INCONFORMIDAD DE LA INI­CIA­TI­VA PRI­VA­DA

Vanguardia - - Rumbo Nacional - FRAN­CIS­CO AGUI­RRE PE­RA­LES

Mal au­gu­rio re­pre­sen­ta la inconformidad por par­te del sec­tor pri­va­do de la re­gión su­r­es­te de Coahui­la, la de­sig­na­ción de la nue­va in­te­gran­te del Con­se­jo de Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na del Sis­te­ma Es­ta­tal An­ti­co­rrup­ción, ya que la con­si­de­ran co­mo per­so­na con cier­ta fi­lia­ción con el sec­tor pú­bli­co, pues con­si­de­ran que esa vin­cu­la­ción la apro­xi­ma con el go­bierno con po­si­bi­li­da­des de otor­gar opi­nio­nes fa­vo­ra­bles en de­ter­mi­na­das de­ci­sio­nes.

Cho­car con gru­pos de po­der eco­nó­mi­co no es re­co­men­da­ble má­xi­me cuan­do tie­nen co­ne­xio­nes con or­ga­nis­mos em­pre­sa­ria­les del país e in­clu­so del ex­tran­je­ro.

Uno de los em­pre­sa­rios in­con­for­mes es Luis Ariz­pe Ji­mé­nez, quien con la au­to­ri­dad mo­ral que tie­ne, ha da­do su pun­to de vis­ta en re­la­ción con la per­so­na que ha si­do es­co­gi­da co­mo miem­bro del Sis­te­ma Es­ta­tal An­ti­co­rrup­ción, y di­go au­to­ri­dad mo­ral en vir­tud de que Luis Ariz­pe per­te­ne­ce a una fa­mi­lia que ha pre­ser­va­do va­lo­res apo­yan­do a or­ga­nis­mos sin es­ca­ti­mar ni tiem­po ni di­ne­ro y con­du­cién­do­se siem­pre con rec­ti­tud, pues so­lo lo ha­ce por ayu­dar.

La co­rrup­ción es un mal que ha pro­li­fe­ra­do cons­tan­te­men­te en el país; aquí en nues­tro Es­ta­do en una do­ce­na de años el go­bierno ha su­fri­do el peor sa­queo de que ten­ga­mos memoria, nos ago­bia una deu­da mo­nu­men­tal que mer­ma el cre­ci­mien­to de Coahui­la, por esa ra­zón los em­pre­sa­rios desean que los con­se­jos ciu­da­da­nos que se han cons­ti­tui­do a fin de fre­nar la co­rrup­ción, no os­ten­ten nin­gu­na li­ga con el go­bierno, pues les cu­bri­rían sus fe­cho­rías.

Esas in­con­for­mi­da­des de los se­ño­res del di­ne­ro de­ben ser es­cu­cha­das por el sec­tor pú­bli­co de quien re­ci­be el di­ne­ro vía im­pues­tos, pues si el pa­go del gra­va­men es pe­sa­do pa­ra en­te­rar­lo al fis­co, es im­per­do­na­ble que ade­más sea sus­traí­do pa­ra pro­ve­cho per­so­nal por al­guien des­ho­nes­to, y to­da­vía peor que un miem­bro del con­se­jo ciu­da­dano a mo­do cie­rre los ojos an­te tal des­ver­güen­za.

Se lo di­go EN SE­RIO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.