Dia­rio de la aman­te de un rey.

Las mu­je­res de hoy po­de­mos apren­der de aque­llas le­gen­da­rias que vol­vían lo­cos a prín­ci­pes, re­yes y hom­bres con gran po­der. Una his­to­ria fas­ci­nan­te es la de la mar­que­sa de Pom­pa­dour, ¿có­mo lo­gra­ba se­du­cir? Aquí te con­ta­mos.

Vanidades (México) - - Contenido - Por Ma­ri Ro­dri­guez Icha­so

Sus mis­te­rios, la for­ma de cui­dar­se, la ma­ne­ra de ha­blar y có­mo se ma­ne­ja­ba eran par­te de sus tru­cos a la ho­ra de ‘ca­zar’a un hom­bre. La mar­que­sa de Pom­pa­dour, na­ci­da en 1721, mu­rió muy jo­ven, con só­lo 42 años, y ca­si la mi­tad de su vi­da fue la aman­te fa­vo­ri­ta del rey Luis XV. De ella se cuen­ta su ca­pa­ci­dad de ser an­tes que na­da su ami­ga, lo que le va­lió con­ver­tir­se en una de las mu­je­res más in­flu­yen­tes en el si­glo XVIII, así co­mo en gran es­tra­te­ga po­lí­ti­ca y pie­za vi­tal en las ne­go­cia­cio­nes del pri­mer Tra­ta­do de Ver­sa­lles. ¡Es que él la ado­ra­ba! Res­pe­ta­ba sus opi­nio­nes, y aun­que lle­gó a sus­ti­tuir­la en la al­co­ba con otras aman­tes, nun­ca la sa­có de sus sun­tuo­sos apar­ta­men­tos del pa­la­cio ni le qui­tó su au­to­ri­dad. Aque­llo era más que un ma­tri­mo­nio le­gal: una ab­so­lu­ta de­vo­ción. ¡Un amor que fue más allá de to­do! La pa­ri­si­na cor­te­sa­na era de ori­gen hu­mil­de, cre­ció con el nom­bre de Jean­ne-An­toi­net­te Pois­son ba­jo una for­ma­ción muy con­ser­va­do­ra de las mon­jas ur­su­li­nas, por ello, na­die ima­gi­nó lo que se­ría su vi­da, aun­que siem­pre qui­so “al­go más”.

Cuan­do era ni­ña, una adi­vi­na­do­ra le pre­di­jo que “se­ría la que­ri­da aman­te de un rey”, eso le fas­ci­nó a su frí­vo­la ma­dre, pe­ro con­tra­rió a su pa­dre, ya que al no ser aris­tó­cra­tas, sino pe­que­ños bur­gue­ses, no te­nían re­la­ción al­gu­na con la cor­te real. La chi­ca ado­ra­ba apren­der y se hi­zo ex­per­ta, tan­to de las ar­tes co­mo en las cien­cias, y tam­bién desa­rro­lló una enor­me ad­mi­ra­ción por el rey Luis XV, de quien ha­bía es­cu­cha­do en el co­le­gio. ¡Nun­ca ima­gi­nó lo que ven­dría des­pués!

Con bue­na es­tre­lla Co­mo ocu­rría si­glos atrás, la chi­ca (que ya era can­tan­te y ac­triz) se ca­só a los 19 años con el no­ble Char­les-Gui­llau­me Le Nor­mant d’Étio­lles, con quien tu­vo dos hi­jos, los que trá­gi­ca­men­te mo­ri­rían pe­que­ños. Pa­ra la gua­pa ma­da­me el ma­tri­mo­nio le dio ac­ce­so a te­ner un sa­lón, al­go muy de mo­da en el Pa­rís de en­ton­ces, al que acu­dían es­cri­to­res y po­lí­ti­cos ami­gos de su ma­ri­do, y don­de ella con­quis­tó a to­dos con su buen ca­rác­ter, co­men­ta­rios in­te­li­gen­tes y por de­cir siem­pre lo que pen­sa­ba “pe­ro con en­can­to, sin ofen­der ni ser agre­si­va”. Su repu­tación de jo­ven fas­ci­nan­te lle­gó has­ta el rey y en 1745 él mis­mo la in­vi­tó a una de sus fies­tas. ¡El res­to es his­to­ria!

El fle­cha­zo fue in­me­dia­to. El rey que­dó des­lum­bra­do con ella; lo ha­cía reír, y ade­más can­ta­ba y bai­la­ba de ma­ra­vi­lla. De ma­ne­ra in­tere­sa­da, la jo­ven re­cha­zó al mo­nar­ca cuan­do qui­so se­du­cir­la des­pués de una fies­ta y le di­jo muy cla­ro que só­lo se acos­ta­ría con él si la con­ver­tía en su "aman­te real". No se­ría mu­jer de una no­che. Al so­be­rano, cu­ya con­cu­bi­na fa­vo­ri­ta era la du­que­sa de Châ­teau­roux, re­cién fa­lle­ci­da, le pa­re­ció inusual lo que Jean­ne le ha­bía plan­tea­do. Co­mo le en­can­tó su ges­to atre­vi­do y su au­daz per­so­na­li­dad, la ins­ta­ló en Ver­sa­lles, y de la no­che a la ma­ña­na, las pre­dic­cio­nes de la adi­vi­na se cum­plie­ron. La chi­ca se se­pa­ró de su ma­ri­do y pa­ra que la exi­gen­te cor­te de Ver­sa­lles la acep­ta­ra, el mo­nar­ca le dio el tí­tu­lo de mar­que­sa de Pom­pa­dour. De esa for­ma to­dos te­nían que res­pe­tar­la y la "que­ri­da" del rey se­ría una igual que los de­más aris­tó­cra­tas. Ma­gia de se­duc­ción Ade­más de su ex­qui­si­to gus­to (¡lle­gó a co­lec­cio­nar más de 10 mil pie­zas de por­ce­la­na de Sè­vres co­lor ‘ro­sa Pom­pa­dour’ y cien­tos de ta­pi­ces de go­be­li­nos!), su buen ca­rác­ter y secretos de al­co­ba (cuen­tan que le can­ta­ba des­nu­da al rey y lo arru­lla­ba con voz de ni­ña), ma­da­me de Pom­pa­dour desa­rro­lló unas do­tes im­pre­sio­nan­tes de di­plo­má­ti­ca, y es que los so­be­ra­nos de otros paí­ses acu­dían a ella cuan­do que­rían con­ven­cer de al­go a Luis XV.

F Fue una gran es­tra­te­ga po­lí­ti­ca y se­duc­to­ra, y cuen­tan que le can­ta­ba des­nu­da al rey pa­ra que dur­mie­ra tran­qui­lo.

Jean­ne era muy cen­tra­da, no se de­ja­ba lle­var por las emo­cio­nes y era una po­lí­ti­ca na­ta. Aun­que el rey te­nía otras aman­tes (¿por qué no sa­ben con­for­mar­se con una mu­jer que los ha­ga fe­liz?), la Pom­pa­dour po­día echar­las del pa­la­cio si lo desea­ba. ¡Y lo hi­zo mu­chas ve­ces! Lo cu­rio­so es que lle­gó a ser ami­ga de la es­po­sa le­gal, la rei­na con­sor­te Marie Leszcz­yńs­ka. Cuan­do, al en­ve­je­cer, él la sus­ti­tu­yó por Ma­da­me du Barry, ella que­dó co­mo con­sul­to­ra y si­guió te­nien­do gran po­der po­lí­ti­co.

Aun­que ya no com­par­tía la ca­ma de Su Ma­jes­tad, se in­vo­lu­cró en los pla­nes ar­qui­tec­tó­ni­cos de Pa­rís, en la crea­ción de ga­le­rías de ar­te y la pro­tec­ción de ar­tis­tas, ¡quie­nes la ado­ra­ban! Luis XV se­guía que­rién­do­la, así que le re­ga­ló el cas­ti­llo de Be­lle­vue, y en la ca­pi­tal fran­ce­sa, el sun­tuo­so Hô­tel d’Évreux, ¡don­de hoy es­tá el Pa­la­cio Pre­si­den­cial del Eli­seo! En 1764, a los 42 años, Jean­ne en­fer­mó y mu­rió en se­ma­nas, se cree que de un ful­mi­nan­te cán­cer de pul­món. El mo­nar­ca ca­yó en una fuer­te de­pre­sión y man­dó a ha­cer­le un gran fu­ne­ral, don­de su ataúd re­co­rrió to­do Pa­rís an­te la mul­ti­tud. ¿Un da­to muy cu­rio­so?cu­rio­so? Ma­da­me de Pom­pa­dour,dour, muy que­ri­da por to­dos, no tu­vo que su­frir­frir el fi­nal de su su­ce­so­ra, la arro­gan­te Ma­da­me­me du Barry, quien era odia­da por el pue­blo y fue­rae­ra gui­llo­ti­na­da años más tar­de, en 1793, co­mo con­se­cuen­cia de la Re­vo­lu­ción fran­ce­sa, a los 500 años de edad. ●

ARRI­BA, CEN­TRO: Al fi­nal de su vi­da. ARRI­BA, IZQ.: En su me­jor mo­men­to. Se di­ce que la mar­que­sa pre­su­mía de te­ner los pe­chos más per­fec­tos de Fran­cia. El mo­nar­ca le re­ga­ló el pa­la­cio de Be­lle­vue y el sun­tuo­so Hô­tel d’Évreux, don­de hoy ya­ce el Pa­la­cio...

Luis XV se enamo­ró lo­ca­men­te de Pom­pa­dou­rPomp y la hi­zo su aman­te ofi­cial.

No du­dó en po­sar des­nu­da pa­ra el fa­mo­so pin­torn­tor Fra­nçois Bou­cher en la obra "La toi­let­tee de Ve­nus".

Pren­de­do­rP­re que Luis­sLuis XXV le re­ga­ló y des­des­pués pa­só a las ma­nos de su so­brino, el rey Lui­sL XVI, y de la rei­na MaMa­ría AAn­to­nie­taAn­to­nie­ta. Dor­mi­to­rioDor­mi­to de ma­da­me en sus apar­ta­men­tos en el Pa­la­cio de Ver­sa­lles,Ver de­co­ra­do en sus co­lo­res...

Ba­jo la mi­ra­da de Bou­cher con las ro­sas que ado­ra­ba.ora­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.