello la ne­ce­si­dad de mi­les de mi­grar ha­cia EU. Pa­ra Was­hing­ton el cen­tro es­tá en de­te­ner los flu­jos mi­gra­to­rios que atra­vie­san Mé­xi­co an­tes de que lle­guen a la fron­te­ra con Es­ta­dos Uni­dos.

El en­fo­que no ha va­ria­do: Was­hing­ton pre­ten­de con­ti­nuar asig­nan­do a Mé­xi­co la ta­rea de ser po­li­cía mi­gra­to­ria. Que­dó en sus­pen­so un plan pa­ra des­ti­nar 20 mi­llo­nes de dó­la­res a fin de “ayu­dar” a Mé­xi­co con los cos­tos de la de­por­ta­ción de in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos de ter­ce­ros paí­ses. Se bus­ca­rá por par­te de la Ca­sa Blan­ca lle­gar a un acuer­do con el go­bierno en­tran­te me­xi­cano. La ayu­da se­ría des­ti­na­da pa­ra el pa­go de bo­le­tos de avión y au­to­bús pa­ra la re­pa­tria­ción de has­ta 17 mil in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos des­de te­rri­to­rio me­xi­cano. O sea, de acuer­do con ese plan se pre­ten­de­ría que Mé­xi­co fue­ra una es­pe­cie de agen­te mi­gra­to­rio de EU que ope­ra­ría en te­rri­to­rio na­cio­nal. Inacep­ta­ble lo que se pre­ten­de, por­que Mé­xi­co de­be­rá de­jar de ser po­li­cía de EU pa­ra de­te­ner la mi­gra­ción.

Y el pró­xi­mo go­bierno de Mé­xi­co de­fi­ni­rá una nue­va po­lí­ti­ca en la que no ca­be la po­li­cía mi­gra­to­ria na­cio­nal al ser­vi­cio de Was­hing­ton, co­mo ha ve­ni­do su­ce­dien­do con la la­men­ta­ble ac­ción re­pre­si­va en te­rri­to­rio na­cio­nal, au­na­da a la de­lin­cuen­cia que aso­la a los in­mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos que atra­vie­san, con enor­mes su­fri­mien­tos, ve­ja­cio­nes, des­po­jos, vio­la­cio­nes y ase­si­na­tos, el te­rri­to­rio na­cio­nal. Es evi­den­te que eso tie­ne que cam­biar de acuer­do con los in­tere­ses y po­lí­ti­cas de Mé­xi­co y no con los de EU.

La úni­ca sa­li­da es el desa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial de los paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos y una po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria ba­sa­da en el res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos, en pri­me­rí­si­mo lu­gar en Mé­xi­co. EU pre­ten­de apun­ta­lar el sis­te­ma me­xi­cano en ma­te­ria mi­gra­to­ria co­mo “un pro­yec­to que com­ple­men­te nues­tro es­fuer­zo más am­plio”, afirmó un al­to fun­cio­na­rio del De­par­ta­men­to de Es­ta­do. Que el go­bierno me­xi­cano “for­me par­te de es­te es­fuer­zo por pro­te­ger nues­tro in­te­rés de se­gu­ri­dad na­cio­nal”.

El vi­ce­pre­si­den­te Pen­ce ad­vir­tió du­ran­te la Con­fe­ren­cia, re­fi­rién­do­se a las po­lí­ti­cas de los paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos y, po­si­ble­men­te in­clu­so, de Mé­xi­co, que “mien­tras cons­tru­yen aso­cia­cio­nes co­mer­cia­les con otras naciones, in­clui­da Chi­na, les ur­gi­mos a cen­trar­se y de­man­dar trans­pa­ren­cia y mi­rar por sus in­tere­ses en el lar­go pla­zo y los nues­tros”. Se pre­ten­de así in­vo­lu­crar a la re­gión en la gue­rra co­mer­cial de Es­ta­dos Uni­dos con Chi­na, y exor­ci­zar el fan­tas­ma de un acer­ca­mien­to de Bei­jing a los paí­ses ne­ce­si­ta­dos de re­cur­sos, desa­rro­llo y apo­yo. ¿Con­se­jo, ame­na­za, ad­ver­ten­cia? O re­mem­bran­za de que la Doc­tri­na Mon­roe es­tá vi­gen­te pa­ra Es­ta­dos Uni­dos: “Amé­ri­ca pa­ra los ame­ri­ca­nos”.

El pre­si­den­te de Hon­du­ras, Juan Or­lan­do Her­nán­dez, lla­mó a las au­to­ri­da­des de Es­ta­dos Uni­dos a “bus­car en su con­cien­cia y po­ner­se en la piel de los pa­dres de los ni­ños se­pa­ra­dos pa­ra ha­llar una so­lu­ción de la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria de se­pa­ra­ción de fa­mi­lias que ellos crea­ron con la apli­ca­ción de la de­no­mi­na­da po­lí­ti­ca de ce­ro to­le­ran­cia en la fron­te­ra”. Mé­xi­co exi­gió tam­bién la reu­ni­fi­ca­ción de fa­mi­lias, el can­ci­ller Vi­de­ga­ray se re­fi­rió a la “res­pon­sa­bi­li­dad que tie­ne Mé­xi­co con los mi­gran­tes que via­jan a Es­ta­dos Uni­dos, de la ne­ce­si­dad de tra­tar­los con dig­ni­dad y res­pe­to a sus de­re­chos hu­ma­nos”; lo que no su­ce­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.