Pa­la­cio de Buckingham

Su cos­to­sa re­mo­de­la­ción.

Vanidades (México) - - Contenido - Por Ma­ri Ro­drí­guez Icha­so

La rei­na vi­vi­rá en­tre “obras”, ¡y va­ya que com­pa­de­ce­mos a la pobre! Por­que su an­ti­quí­si­mo Pa­la­cio de Buckingham ne­ce­si­ta des­de toi­lets nue­vos has­ta agua ca­lien­te y te­lé­fo­nos que fun­cio­nen. Y es que aun­que pa­ra el pú­bli­co luz­ca es­pec­ta­cu­lar, en reali­dad se tra­ta de una man­sión que se es­tá des­mo­ro­nan­do.

Quien ha­ya via­ja­do a Lon­dres y to­ma­do la ru­ta tu­rís­ti­ca con vuel­ta a los jar­di­nes de la re­si­den­cia, no­ta­rá que al pa­sar por de­trás de las ha­bi­ta­cio­nes del ser­vi­cio hay cor­ti­nas ro­tas y su­cias, bo­te­llas de le­che o de re­fres­cos en los qui­cios de las ven­ta­nas con cris­ta­les ro­tos, pa­re­des man­cha­das y, en ge­ne­ral, una vi­sión pobre y raí­da. ¡Te­rri­ble!

Siem­pre me he pre­gun­ta­do có­mo es que es­te be­llo re­cin­to, cu­yos sa­lo­nes pú­bli­cos son ma­ra­vi­llo­sos (tal cual se ve en le te­le­se­rie The Crown), tie­ne es­tos “en­tre­te­lo­nes” tan feos. Por eso, no me sor­pren­dió leer que la so­be­ra­na ha­ya de­ci­di­do que a par­tir de ya, ha­brá una re­mo­de­la­ción de arri­ba a aba­jo, con un cos­to de 460 mi­llo­nes de dó­la­res.

Apar­te de la rei­na y su es­po­so, el du­que de Edim­bur­go, tam­bién es el ho­gar oficial del prín­ci­pe An­drés (¡quien así aho­rra al no pa­gar ren­ta, pues tie­ne pro­ble­mas eco­nó­mi­cos!) y de Eduar­do, conde de Wes­sex, cuar­to hi­jo de la pa­re­ja real, quien ha­bi­ta allí jun­to a sus hi­jos y su es­po­sa So­fía. En una oca­sión, ella co­men­tó que era fa­bu­lo­so que sus pe­que­ños

vie­ran a su abue­la más a me­nu­do que sus otros nie­tos, por lo que de­fi­ni­ti­va­men­te, So­fía ama vi­vir en esa “pe­que­ña” ca­sa.

Asi­mis­mo, se ha di­cho que esa cer­ca­nía ha pro­vo­ca­do que So­fía, an­tes una jo­ven pu­bli­cis­ta, se lle­ve muy bien con Isa­bel, a pe­sar de los es­co­llos que sur­gie­ron al co­mien­zo del ma­tri­mo­nio de la pri­me­ra por sus in­dis­cre­cio­nes. Los ro­yals tie­nen mi­ni­apar­ta­men­tos den­tro del pa­la­cio, ser­vi­cio a sus ór­de­nes, co­mi­das y es­ta­cio­na­mien­to pa­ra sus vehícu­los, ¡to­do cortesía de la Co­ro­na!

Am­pli­tud y hos­pi­ta­li­dad El Pa­la­cio de Buckingham tie­ne 775 es­pa­cios, in­clu­yen­do 19 sta­te rooms ofi­cia­les con sa­lo­nes y co­me­do­res, 52 ha­bi­ta­cio­nes reales y de in­vi­ta­dos con sus pro­pios ba­ños, 188 cuar­tos de em­plea­dos, 92 ofi­ci­nas y 78 ba­ños adi­cio­na­les. Tam­bién cuen­ta con ci­ne, pis­ci­na, es­ta­ción de po­li­cía y su pro­pia zona pos­tal y de co­rreos. Un to­tal de 400 em­plea­dos con­for­man el staff fi­jo, ¡in­clu­yen­do dos, cu­ya úni­ca fun­ción es dar­les cuer­da a los 290 his­tó­ri­cos re­lo­jes!

La rei­na (en con­tra de los con­se­jos de to­dos) se­gui­rá vi­vien­do ahí mien­tras con­ti­núen los tra­ba­jos de re­mo­de­la­ción. Ella con­si­de­ra im­por­tan­te man­te­ner su pre­sen­cia en el his­tó­ri­co si­tio, que en agos­to y sep­tiem­bre (cuan­do pa­se dos me­ses en Wind­sor y en sus otros pa­la­cios) recibe la vi­si­ta de me­dio mi­llón de per­so­nas. La re­no­va­ción no so­la­men­te in­clu­ye nue­vas cor­ti­nas, al­fom­bras, mue­bles y la re­pa­ra­ción de pie­zas, sino que, ade­más, mu­cho di­ne­ro se­rá des­ti­na­do pa­ra arre­glar an­ti­quí­si­mas ca­ñe­rías y ca­bles eléc­tri­cos, 2,500 ra­dia­do­res de ca­le­fac­ción, ai­re acon­di­cio­na­do, 36,000 tro­zos de pi­so de ma­de­ra, 5,000 lu­ces y lám­pa­ras, ¡y 500 muy ne­ce­sa­rias pie­zas pa­ra los ba­ños, ya que la­va­bos, ba­ñe­ras y has­ta inodo­ros son, se­gún el muy sin­ce­ro du­que de Edim­bur­go, “un ver­da­de­ro ho­rror”.

Es­ca­so ser­vi­cio “Buckingham re­sul­ta un desas­tre. Las tu­be­rías se rompen a ca­da ra­to y nos que­da­mos sin agua ca­lien­te, los ca­bles eléc­tri­cos son tan vie­jos que hay pe­li­gro de in­cen­dio”, ex­pre­só el prín­ci­pe An­drés ante la ur­gen­cia de la res­tau­ra­ción.

Tam­bién es bien sa­bi­do que los te­lé­fo­nos ce­lu­la­res no fun­cio­nan en mu­chas de sus ha­bi­ta­cio­nes, mien­tras que la cen­tra­li­ta te­le­fó­ni­ca es fa­mo­sa por­que las ope­ra­do­ras, si lo desean, pue­den es­cu­char con­ver­sa­cio­nes con­fi­den­cia­les y pri­va­das. Ade­más, a tra­vés de los años (la úl­ti­ma vez en 2013), mu­chas per­so­nas han bur­la­do la se­gu­ri­dad; por ejem­plo, un en­fer­mo men­tal se hi­zo pa­sar por el prín­ci­pe An­drés y en­tró has­ta los es­ta­blos, don­de in­ter­pe­ló a la rei­na. Otro ca­so es el del hom­bre que en 1982 ca­mi­nó por to­do el pa­la­cio como “Pe­dro-por-su-ca­sa” y des­per­tó a la so­be­ra­na al sen­tar­se en el bor­de de su ca­ma en ple­na ma­dru­ga­da, y ¡se pu­so a char­lar con ella como si na­da!

De acuer­do con el El Te­so­ro de su Ma­jes­tad, aun­que Isa­bel II es “muy con­ser­va­do­ra en sus gas­tos”, es­ta se­rie de re­pa­ra­cio­nes, que de­be­rán man­te­ner per­fec­to el in­mue­ble por 50 años más, re­sul­tan ne­ce­sa­rias pa­ra pro­te­ger, in­clu­so, la uber­va­lio­sa co­lec­ción de ar­te, co­no­ci­da como Ro­yal Collection.

¿Y el di­ne­ro pa­ra fi­nan­ciar los tra­ba­jos? Pues ven­drá de los im­pues­tos de los ciu­da­da­nos, que su­birán en los pró­xi­mos 10 años pa­ra cos­tear es­ta “in­ver­sión nacional”. ●

El re­cin­to, cons­trui­do a co­mien­zos de 1700, se con­vir­tió en re­si­den­cia real en 1761, ba­jo el rei­na­do de Jor­ge III.

Se ru­mo­ra que Eduar­do y So­fía vi­ven ahí por pro­ble­mas eco­nó­mi­cos.

Más de 400 em­plea­dos tra­ba­jan en el fa­mo­so si­tio real.

Eduar­do y So­fía de Wes­sex ha­bi­tan en la re­si­den­cia jun­to con sus hi­jos.

Por fue­ra lu­ce her­mo­so, pe­ro por den­tro, ¡es­tá ca­si en rui­nas!

La rei­na y su es­po­so, Felipe, ob­ten­drán di­ne­ro de los im­pues­tos pa­ra las re­pa­ra­cio­nes.

La so­be­ra­na lo ha­bi­ta y al mis­mo tiem­po lo uti­li­za pa­ra fun­cio­nes ce­re­mo­nia­les.

El pa­la­cio tie­ne 775 ha­bi­ta­cio­nes, 78 ba­ños, 760 ven­ta­nas y 1,514 puer­tas.

La Ro­yal Collection de ar­te se en­cuen­tra puer­tas aden­tro.

El prín­ci­pe An­drés, ter­cer hi­jo de la rei­na, es otro re­si­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.