Ro­sa­rio Daw­son y Kat­he­ri­ne Heigl

Dos gran­des en una mis­ma pe­lí­cu­la.

Vanidades (México) - - Contenido - Por Fa­bián W. Wain­tal

ya que la pe­lí­cu­la, en in­glés, tie­ne el título de Un­for­get­ta­ble, ¿cuál di­rían que es el mo­men­to más inol­vi­da­ble de sus vi­das?

Kat­he­ri­neKat­her Heigl: Pa­ra mí, es cuan­do ga­né el Pre­mio Emmy, por­que acu­mu­ló ca­da una de las elec­cion elec­cio­nes que ha­bía to­ma­do has­ta ese pun­to. Y fue al­go in­creí­ble.

Ro­sa­rio Daw­son: En mi ca­so, no pue­do ol­vi­dar­me d del pri­mer mo­men­to que tu­ve en mi ca­rre­ra: es es­ta­ba en el re­fu­gio que ha­bían cons­trui­do mis pad pa­dres por­que unos traficantes de dro­gas ve­nían siem­pre a ca­sa a mo­les­tar­me, así mis pa­pás me ha­bían he­cho un lu­gar es­pe­cial con tron­cos, pa­ra su­bir­me. Y por es­tar ahí arri­ba, un di­rec­tor me vio justo cuan­do él bus­ca­ba lo­ca­cio­nes pa­ra la pe­lí­cu­la Kids. Har­mony Ko­ri­ne, que era el guio­nis­ta, me pre­gun­tó si que­ría par­ti­ci­par en aque­lla cin­ta, que ter­mi­nó cam­bian­do mi vi­da por com­ple­to.

¿Y a ni­vel per­so­nal?

Ro­sa­rio Daw­son: Es al­go muy ín­ti­mo...

Kat­he­ri­ne Heigl: Mu­cho más que el pre­mio Emmy, lo inol­vi­da­ble son mis hi­jos. Ima­gino que sue­na a cli­ché, pe­ro es cier­to. El ins­tan­te en el que tu­ve en mis bra­zos a Nancy Leigh, el mo­men­to que abra­cé a Ade­lai­de, la oca­sión que car­gué a Jos­hua Jr., son los que me cam­bia­ron como per­so­na, y nun­ca los voy a ol­vi­dar.

¿Ya que es­ta­mos en Las Ve­gas, re­cuer­dan al­gu­na ex­pe­rien­cia que ha­yan te­ni­do con los jue­gos y las apues­tas del ca­sino?

Ro­sa­rio Daw­son: No es mi te­ma. Kat­he­ri­ne Heigl: Yo tam­po­co apues­to mu­cho, pe­ro en mi ran­cho de Utah ha­ce po­co or­ga­ni­cé una no­che de pó­quer y ter­mi­né ga­nan­do. Ro­sa­rio Daw­son: ¿Cuán­to ga­nas­te? Kat­he­ri­ne Heigl: Jugamos por cen­ta­vos y arrui­nó la ex­pe­rien­cia. Que­dé im­pre­sio­na­da, pues no sue­lo en­trar­le, pe­ro por lo vis­to soy muy bue­na min­tien­do (Ri­sas).

Hay un mo­men­to en la cin­ta don­de le di­cen a Ro­sa­rio Daw­son que es una so­bre­vi­vien­te... ¿es ne­ce­sa­rio “so­bre­vi­vir” en una re­la­ción pa­ra man­te­ner a la pa­re­ja?

Ro­sa­rio Daw­son: No, no creo que se ne­ce­si­te so­bre­vi­vir ni ser una víc­ti­ma. Pe­ro a ve­ces la gen­te se queda en una re­la­ción por de­ma­sia­do tiem­po, y al­go así pue­de trans­for­mar­te. Siem­pre te­ne­mos la op­ción de ele­gir un cam­bio.

Kat­he­ri­ne sue­le ser la bue­na de la pe­lí­cu­la y Ro­sa­rio, una mu­jer del tí­pi­co ca­rác­ter pa­sio­nal, ¿se dan cuen­ta de que la gen­te pue­de ima­gi­nar­las en los ro­les to­tal­men­te di­fe­ren­tes que mues­tran, don­de Kat­he­ri­ne es aho­ra la fu­rio­sa exes­po­sa y Ro­sa­rio, la víc­ti­ma?

Kat­he­ri­ne Heigl: Pa­ra ser ho­nes­ta, yo me sen­tí por com­ple­to li­bre. Fue muy di­ver­ti­do

in­ter­pre­tar a una mu­jer que se cree la prio­ri­dad núme­ro uno. Na­die más, ni si­quie­ra su hi­ja. Lo úni­co que le im­por­ta es lo que ella quie­re, lo que ella ne­ce­si­ta y lo que la ha­ce feliz.... sin que le in­tere­sen las con­se­cuen­cias pa­ra con­se­guir­lo.

¿Y el rol Ro­sa­rio es bas­tan­te di­fe­ren­te al de la he­roí­na del uni­ver­so Mar­vel?

Ro­sa­rio Daw­son: ( Ri­sas) En reali­dad es muy pa­re­ci­do por­que pa­ra las es­ce­nas de las pe­leas, tu­ve a la mis­ma do­ble que tra­ba­ja con­mi­go, la ma­ra­vi­llo­sa Aja ( Frary). Ella me ayu­dó mu­cho por­que sa­be que me gus­tan las se­cuen­cias de ac­ción. Y es la pri­me­ra, siem­pre, en in­sis­tir pa­ra que yo las ha­ga. Pe­ro hu­bo mu­chas to­mas que rea­li­za­mos no­so­tras mis­mas. Se sin­tió ca­si como si tu­vie­ra que su­bir a un cua­dri­lá­te­ro con di­fe­ren­tes equi­pos, por­que, a ve­ces, mi do­ble pe­lea­ba con Ka­tie, o yo te­nía que for­ce­jear con la do­ble de ella, cuan­do no te­nía­mos que ha­cer­lo en­tre no­so­tras. Fue una lo­cu­ra, pe­ro muy en­tre­te­ni­do. Pa­re­cía una lucha de mu­je­res en el ba­rro... don­de só­lo nos fal­ta­ba el ba­rro (Ri­sas).

¿No hu­bo ver­da­de­ras ri­ñas en­tre us­te­des, de­trás de cá­ma­ras?

Ro­sa­rio Daw­son: No, fue to­do muy di­ver­ti­do. Kat­he­ri­ne Heigl: Ro­sa­rio es in­creí­ble. La amo, siem­pre es­ta­ba dis­pues­ta a to­do. Es esa cla­se de com­pa­ñe­ra que hi­zo más fá­cil mi tra­ba­jo.

Ro­sa­rio Daw­son: Fue ma­ra­vi­llo­so, to­da la di­ná­mi­ca y la lo­cu­ra de pen­sar la ex­pe­rien­cia de una tra­ge­dia pa­re­ci­da o in­clu­so la fan­ta­sía de ha­cer cier­tas co­sas. Kat­he­ri­ne es muy fe­roz. No tie­ne mie­do de na­da, es muy in­ten­sa y su ac­tua­ción ade­más es no­ta­ble.

Kat­he­ri­ne Heigl: Pa­ra mí, era como sa­lir de no­che con una ami­ga, don­de nos pe­leá­ba­mos con to­das las ga­nas, pe­ro al mo­men­to de es­cu­char el grito de “cor­te”, nos to­má­ba­mos un shot de te­qui­la. Fue muy ocu­rren­te.

¿Es po­si­ble apre­ciar a una per­so­na como la que in­ter­pre­ta Kat­he­ri­ne Heigl, con to­da la fu­ria que re­pre­sen­ta?

Kat­he­ri­ne Heigl: Yo le ten­go to­da la sim­pa­tía a mi per­so­na­je de Tes­sa, así como com­pa­sión por la si­tua­ción di­fí­cil por la que pa­sa... te rom­pe el co­ra­zón.

Ro­sa­rio Daw­son: Sí, su­pon­go que es al­go en lo que to­das po­de­mos iden­ti­fi­car­nos y es lo que tan­to di­fe­ren­cia es­ta pe­lí­cu­la de las an­te­rio­res, en las que un amor di­ver­ti­do se tor­na en una lo­cu­ra. En la nues­tra te gus­ta­ría odiar­la, pe­ro es inevi­ta­ble en­ten­der­la. Te ha­ce pen­sar un po­co más so­bre las mu­je­res que siem­pre tra­tan de con­tro­lar la si­tua­ción, con las di­fe­ren­tes elec­cio­nes que to­man pa­ra lo­grar lo que ne­ce­si­tan, más allá de las con­se­cuen­cias.

Kat­he­ri­ne Heigl: Con mi es­po­so al­gu­na vez pla­ti­qué al res­pec­to. Si ya no fun­cio­na­mos

En Un­for­get­ta­ble, Tes­sa (Kat­he­ri­ne Heigl) es una mu­jer muy ce­lo­sa que pier­de el con­trol... ... y Ju­lia (Ro­sa­rio Daw­son) es la nue­va “ma­dras­tra”, que de ma­ne­ra inocen­te cae en la tram­pa de Tes­sa.

como pa­re­ja y que­re­mos se­guir ade­lan­te, y él trae a otra mu­jer con mis hi­jos y ten­go que com­par­tir­los con esa nue­va no­via o es­po­sa... Dios, me rom­pe­ría el co­ra­zón. Y el fil­me mues­tra lo que ha­ría cual­quie­ra en una si­tua­ción así.

¿Qué ha­rías en­ton­ces, en una si­tua­ción pa­re­ci­da como tu rol, si tu­vie­ras que en­fren­tar­te a la reali­dad de un exes­po­so con pa­re­ja nue­va, que ade­más tie­ne que criar a tus hi­jos?

Kat­he­ri­ne Heigl: Es­pe­ro no te­ner que tra­tar de ase­si­nar a na­die, como ocu­rre en la pan­ta­lla gran­de. Pe­ro la so­cie­dad nos di­ce: “Ah, si te di­vor­cias y él trae a al­guien a es­ce­na, de­be­rías acep­tar­lo”. Y yo no sé... no pue­do de­cir­te lo que ha­ría si tu­vie­ra que es­tar en esos za­pa­tos. Se­ría al­go bas­tan­te di­fí­cil.

Ro­sa­rio Daw­son: Es una con­ver­sa­ción real­men­te im­por­tan­te. Y me gus­ta­ría que se mos­tra­ra la reac­ción de la gen­te al sa­lir del ci­ne. Has­ta aho­ra, con las mu­je­res que ha­blé y vie­ron la pro­mo­ción de la cin­ta, al prin­ci­pio creían que se tra­ta­ba de una his­to­ria so­bre lucha li­bre de chi­cas, pe­ro en­se­gui­da se dan cuen­ta de que tam­bién hay abu­sos y to­do de­ja de ser tan gra­cio­so, por­que el te­ma no es pa­ra na­da có­mi­co. Es un asun­to en ver­dad re­le­van­te.

¿Y qué ha­ría Kat­he­ri­ne... si te cru­za­ras con al­guien como tu per­so­na­je de fic­ción?

Kat­he­ri­ne Heigl: Sal­dría co­rrien­do. Na­die se me­re­ce se­me­jan­te lo­cu­ra. ●

La cin­ta tuvo un cos­to de pro­duc­ción de 12 mi­llo­nes de dó­la­res.

Des­pués de la fil­ma­ción las ac­tri­ces en­ta­bla­ron una gran amis­tad.

Las ta­len­to­sas tra­ba­jan jun­tas por pri­me­ra vez en un th­ri­ller.

Es la pe­lí­cu­la núme­ro ¡61!, en la que Ro­sa­rio Daw­son par­ti­ci­pa. La his­to­ria es la pri­me­ra que di­ri­ge De­ni­se Di No­vi. Kat­he­ri­ne se ale­ja de las co­me­dias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.