Bio­gra­fía.

Ma­dre Te­re­sa de Cal­cu­ta.

Vanidades (México) - - Contenido - Por Cris­ti­na Pé­rez San­tos

Quién no re­cuer­da esa ima­gen don­de la Ma­dre Te­re­sa de Cal­cu­ta sos­tie­ne un ni­ño en sus bra­zos en la lí­nea de fue­go de Beirut, en­tre el si­len­cio de las ame­tra­lla­do­ras que ante ella se ha­bían blo­quea­do de im­pre­vis­to?, ¿o aque­lla de su si­lue­ta con el sa­ri blan­co y el bor­de azul en me­dio de los dam­ni­fi­ca­dos del te­rre­mo­to de Co­lom­bia o de las inun­da­cio­nes en In­dia? “Ca­da vez que apa­re­cía traía con­si­go la es­pe­ran­za”, se­ña­ló en su mo­men­to Os­car Lui­gi Scal­fa­ro, presidente de Ita­lia en­tre 1992 y 1999.

Bau­ti­za­da el 26 de agos­to de 1910, con el nom­bre de Ag­nes Gonx­ha Bo­jax­hiu, su in­fan­cia fue de una ex­tre­ma sen­ci­llez. Era la me­nor de tres her­ma­nos, hi­jos de Ni­ko­la y Dra­na­fi­le, am­bos al­ba­ne­ses. Su pa­dre pro­ve­nía de una fa­mi­lia nu­me­ro­sa, con una lar­ga tra­di­ción de co­mer­cio. Aca­bó com­pran­do va­rias ca­sas y se in­cor­po­ró a una prós­pe­ra em­pre­sa de cons­truc­ción. Tam­bién su­mi­nis­tra­ba me­di­ca­men­tos a uno de los doc­to­res más emi­nen­tes de la ciu­dad de Skop­je. Por sus cua­li­da­des, ocu­pó un pues­to en el ayun­ta­mien­to y se con­vir­tió en fi­gu­ra des­ta­ca­da de la vi­da cí­vi­ca. Era un do­ta­do lin­güis­ta y ha­bla­ba al­ba­nés, ser­bo­croa­ta, tur­co, ita­liano y fran­cés. Se­gún sus bió­gra­fos, se dis- tin­guía por ser muy dis­ci­pli­na­do y por brin­dar una bue­na edu­ca­ción a sus hi­jos.

Ni­ko­la po­seía un don es­pe­cial pa­ra con­tar­les a sus hi­jos las his­to­rias de sus via­jes. Fue un ser so­cia­ble y en su ca­sa eran bien­ve­ni­dos lo mis­mo gen­te pobre que el ar­zo­bis­po de la ciu­dad. Fa­lle­ció a los 45 años, cuan­do Ag­nes te­nía en­ton­ces ocho años. La muer­te re­pen­ti­na del ma­ri­do coar­tó la se­gu­ri­dad fi­nan­cie­ra de la fa­mi­lia. Pro­fun­da­men­te re­li­gio­sa, la es­po­sa se de­di­có a co­ser, bor­dar y ven­der ro­pa pa­ra cu­brir las ne­ce­si­da­des ma­te­ria­les de sus re­to­ños e in­clu­so de fa­mi­lias me­nos afor­tu­na­das que la su­ya. Una de las frases que le de­cía a su hi­ja era: “Ag­nes, no de­bes per­te­ne­cer más que a Dios”.

Igual de ca­ri­ta­ti­va La me­sa fa­mi­liar con­ti­nua­ba sien­do pun­to de en­cuen­tro de los po­bres de la lo­ca­li­dad. Su ma­dre, ade­más, sa­lía de ca­sa a ha­cer obras de ca­ri­dad, vi­si­tar a an­cia­nos y en­fer­mos, usual­men­te acom­pa­ña­da de Ag­nes. “Cuan­do ha­gas el bien, haz­lo con si­gi­lo, como quien arro­ja una pie­dra al mar”, le re­co­men­da­ba. La­zar, el her­mano ma­yor, re­cuer­da que ella era obe­dien­te y re­fle­xi­va. Ag­nes cur­só es­tu­dios pri­ma­rios en un con­ven­to y lue­go in­gre­só a una es­cue­la es­ta­tal. En su ca­sa y en la igle­sia re­ci­bió

“Cuan­do ha­gas el bien, haz­lo con si­gi­lo, como quien arro­ja una pie­dra al mar”, le de­cía su ma­dre, de ni­ña.

ins­truc­ción re­li­gio­sa. A los 12 años sin­tió el “lla­ma­do es­pi­ri­tual”. Tiem­po des­pués, de­cla­ra­ría: “No se tra­tó de una vi­sión. Nun­ca he te­ni­do al­gu­na. Fue só­lo una cues­tión per­so­nal”.

Pa­só seis años re­fle­xio­nan­do y re­zan­do; le agra­da­ba es­tar so­la en la ca­pi­lla, y se hi­zo miem­bro ac­ti­vo de la Co­fra­día de Hi­jas de Ma­ría, li­de­ra­da por un je­sui­ta croa­ta, el pa­dre Fran­jo Jam­bre­ko­vic. Le gus­ta­ba leer y, gra­cias a la bi­blio­te­ca fun­da­da por su nue­vo lí­der es­pi­ri­tual, no le fal­ta­ban li­bros. En 1924, su­po que va­rios sa­cer­do­tes yu­gos­la­vos se ha­bían tras­la­da­do a In­dia pa­ra rea­li­zar una obra mi­sio­ne­ra.

Ella es­ta­ba pen­dien­te de las car­tas que le en­via­ban los sa­cer­do­tes a Jam­bre­ko­vic, don­de na­rra­ban las la­bo­res rea­li­za­das. Es­ta co­rres­pon­den­cia in­flu­yó en su vo­ca­ción y, al cum­plir 18 años, qui­so ser mi­sio­ne­ra. “Era una or­ga­ni­za­do­ra na­ta y te­nía una fuer­za en to­das las ac­ti­vi­da­des que em­pren­día; es­cri­bía poe­sía, y la de­ci­sión de ha­cer­se mi­sio­ne­ra no fue fá­cil, pues Ag­nes era una jo­ven muy uni­da a los su­yos y era ló­gi­co que desea­ra te­ner hi­jos y una fa­mi­lia pro­pia”, re­fi­rió la bió­gra­fa Kathryn Spink en su li­bro Ma­dre Te­re­sa, es­cri­to des­pués de ha­ber vi­vi­do 13 años en Cal­cu­ta en la­bo­res con la re­li­gio­sa y sus Mi­sio­ne­ras de la Ca­ri­dad.

A los 20 años, se in­cor­po­ró a una or­den mi­sio­ne­ra que sig­ni­fi­ca­ba no só­lo el com­pro­mi­so de cas­ti­dad, sino una vi­da de se­pa­ra­ción ab­so­lu­ta de sus fa­mi­lia­res, ami­gos y pa­tria. So­li­ci­tó su in­gre­so en las Her­ma­nas de Lo­re­to, de­jó a su fa­mi­lia y em­pren­dió un via­je en tren a tra­vés de Eu­ro­pa. Lle­gó a Pa­rís jun­to con una com­pa­ñe­ra; des­pués a Du­blín, don­de per­ma­ne­cie­ron seis se­ma­nas en las que se de­di­ca­ron al apren­di­za­je del in­glés, len­gua en la que de­bían cur­sar sus es­tu­dios es­pi­ri­tua­les.

Ma­dre de los po­bres En 1928, am­bas zar­pa­ron con des­tino a In­dia, a un nue­vo mun­do de ais­la­mien­to y sa­cri­fi­cios. La jo­ven ya ha­bía es­co­gi­do su nom­bre de her­ma­na: Ma­ría Te­re­sa del Ni­ño Jesús. Las dos yu­gos­la­vas lle­ga­ron a Cal­cu­ta el 6 de enero de 1929, y el 23 de ma­yo del mis­mo año Te­re­sa del Ni­ño Jesús se con­vir­tió ofi­cial­men­te en no­vi­cia de Lo­re­to. Co­men­zó a dar cla­ses de his­to­ria y geo­gra­fía en la es­cue­la con­ven­tual y tra­ba­jó por un bre­ve pe­rio­do como ayu­dan­te del per­so­nal sa­ni­ta­rio de un pe­que­ño cen­tro mé­di­co. Allí se die­ron sus pri­me­ras ex­pe­rien­cias con la gen­te ne­ce­si­ta­da del país asiá­ti­co. An­tes de ini­ciar las lec­cio­nes, se re­co­gía las man­gas del há­bi­to y barría, tra­pea­ba, ante el asom­bro de los alum­nos acos­tum­bra­dos a que las per­so­nas de cas­tas in­fe­rio­res hi­cie­ran esas fae­nas.

En 1937 hi­zo vo­to per­pe­tuo de po­bre­za, cas­ti­dad y obe­dien­cia, y fue así como se con­vir­tió en “Ma­dre Te­re­sa”. Los do­min­gos vi­si­ta­ba los ba­rrios más hu­mil­des. No po­seía bie­nes ma­te­ria­les que dar, pe­ro na­rra una anéc­do­ta que per­mi­te ver lo que re­pre­sen­tó pa­ra los mo­ri­bun­dos:

“Un día mien­tras es­ta­ba en el ba­rrio de los po­bres de Cal­cu­ta, a pun­to de re­gre­sar a mi ha­bi­ta­ción, vi a una mu­jer tum­ba­da en la ace­ra. Era dé­bil, su­til y muy del­ga­da. Se veía que es­ta­ba muy en­fer­ma, y el olor que pro­ve­nía de su cuer­po era tan fuer­te que me da­ban ga­nas de vo­mi­tar, aun­que es­tu­vie­se só­lo pa­san­do cer­ca. Me ade­lan­té cuan­to vi las enor­mes ra­tas que mor­dían su cuer­po sin es­pe­ran­za, y me di­je: ‘ es­to es lo peor que has vis­to en to­da tu vi­da’. Lo que desea­ba en aquel mo­men­to era mar­char­me lo an­tes po­si­ble, ol­vi­dar­me de aque­lla ima­gen,

pa­ra siem­pre. Em­pe­cé a co­rrer... an­tes de lle­gar al si­guien­te án­gu­lo de la ca­lle, una luz in­te­rior me pa­ró. Y me que­dé ahí, en la ace­ra del ba­rrio pobre de Cal­cu­ta, que aho­ra co­noz­co tan bien, y he vis­to que aque­lla no era la úni­ca mu­jer que es­ta­ba tum­ba­da en el sue­lo sien­do de­vo­ra­da por las ra­tas. Es­ta­ba tam­bién Cris­to su­frien­do en aque­lla ace­ra. Di la vuel­ta y vol­ví atrás... la lle­vé al hospital más cer­cano. No que­rían re­ci­bir­la y nos di­je­ron que nos mar­chá­ra­mos, bus­qué otras dos clí­ni­cas, pe­ro el re­sul­ta­do fue el mis­mo. Así que al­qui­lé una ha­bi­ta­ción pri­va­da pa­ra ella, y yo mis­ma la cu­ré”.

En es­te sen­ti­do, pa­ra el bió­gra­fo Ri­car­do Aba­ti, la vi­da de la Ma­dre Te­re­sa cons­ti­tu­ye uno de los ejem­plos más lu­mi­no­sos de abra­zar la po­bre­za pa­ra dar dig­ni­dad a las per­so­nas. En 1946 ocu­rri­ría lo que la pro­pia re­li­gio­sa ca­li­fi­có como “el lla­ma­do den­tro del lla­ma­do”, de­bía dejar el con­ven­to y ayu­dar a los más ne­ce­si­ta­dos vi­vien­do con ellos. Su la­bor se cen­tra­ría en los aban­do­na­dos, aque­llos que no te­nían a na­die; ése se­ría su vo­to a fin de con­sa­grar­se. Co­men­zó a ser re­co­no­ci­da como: “La ma­dre de los po­bres”.

El co­lor del lu­to En­tre los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra dejar el con­ven­to es­ta­ba el com­prar tres sa­ris blan­cos con tres fran­jas azu­les que con el tiem­po se­rían la ves­ti­men­ta dis­tin­ti­va de una nue­va con­gre­ga­ción. El blan­co en In­dia es el co­lor del lu­to, y ese fue pre­ci­sa­men­te el tono que es­co­gió pa­ra su ves­ti­men­ta, con­fec­cio­na­da con la te­la más ba­ra­ta que tam­bién por­ta­ban las ba­rren­de­ras de la ca­lle. Las cin­tas azu­les, como úni­co or­na­men­to, eran en ho­nor a la Vir­gen Ma­ría, y en el hom­bro iz­quier­do lle­va­ba un cru­ci­fi­jo de ma­de­ra.

La no­che del 16 de agos­to de 1948 cam­bió el há­bi­to que ha­bía llevado du­ran­te ca­si 20 años. “Dejar Lo­re­to fue el sa­cri­fi­cio más gran­de de mi vi­da, lo más di­fí­cil que he he­cho. Fue más du­ro que dejar a mi fa­mi­lia y a mi país cuan­do abra­cé la vi­da re­li­gio­sa”, con­fe­só. Pe­ro in­sis­tía en que apren­de­ría más so­bre el có­le­ra y las en­fer­me­da­des de los po­bres cuan­do las vie­ra de cer­ca.

Los po­bla­do­res la bau­ti­za­ron con el nom­bre de la “Mi­sio­ne­ra de la Ca­ri­dad”. En diciembre de ese mis­mo año ob­tu­vo un per­mi­so pa­ra abrir una es­cue­la en Mo­tij­hil, en­tre las ba­rra­cas más em­po­bre­ci­das de la lo­ca­li­dad. “A los que iban su­cios, les da­ba un buen ba­ño en una ti­na (de­cía una no­ta es­cri­ta por la Ma­dre Te­re­sa). Des­pués de la pri­me­ra lec­ción de hi­gie­ne y lec­tu­ra, te­nía­mos ca­te­cis­mo. Uti­li­zá­ba­mos el sue­lo como pi­za­rra, y ter­mi­na­da la cla­se de cos­tu­ra íba­mos a vi­si­tar a los en­fer­mos. Tam­bién aten­día cier­tos im­pre­vis­tos que me po­nían a prue­ba”. En una oca­sión se en­con­tró con un hom­bre que te­nía el de­do pul­gar gan­gre­na­do. Ha­bía que am­pu­tár­se­lo, así que to­mó unas tijeras, se armó de va­lor y cor­tó. Su pa­cien­te ca­yó des­ma­ya­do ha­cia un la­do y ella ha­cia el otro. Al tiem­po abrió un dis­pen­sa­rio en la igle­sia de San­ta Te­re­sa. En esa épo­ca, el pa­dre Julien Henry la apo­yó con­si­guién­do­le un cuar­to don­de ha­bía só­lo un ban­co pa­ra sen­tar­se, una ca­ja que ha­cía las ve­ces de me­sa y un ar­ma­rio de co­lor ver­de que uti­li­za­ba como al­tar pa­ra su ima­gen del In­ma­cu­la­do Co­ra­zón de Ma­ría. Las her­ma­nas de Lo­re­to le en­via­ron una ca­ma.

Re­fu­gio pa­ra los de­sam­pa­ra­dos En oc­tu­bre de 1950, 11 per­so­nas que se ha­bían uni­do a su cau­sa ini­cia­ron su postulación como Mi­sio­ne­ras de la Ca­ri­dad. El ar­zo­bis­po de Cal­cu­ta apro­bó la com­pra de una ca­sa pa­ra ellas. El año de 1953 co­rría. Los días eran lar­gos: en­tre se­ma­na se le­van­ta­ban a las 4:40 de la ma­dru­ga­da y los do­min­gos a las 4:15, asea­ban su cuer­po y ros­tro con el mis­mo ja­bón con el que la­va­ban la ro­pa. A las 7:45 ya es­ta­ban en las ca­lles de la ciu­dad, dis­pues­tas a aten­der a los más po­bres. En oca­sio­nes tras­por­ta­ban en ca­rre­ti­llas a gen­te que en­con­tra­ban en si­tua­ción de­ses­pe­ra­da. Si te­nían que mo­rir, su afán es que lo hi­cie­ran dig­na­men­te, en un col­chón, có­mo­dos, ba­jo te­cho y asis­ti­dos con ca­ri­dad.

La la­bor ini­cia­da en el dis­pen­sa­rio de la igle­sia de San­ta Te­re­sa se tras­la­dó a Shis­hu Bha-

van, que no tar­dó en con­ver­tir­se en un re­fu­gio pa­ra li­sia­dos, niños y be­bés aban­do­na­dos en la ba­su­ra. Una de las pri­me­ras ac­cio­nes que lle­vó a ca­bo ahí fue com­prar tres vie­jas má­qui­nas de es­cri­bir, con las que en­se­ñó me­ca­no­gra­fía a las ni­ñas ma­yo­res pa­ra aumentar sus po­si­bi­li­da­des de con­se­guir em­pleo. En un ini­cio, esas es­cue­las no es­ta­ban re­co­no­ci­das por el go­bierno. Los pe­que­ños eran apa­dri­na­dos por al­gu­na per­so­na, ya sea de In­dia o por “pa­dres” de cual­quier lu­gar del mun­do. Es­te sis­te­ma de pa­tro­ci­nio in­di­vi­dual fue sus­ti­tui­do por un Fon­do Mundial de Bie­nes­tar In­fan­til pa­ra los 5 mil in­fan­tes al cui­da­do de las mi­sio­ne­ras. “Son niños que no pue­den pres­cin­dir de aten­cio­nes ni amor”, ase­gu­ra­ba la di­mi­nu­ta mu­jer, de 1.55 cen­tí­men­tos de al­tu­ra y 45 ki­los de pe­so. Re­la­cio­nes sos­pe­cho­sas La vi­da de la Ma­dre Te­re­sa tuvo con­tro­ver­sias; al­gu­nos no acep­ta­ban su tra­to con dic­ta­do­res o mi­llo­na­rios, en­tre ellos el po­lí­ti­co hai­tiano Jean Clau­de Du­va­lier. “Con su for­tu­na po­dría ha­ber ayu­da­do a vi­vir me­jor a los en­fer­mos”, es­cri­bió el mé­di­co in­dio Aroup Chat­ter­jee, su crí­ti­co más con­sis­ten­te en el li­bro Ma­dre Te­re­sa, el ve­re­dic­to final.

Tam­bién fue cues­tio­na­da por el cui­da­do mé­di­co que pro­di­ga­ba o cuan­do se dis­pu­so a com­ba­tir el abor­to me­dian­te la adop­ción. En una car­ta en­via­da a to­dos los hos­pi­ta­les y co­mi­sa­rías de po­li­cía, di­jo: “Por fa­vor no ma­ten niños. No­so­tros los re­ci­bi­mos”. Así, aco­gía a ma­dres sol­te­ras que bus­ca­ban un lu­gar pa­ra dejar a su hi­jo al no po­der man­te­ner­lo.

Po­co a po­co, ella y sus se­gui­do­ras ofre­cie­ron se­ma­nal­men­te aten­ción y me­di­ca­ción gra­tui­tos a cien­tos de en­fer­mos adul­tos; tam­bién or­ga­ni­za­ron una red pa­ra dis­tri­buir ali­men­to a ham­brien­tos y, con una am­bu­lan­cia, do­na­da por el Pa­pa Pa­blo VI, ca­da se­ma­na se tras­la­da­ba con los co­la­bo­ra­do­res a no me­nos de ocho le­pro­se­rías ofre­cien­do tra­ta­mien­to gra­tui­to. A los que es­ta­ban en con­di­cio­nes de ser­vir­se de sus ma­nos, se les en­se­ña­ba a ha­cer za­pa­tos con neu­má­ti­cos vie­jos, a con­fec­cio­nar sus ves­ti­dos o in­clu­so car­pin­te­ría. En 1964, el mis­mo pon­tí­fi­ce vi­si­tó In­dia, tuvo un au­to Lin­coln Con­ti­nen­tal a su dis­po­si­ción, y al mo­men­to de par­tir, de­ci­dió re­ga­lár­se­lo a la Ma­dre Te­re­sa. Ella dis­pu­so acep­tar­lo y lo ri­fó, y con ese di­ne­ro cons­tru­yó un hospital. Ac­cio­nes me­ri­to­rias En­tre sus con­de­co­ra­cio­nes es­tá el No­bel de la Paz, que re­ci­bió en 1979. A los pe­rio­dis­tas que in­va­die­ron su ca­sa cuan­do se re­ve­ló la no­ti­cia, les di­jo: “Doy gra­cias a Dios por es­te ben­di­to don he­cho a los po­bres. Yo no me­rez­co es­te pre­mio ni lo quie­ro pa­ra mí, pe­ro con él, el pue­blo no­rue­go ha re­co­no­ci­do la exis­ten­cia de los más ne­ce­si­ta­dos”.

El 5 de sep­tiem­bre de 1997 su co­ra­zón se de­tu­vo. Te­nía 87 años. Sie­te años atrás, a sus 80, ha­bía re­ci­bi­do un mar­ca­pa­sos. El día de su muer­te, su cuer­po per­ma­ne­ció, pri­me­ro, en la ca­pi­lla de la ca­sa prin­ci­pal, y des­pués fue tras­la­da­do en una am­bu­lan­cia de las Mi­sio­ne­ras de la Ca­ri­dad has­ta la igle­sia de San­to To­más. En el pa­ra­bri­sas fue es­cri­ta una so­la pa­la­bra: “Ma­dre”… no ha­cía fal­ta na­da más. El go­bierno de­cre­tó tres días de lu­to nacional, mien­tras se le otor­ga­ban fu­ne­ra­les de Es­ta­do con ho­no­res mi­li­ta­res. Es­te año se cum­plen dos dé­ca­das del fa­lle­ci­mien­to de la Ma­dre Te­re­sa. ●

Ca­da se­ma­na se tras­la­da­ba con sus co­la­bo­ra­do­res a no me­nos de ocho le­pro­se­rías.

Man­tu­vo una bue­na re­la­ción con el prín­ci­pe Car­los. Aquí, en 1980.

En 1982, du­ran­te su vi­si­ta a Al­ber­ta, le re­ga­la­ron una pe­que­ña ca­sa, que ven­dió pa­ra ayu­dar a los le­pro­sos en In­dia.

En 1981 vi­si­tó la igle­sia de Saint Ja­mes, en Pi­ca­dilly, Lon­dres.

La Ma­dre Te­re­sa acu­día a con­fe­sión una vez a la se­ma­na.

Sa­lía de ca­sa, ro­sa­rio en mano, pa­ra re­zar con los más po­bres.

El Vic­to­ria Me­mo­rial, en Cal­cu­ta, In­dia.

In­dia fue el país al que de­di­có ma­yor par­te de su vi­da y ca­ri­dad.

Ima­gen tomada en The Mot­her Te­re­sa Me­mo­rial House; ubi­ca­da en su lu­gar de na­ci­mien­to, Skop­je, Ma­ce­do­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.