La fa­ma lle­gó tar­de

Ac­to­res que lo­gra­ron el éxi­to años des­pués.

Vanidades (México) - - Contenido - Po­rMa­ría del Car­men Ló­pez

Den­tro de la fa­rán­du­la exis­te una sin­gu­lar lis­ta de ar­tis­tas que lo­gró des­pe­gar ha­cia la fa­ma a muy cor­ta edad. Es­tá el ca­so de Shir­ley Tem­ple, co­no­ci­da como “la ni­ña pro­di­gio de Holly­wood”: des­de los tres años co­men­zó una fruc­tí­fe­ra ca­rre­ra que la lle­vó a con­ver­tir­se en la ac­triz más jo­ven de la his­to­ria en ob­te­ner un Os­car, o fi­gu­ras ac­tua­les como el propio Ryan Gos­ling, quien de­bu­tó en Mic­key Mou­se Club y quien hoy día si­gue de­jan­do hue­lla.

No só­lo los ac­to­res tie­nen que es­pe­rar pa­ra que la ma­gia su­ce­da. En es­te mun­do tan com­pe­ti­ti­vo, la bús­que­da del éxi­to em­pie­za cuan­do uno se con­ven­ce de que los de­seos de­ben con­ver­tir­se en pa­sión, y es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca es un co­mún de­no­mi­na­dor de quie­nes no aban­do­na­ron su sue­ño, al­can­za­ron la ci­ma y lle­ga­ron a ser una ins­pi­ra­ción.

El pre­mio a una vi­da de es­fuer­zo

Aun­que su tra­yec­to­ria es lar­ga, Vio­la Da­vis es más co­no­ci­da a par­tir de que ob­tu­vo el Os­car 2017 a Me­jor Ac­triz de Re­par­to, por su pa­pel en Fen­ces. Ella mis­ma ha di­cho en al­gu­nas entrevistas: “La gen­te pien­sa que te­nía la ca­rre­ra de una Ca­te Blan­chett, de una He­len Mi­rren, pe­ro nun­ca me ofre­cie­ron esos pa­pe­les. Esos no lle­gan a mu­je­res de mi ra­za, de mi co­lor, de mi edad”. Mu­chos años tu­vie­ron que pa­sar pa­ra ser re­co­no­ci­da, te­nía 43 años, sien­do exac­tos, cuan­do lo lo­gró con su ac­tua­ción en Doubt, al la­do de Phi­lip Sey­mour Hoff­man y Meryl Streep, la suer­te le em­pe­zó a son­reír y atrás que­da­ron los mo­men­tos de ex­tre­ma po­bre­za que le acom­pa­ña­ron en su in­fan­cia. Su pri­mer Os­car lle­gó a los 51 años, y no le res­ta mé­ri­to; al con­tra­rio, la a con­vier­te en una fuen­te de ins­pi­ra­ción de­mos­tran­do que siem­pre es un buen tiem­po pa­ra triun­far. Des­de su pers­pec­ti­va, un ca­mino se­gu­ro de ha­cer­lo es te­ner cla­ro pa­ra qué es­ta­mos: “Na­cí pa­ra ser ac­triz. Sa­bía que eso da­ría sen­ti­do a mi vi­da y te­nía que ser es­tu­pen­da pa­ra que mi exis­ten­ciaa tu­vie­ra sig­ni­fi­ca­do”, ¡y lo lo­gró!

¿La gua­pu­ra lo da to­do?

Sin du­da,du uno de los ros­tros más va­lo­ra­dos de Holly­wood es el de Geor­ge Cloo­ney,Cloon al que to­dos nos he­mos acos­tum­bra­do,tum­bra pe­ro su pa­so por la me­ca del ci­ne no fue sen­ci­llo y si al­guien co­no­ce de frus­tra­cio­nes es pre­ci­sa­men­te él.

Su sue­ño no siem­pre fue ver­se re­fle­ja­do en la pan­ta­lla, o al me­nos no como ac­tor. An­he­la­ba con­ver­tir­se en beis­bo­lis­ta, e in­clu­so fue as­pi­ran­te pa­ra ser con­tra­ta­do por el equi­po de Cin­cin­na­ti, pe­ro al final el tra­to no se ce­rró y di­ri­gió sus pa­sos a la in­ter­pre­ta­ción de per­so­na­jes, don­de em­pe­zó a ha­cer pe­que­ños ro­les que no tras­cen­die­ron, has­ta que a la edad de 33 años, la se­rie Emer­gency Room le dio un vuel­co a su ca­rre­ra; gra­cias a su tra­ba­jo fue no­mi­na­do pa­ra los Pre­mios Emmy, y a par­tir de ahí su fa­ma subió.

Su cre­ci­mien­to no só­lo fue en la ac­tua­ción, sino hoy se os­ten­ta como di­rec­tor y pro­duc­tor, y más aún: en su vi­da per­so­nal el éxi­to tam­bién ha si­do tar­dío, ya que a los 51 años se ca­só con la abo­ga­da Amal Ala­mud­din y en la ac­tua­li­dad, a sus 54, es­pe­ra al la­do de su es­po­sa la lle­ga­da de unos ge­me­los. Su cla­ve pa­ra al­can­zar la glo­ria: “El úni­co fra­ca­so es no in­ten­tar­lo”.

EL ÚNI­CO FRA­CA­SO ES NO IN­TEN­TAR­LO

Ca­ro­li­na He­rre­ra, un éxi­to ma­du­ro

Na­ci­da en una fa­mi­lia de aris­tó­cra­tas, siem­pre es­tu­vo ro­dea­da de lu­jos. En su pu­ber­tad se en­con­tró ca­ra a ca­ra con la mo­da, su abue­la la ha­bía in­vi­ta­do a un via­je a Pa­rís don­de ob­ser­vó un des­fi­le de Cris­tó­bal Ba­len­cia­ga y aun­que le im­pac­tó, no fue un even­to de­ter­mi­nan­te pa­ra que se in­cli­na­ra por es­te am­bien­te, pe­ro eso sí, al­go que to­da su vi­da la ha dis­tin­gui­do, es su buen gus­to al ves­tir.

Ca­sa­da en se­gun­das nup­cias, a los 30 años, Ma­ría Ca­ro­li­na Josefina Pa­ca­nins Ni­ño (su nom­bre real), to­mó el ape­lli­do He­rre­ra de su es­po­so Rei­nal­do, con quien tuvo cua­tro hi­jas. Él la in­tro­du­jo en el ám­bi­to ideal pa­ra co­dear­se con la al­ta so­cie­dad de to­do el mun­do.

De­ci­di­da a re­fres­car su es­ti­lo de vi­da y ya con la tran­qui­li­dad de que sus hi­jas no eran tan pe­que­ñas, ini­ció una nue­va aven­tu­ra que en un prin­ci­pio es­ta­ba en­fo­ca­da a la pro­duc­ción de tex­ti­les, pe­ro gra­cias al con­se­jo de la editora de una im­por­tan­te re­vis­ta de mo­das, en­con­tró en el di­se­ño la ins­pi­ra­ción, como si és­ta la es­pe­ra­ra con los bra­zos abier­tos.

La crea­ti­va te­nía 40 años al mo­men­to de em­bar­car­se en es­ta aven­tu­ra, que sin du­da la ha llevado a muy buen puer­to. Y aun­que pa­ra al­gu­nos la edad es una li­mi­tan­te, Ca­ro­li­na no es­tá de acuer­do y afir­ma: “Es un es­te­reo­ti­po; no sig­ni­fi­ca na­da cuan­do real­men­te tie­nes pa­sión por al­go”.

LA ELE­GAN­CIA NO ES ACER­CA DE SER NO­TA­DO, SE TRA­TA DE SER RE­COR­DA­DO

Del qui­ró­fano a la pa­sa­re­laa­re­la

Hom­bres y mu­je­res aman a Gior­gio­gio Ar­ma­ni, po­see­dor de una men­te in­quie­ta que des­dee su ju­ven­tud lo lle­vó a ex­plo­rar di­fe­ren­tes te­rre­nos co­moo­mo la fo­to­gra­fía, la me­di­ci­na, el di­se­ño de apa­ra­do­re­so­res y, fi­nal­men­te, el de mo­da, don­de go­za de mu­cho pres­ti­gio y for­tu­na.

Su éxi­to se ges­tó des­pués de los os 40 años, al de­ci­dir in­de­pen­di­zar­se. Por su­pues­to que ue no fue un ca­mino fá­cil, in­clu­so él ha de­cla­ra­do: “HeHe te­ni­do que luchar du­ro des­de el ini­cio de mi ca­rre­ra,a, como cuan­do de­ci­dí aban­do­nar la se­gu­ri­dad de un sa­la­rioa­rio fi­jo pa­ra afron­tar una ver­da­de­ra aven­tu­ra pro­pia. Na­da es sen­ci­llo, to­do se con­si­gue con es­fuer­zo y tra­ba­jo”.o”.

Al igual que en su mo­men­to lo hi­zo Co­co Cha­nel al crear un es­ti­lo ba­sa­do en las pren­das mas­cu­li­nas, Ar­ma­ni ha lo­gra­do cons­truir un hí­bri­do de mo­da, en el que, de acuer­do con sus pro­pias pa­la­bras, se eli­mi­na­ron las di­fe­ren­cias: “Le di al hom­bre la sol­tu­ra, fle­xi­bi­li­dad y sua­vi­dad de la mu­jer. Y a la mu­jer, la co­mo­di­dad y la ele­gan­cia del hom­bre”, u una fór­mu­la que le dio el re­co­no­ci­mien­to. Pa­ra el di­se di­se­ña­dor ita­liano, no hay más que una res­pues­ta cuan­do se tra­ta de de­fi­nir su se­cre­to: “Lo que más im­por­ta e es que uno se en­cuen­tre a gus­to con­si­go mis­mo”. ●

SHIR­LEY TEM­PLE

RYAN GOS­LING

43 Años te­nía cuan­do co­men­zó a ser re­co­no­ci­da en el me­dio de Holly­wood. ROM­PIEN­DO ES­QUE­MAS Vio­la se ha con­ver­ti­do en la pri­me­ra ac­triz afro­ame­ri­ca­na en ga­nar un Os­car, un Emmy y un Tony en el mis­mo año.

TRIUN­FO TO­TAL En el 2008 ga­nó su pri­mer Os­car por Sy­ria­na, en la ca­te­go­ría de Me­jor Ac­tor de Re­par­to. 33 Años cum­pli­dos al sal­tar a la fa­ma como el doc­tor más sexy de ER.

Den­zel Was­hing­ton y Vio­la Da­vis en Fen­ces. Geor­ge y Amal Cloo­ney son la pa­re­ja de mo­da.

CA­RO­LI­NA HE­RRE­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.