Los fru­tos de la in­di­fe­ren­cia

Vanguardia - - Opinión -

El so­ció­lo­go y pen­sa­dor po­la­co Zyg­munt Bau­man, una de las in­te­li­gen­cias más lú­ci­das de es­tos tiem­pos, an­tes de fa­lle­cer en 2017 sub­ra­ya­ba que: “O la hu­ma­ni­dad se da las ma­nos pa­ra sal­var­nos jun­tos o, si no, en­gro­sa­re­mos el cor­te­jo de los que ca­mi­nan rum­bo al abis­mo”. Te­nía y tie­ne ra­zón por­que ¿es­ta­re­mos cons­cien­tes de que so­mos par­te de una co­mu­ni­dad de hu­ma­nos? La so­cie­dad en la que vi­vi­mos atra­vie­sa hoy día por una cri­sis de la que de­be­mos de ocu­par­nos a to­dos. Se tra­ta de un mal que aten­ta con­tra la na­tu­ra­le­za gre­ga­ria del hom­bre, y es­tas ya son pa­la­bras ma­yo­res: se lla­ma in­di­fe­ren­cia. Ser par­te de una co­mu­ni­dad im­pli­ca res­pon­sa­bi­li­dad so­cial, la in­di­fe­ren­cia rom­pe con esa res­pon­sa­bi­li­dad, se ins­ta­la lo in­hu­mano en la exis­ten­cia de lo hu­mano, lo mez­quino se con­vier­te en al­go na­tu­ral. El in­di­fe­ren­te se en­cie­rra en su bur­bu­ja y que el mun­do rue­de, por­que ha de­ter­mi­na­do que lo que su­ce­da fue­ra de la con­for­ta­bi­li­dad en la que se en­cuen­tra, no es asun­to su­yo.

En su li­bro, “La So­cie­dad Lí­qui­da”, Bau­man apun­ta que es­te ti­po de so­cie­da­des pro­du­cen triun­fa­do­res egoís­tas. ¿Por qué? Por­que des­de la pers­pec­ti­va de es­tos es­pe­cí­me­nes la no­ve­dad siem­pre es bue­na no­ti­cia, la pre­ca­rie­dad un va­lor, la ines­ta­bi­li­dad un aci­ca­te y lo hí­bri­do el te­so­ro del rey Sa­lo­món. Sus ob­je­ti­vos en la vi­da son el po­der, el di­ne­ro y la fa­ma, sin im­por­tar por en­ci­ma de quie­nes o de qué se ten­ga que pa­sar. Sus cá­no­nes se ri­gen por el he­do­nis­mo –en­tro­ni­za­ción del pla­cer–, el con­su­mis­mo y la acu­mu­la­ción de bie­nes. El hom­bre va­le por lo que tie­ne, no por lo que es, to­do es per­mi­si­ble y cuan­to acon­te­ce es re­la­ti­vo; en ese lim­bo na­da es bueno ni ma­lo, to­do de­pen­de de “có­mo con­ven­ga” en­ten­der­lo. Asi­mis­mo –aten­dien­do a su “fi­lo­so­fía”–, cuan­to exis­te en el mun­do, per­so­nas, ani­ma­les y co­sas, tie­nen va­lor has­ta en tan­to sean úti­les, des­pués se les desecha.

De ahí la re­le­van­cia de de­jar de ser mi­ro­nes de pa­lo. Lo pri­me­ro es si­tuar­se en el mun­do de ma­ne­ra crí­ti­ca y trans­for­ma­do­ra; es de­cir aquí es­toy, yo soy par­te de es­to y co­mo lo soy y lo re­co­noz­co, me im­por­ta lo que aquí su­ce­da, y si al­go o al­guien afec­ta a es­ta co­mu­ni­dad de la que yo soy par­te in­trín­se­ca, no me voy a que­dar de bra­zos cru­za­dos. Con es­ta con­cien­cia mi pro­pó­si­to es­tá pues­to y sig­na­do mi re­cha­zo a la pa­si­vi­dad.

He es­cu­cha­do a mu­chas per­so­nas que­jar­se de la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad que se es­tán co­mien­do a nues­tro País, pe­ro que na­die pa­ra. No bas­ta con in­dig­nar­se en­tre cua­tro pa­re­des y men­tar­les “ma­dres” a los go­ber­nan­tes por su des­fa­cha­tez. La co­rrup­ción en la que nues­tro País vi­ve in­mer­so tie­ne que lle­var­nos a la ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa de sen­tir ver­güen­za por nues­tra pos­tra­ción. Si asu­mi­mos que ya es­ta­mos har­tos pa­ra con­ti­nuar co­mo mi­ro­nes de pa­lo y apren­de­mos a com­por­tar­nos co­mo due­ños de Mé­xi­co fren­te a quie­nes les pa­ga­mos pa­ra que nos re­pre­sen­ten y no lo ha­cen, em­pe­za­re­mos a dar­le un vuel­co a nues­tra reali­dad. Te­ne­mos que obli­gar a la au­to­ri­dad a que se con­duz­ca es­tric­ta­men­te ape­ga­da a la ley, pe­ro tam­bién a la éti­ca. Ex­pre­sa Da­vid Beet­ham, pro­fe­sor de Cien­cia Po­lí­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de Leeds en el Reino Uni­do, que “una au­to­ri­dad es le­gí­ti­ma cuan­do de­mues­tra que su le­ga­li­dad se ajus­ta al de­re­cho, pe­ro más aún a la éti­ca. Es en­ton­ces cuan­do los ciu­da­da­nos creen y con­fían en sus ins­ti­tu­cio­nes, pues la le­gi­ti­mi­dad es el re­co­no­ci­mien­to pú­bli­co y la jus­ti­fi­ca­ción pú­bli­ca de su po­der, au­to­ri­dad y cre­di­bi­li­dad”. Sin es­te an­da­mia­je la cre­di­bi­li­dad no es po­si­ble.

Cuan­do se par­ti­ci­pa de ma­ne­ra or­de­na­da se pro­mue­ve el desa­rro­llo de la co­mu­ni­dad y el de la de­mo­cra­cia co­mo es­ti­lo de vi­da, es­to im­pli­ca el res­pe­to a la dig­ni­dad hu­ma­na y a la li­ber­tad y los de­re­chos de los de­más, tam­bién a la igual­dad de opor­tu­ni­da­des pa­ra cre­cer en bie­nes­tar ge­ne­ra­li­za­do. La par­ti­ci­pa­ción abre la po­si­bi­li­dad de ac­ce­der a la to­ma de de­ci­sio­nes del go­bierno lo­cal, sin ser in­te­gran­te ni de un par­ti­do po­lí­ti­co ni de la pro­pia ad­mi­nis­tra­ción. ¿Por qué no em­pe­zar por per­te­ne­cer a al­gu­na or­ga­ni­za­ción en pro de la trans­pa­ren­cia gu­ber­na­men­tal, del cui­da­do del me­dio am­bien­te, et­cé­te­ra; o con la que us­ted se sien­ta iden­ti­fi­ca­do pa­ra tra­ba­jar a fa­vor de la co­mu­ni­dad de la que es in­te­gran­te? El com­pro­mi­so orien­ta­do al ser­vi­cio en­ri­que­ce la vi­da de quien lo asu­me y be­ne­fi­cia a la so­cie­dad.

Cam­bie­mos el des­tino de nues­tro País, no pue­de ha­ber pros­pe­ri­dad en me­dio de tan­ta inequi­dad. A las au­to­ri­da­des les va­le sor­be­te que es­to cam­bie, has­ta hoy en lo que se han em­pe­ña­do es en igua­lar­nos en la me­dio­cri­dad y en la de­sigual­dad. Y nues­tra in­di­fe­ren­cia ha con­tri­bui­do con cre­ces a que así con­ti­núe su­ce­dien­do. www. van­guar­dia. com.mx/ dia­rio/opi­nion

BEATRIZ MO­JI­CA MOR­GA

> Com­por­ta­mien­to elec­to­ral de los me­xi­ca­nos

GUI­LLER­MO RUIZ DE TE­RE­SA

> Ins­ti­tu­cio­na­li­dad y tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les

LUIS HERRERALASSO

> La se­gu­ri­dad en el mi­cro­cos­mos “Ar­ca mo­nar­ca de buen pa­re­cer, / que el hom­bre más sa­bio no la pue­de ha­cer; / só­lo el Dios del cie­lo con su gran po­der”. Si di­jis­te: “la nuez” acer­tas­te con la res­pues­ta de la adi­vi­nan­za. Ayer re­co­gí en el huer­to las pri­me­ras tres nue­ces que de­jó caer el no­gal gran­de. La pri­me­ra se la lle­vé a mi mu­jer; la se­gun­da la pu­se al pie de la ben­di­ta ima­gen de San Isi­dro Labrador en la ca­pi­lla del Po­tre­ro, y con la ter­ce­ra co­mul­gué yo.

Don Abun­dio cuen­ta el cuen­to del hom­bre que pu­so en du­da la sa­bi­du­ría del Se­ñor. Se pre­gun­tó el su­je­to por qué la nuez, sien­do tan pe­que­ñi­ta, cre­ce en la al­tu­ra de un gran ár­bol, en tan­to que la san­día, de mag­ní­fi­co ta­ma­ño, na­ce de una hu­mil­de en­re­da­de­ra al ras del sue­lo. De­bió ha­ber si­do al re­vés, se di­jo. En ese mo­men­to una nuez ca­yó del ár­bol y le dio en la ca­be­za. El men­te­ca­to su­po en­ton­ces que qui­zá los de­sig­nios de Dios sean ines­cru­ta­bles, pe­ro son siem­pre sa­bios.

Co­mí la nuez que el vie­jo no­gal me re­ga­ló. Al ter­mi­nar esa eu­ca­ris­tía es­cri­bí es­ta fra­se en mi cua­derno: “Tan no­ble fru­to es la nuez que tie­ne dos co­ra­zo­nes”. ¡Has­ta ma­ña­na!...

EST­HER QUIN­TA­NA SA­LI­NAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.