¿Coin­ci­den­cia o des­tino?

¡Justo es­ta­ba ha­blan­do de ti cuan­do en­tró tu u lla­ma­da! ¡En­con­tré al amor de mi vi­da al otro o la­do del mun­do! Así hay coin­ci­den­cias que no en­ten­de­mos có­mo pu­die­ron su­ce­der, al­gu­nos os las lla­man des­tino y otros las atri­bu­yen a la suer­te. rte.

Vanidades (México) - - Contenido - POR LI­LIA­NA MUNGUÍA A

En una teo­ría del psi­có­lo­go Carl Gus­tav Jung, con­tem­po­rá­neo de Sig­mun Freud, ex­pli­có que cuan­do di­rec­cio­na­mos nues­tro pen­sa­mien­to in­ten­sa­men­te res­pec­to a al­go, po­de­mos ha­cer una co­ne­xión o in­clu­so lo­grar un su­ce­so, ya que la ener­gía que pro­yec­ta­mos pue­de ser su­ma­men­te po­de­ro­sa. De he­cho, es­to su­ce­de sin que es­te­mos cons­cien­tes; por ejem­plo, tras la muer­te de se­res que­ri­dos, rup­tu­ras o cam­bios la­bo­ra­les, ora­les, en si­tua­cio­nes es­tre­san­tes o muy emo­cio­na­les,ocio­na­les, men­te y cuer­po ge­ne­ran ma­yor ener­gía,gía, lo que pro­pi­cia la ca­sua­li­dad. En­ton­ces, tus creen­cias pro­du­cen pen­sa­mien­tos que pro­vo­can emo­cio­nes que te co­nec­tan con tu en­torno, y así au­men­tas las pro­ba­bi­li­da­des de que ocu­rra al­go a tu al­re­de­dor, o por lo me­nos,os, que le pres­tes más aten­ción. Y ha­bla­mos tan­to de lo bueno como de lo ma­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.