La cos­ta de España.

Un re­fu­gio con vis­tas inol­vi­da­bles.

Vanidades (México) - - Contenido - POR FER­NAN­DA SÁN­CHEZ / AR­QUI­TEC­TA AN­NA PO­DIO DI­REC­CIÓN DE OBRA JOR­DI CUNÍ Y AN­TO­NI BENGOCHEA / FO­TOS JOR­DI MI­RA­LLES

El pro­yec­to con­sis­tió en crear una ca­sa don­de se pu­die­ra res­pi­rar un am­bien­te tran­qui­lo, re­la­ja­do y ale­ja­do de las per­so­nas en ge­ne­ral. Por eso, se de­ci­dió que de­be­ría ubi­car­se en una zona sin tan­ta ur­ba­ni­za­ción, tal como lo es es­ta ru­ta.

Eli­gie­ron una dis­tri­bu­ción en dos ni­ve­les de al­tu­ra y tres blo­ques abier­tos de es­te a oes­te, en un área ele­va­da a ori­llas del Me­di­te­rrá­neo, pa­ra así te­ner una orien­ta­ción de 180º so­bre la bahía y la in­creí­ble po­si­bi­li­dad de con­tem­plar el re­co­rri­do del sol des­de la sa­li­da has­ta su pues­ta. Sin du­da, la me­jor al­ter­na­ti­va.

An­na Po­dio, ar­qui­tec­ta del si­tio, ase­gu­ra que, “la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca se con­si­guió con la orien­ta­ción, la ven­ti­la­ción cru­za­da en­tre plan­tas, la do­mó­ti­ca y los sis­te­mas de cap­ta­ción de ener­gía so­lar”.

Ade­más, se­ña­la que el jar­dín se reali­zó con plan­ta ta­pi­zan­te, aro­má­ti­ca y ar­bus­ti­va. “Creí­mos que eso fa­ci­li­ta­ría, en un futuro pró­xi­mo, la con­vi­ven­cia de la vi­vien­da con el en­torno”.

El re­ves­ti­mien­to de fa­cha­da se tra­ba­jó con pie­dra na­tu­ral ca­li­za y gres por­ce­lá­ni­co de gran for­ma­to. Asi­mis­mo, pa­ra po­der ju­gar con los vo­lú­me­nes y la ilu­mi­na­ción, los crea­do­res co­lo­ca­ron pie­dra blan­ca en la plan­ta su­pe­rior, mien­tras que pa­ra la in­fe­rior, op­ta­ron por ce­rá­mi­ca ne­gra y así dar­le li­ge­re­za.

“LA PAR­CE­LA ORI­GI­NAL, CON UNA FUER­TE PEN­DIEN­TE DES­CEN­DIEN­TE HA­CIA EL MAR, RE­PRE­SEN­TA­BA UN RE­TO CONS­TRUC­TI­VO A LA HORA DE ASEN­TAR EL EDI­FI­CIO E INTEGRARLO EN EL PAI­SA­JE”, DI­CE LA AR­QUI­TEC­TA.

Aca­ba­dos sen­ci­llos que crean una at­mós­fe­ra muy so­fis­ti­ca­da y con mu­cha cla­se.

De no­che, gra­cias a los al­tos y am­plios ven­ta­na­les, la ilu­mi­na­ción es una ma­ra­vi­lla.

La fa­mi­lia pue­de ad­mi­rar un pai­sa­je lleno de vi­da de­bi­do a la ve­ge­ta­ción que ro­dea el re­cin­to .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.