Ri­cos, fa­mo­sos y tacaños.

Los lla­man aga aga­rra­dos, ci­ca­te­ros, co­dos, fru fru­ga­les, y al­gu­nos se au­to­de­no­mi­nan cuid cui­da­do­sos o so­brios, pe­ro es­tos ava ava­ros pa­re­cen ser­lo de­bi­do a al­go ge­né­ti­co ge­né­tic e in­con­tro­la­ble, ya que si no es imp im­po­si­ble ex­pli­car su ac­ti­tud co­di­cio­sa

Vanidades (México) - - Contenido - Por Ma­ri Ro­drí­guez Icha­so

Lo com­pro­bé al en­tre­vis­tar en su ca­sa de Nue­va York a una be­lla y muy fa­mo­sa mo­de­lo, so­cia­li­té y di­se­ña­do­ra di­vor­cia­da de un ri­co co­lom­biano; me que­dé asom­bra­da cuan­do la em­plea­da do­més­ti­ca lle­gó del mer­ca­do y co­men­zó a es­cri­bir en una li­bre­ta, la­ta a la­ta, pa­que­te a pa­que­te, to­do lo que ha­bía com­pra­do. Co­mo la en­tre­vis­ta­da no lle­ga­ba, apro­ve­ché pa­ra con­ver­sar con la ama­ble mu­jer, quien me co­men­tó con na­tu­ra­li­dad: “De­bo apu­rar­me a apun­tar­lo to­do an­tes de que lle­gue la se­ño­ra”. “¿Tie­nes que ha­cer eso siem­pre?”, le pre­gun­té sor­pren­di­da, me con­tes­tó: “Sí, y con­for­me va­mos usan­do las co­sas, les ha­go una mar­ca. Así man­te­ne­mos me­jor el pre­su­pues­to”. ¡Me que­dé bo­quia­bier­ta! Des­pués de co­men­tar el de­ta­lle con ami­gos, me di­je­ron que sí: la be­lla chi­ca era ¡muy ta­ca­ña! Sú­per ‘aga­rra­dos’ Hay quie­nes mues­tran su na­tu­ra­le­za al dar ma­las­ma­la pro­pi­nas. Da­vid y Vic­to­ria Beck Beck­ham tie­nen fa­ma de ir­se de los re res­tau­ran­tes a ve­ces sin de­jar un so­lo­so cén­ti­mo, igual que Ka­tie Hol­mes,Holm s, quien ha­ce unos años al­mor­zó c conn Posh en un lu­gar muy trendy de Los Ángeles y la ca­ma­re­ra co­rrió tras ellas, in­di­can­do que ¡se ha­bían ol­vi­da­do de de­jar­le una pro­pi­na! Es­to le cos­tó muy ca­ro a la me­se­ra, quien se lo con­tó a me­dio mun­do y sa­lió pu­bli­ca­do, aun­que ya to­dos lo sa­bían. ¡A Vic­to­ria tam­bién se le ha vis­to en tien­das de un dó­lar com­pran­do úti­les de lim­pie­za pa­ra su ca­sa! Di­cen que Sha­ron Sto­ne adora que le re­ga­len jo­yas y bol­sos an­tes que com­prar­se ella ni un pa­ñue­lo, lo mis­mo que Ti­ger Woods, las ge­me­las Ol­sen, el fa­lle­ci­do Mi­chael Jack­son y Liz Hur­ley, aun­que su ex­no­vio Hugh Grant siem­pre de­ja­ba fa­bu­lo­sas pro­pi­nas. En cam­bio, Pa­ris Hil­ton ni si­quie­ra pien­sa en eso y las cuen­tas las pa­ga al­gu­na otra per­so­na de su gru­po, por­que ella no abre el bol­so. Brit­ney Spears ha­ce lo mis­mo: ¡se le­van­ta y se sa­le de los res­tau­ran­tes co­mo ba­la sin con­si­de­rar pa­ra na­da del ser­vi­cio! Tam­bién se cuen­ta que el gol­fis­ta Woods una vez de­jó un bi­lle­te de cin­co dó­la­res en una ca­fe­te­ría y des­pués de­ci­dió lle­vár­se­lo por­que, al pa­re­cer, se arre­pin­tió. Y sí, los ma­le­te­ros de los ho­te­les es­tán can­sa­dos de que mu­chas ce­lebs no les den ni un dó­lar, aun­que les car­guen 10 ma­le­tas. Los que ni si­quie­ra pa­gan A Jen­ni­fer Lo­pez en va­rias oca­sio­nes la han acu­sa­do de no sal­dar sus cuen­tas (su pe­lu­que­ro, su ma­qui­lla­dor, una lí­nea aér aé­rea de char­ters y has­ta una com­pa­ñía de li­mu­si­nas)li­mu­si y jus­ta o in­jus­ta­men­te, la can­tan­te es con co­no­ci­da por esos

Nao­mi Camp­bell tu­vo un pro­ble­ma en un ho­tel de Mos­cú cuan­do se ne­gó a pa­gar, ya que di­jo ha­ber si­do in­vi­ta­da.

ol­vi­dos. La cuen­ta de 16,000 dó­la­res en li­mu­si­nas fue pa­ga­da has­ta que la po­de­ro­sa Pa­ge Six pu­bli­có el chis­me, adu­cién­do­se que ha­bía si­do un asun­to de los má­na­ger y sus con­ta­do­res. Pe­ro lo cier­to es que ya le acom­pa­ña esa repu­tación. Una vez se co­rrió el ru­mor que cuan­do JLo era no­via de Ben Af­fleck, y el ac­tor ha­bía de­ja­do en una me­sa de jue­go (en el Trump Ma­ri­na Ca­sino) una ficha de mil dó­la­res, al le­van­tar­se de la me­sa, ¡ella la sus­ti­tu­yó por una de cien dó­la­res! ¿Ver­dad o men­ti­ra? No sa­be­mos, pe­ro Lo­pez siem­pre sue­le ser no­ti­cia por es­tas co­sas.

Otro ca­so so­na­do es el de Den­zel Was­hing­ton, quien in­vi­tó a un di­rec­tor ami­go mío a ver­lo en la obra Fen­ces en Broad­way, y al re­co­ger los bo­le­tos de cor­te­sía pa­gó 400 dó­la­res por­que es­ta­ban re­ser­va­dos, ¡pe­ro no pa­ga­dos!

De la gua­pa Ree­se Wit­hers­poon se ru­mo­ra que la ro­pa ele­gan­te que lle­va es re­ga­la­da o pres­ta­da por los di­se­ña­do­res, tal co­mo ocu­rre con nu­me­ro­sas es­tre­llas. Pe­ro, por su­pues­to, hay ce­le­bri­da­des que no só­lo lle­van co­sas pres­ta­das, sino que va­rias mar­cas ¡les pa­gan mi­les de dó­la­res pa­ra que las luz­can en las al­fom­bras ro­jas! Y mu­chas, in­clu­so, se ha­cen “las locas” y no las de­vuel­ven cuan­do lo tie­nen que ha­cer, co­mo ocu­rrió una vez con Bul­ga­ri y Sha­ron Sto­ne, quien se ne­ga­ba a re­gre­sar unos co­lla­res que le die­ron en prés­ta­mo. Igual se ha pu­bli­ca­do que Hi­lary Duff es tan “cui­da­do­sa” con su di­ne­ro que en per­so­na lle­va sus pren­das su­cias a la­van­de­rías pú­bli­cas o laun­dro­mats que co­bran

por el pe­so del to­tal. Tacaños al des­nu­do En el li­bro The Pre­si­dent’s Ta­ble, el au­tor Barry Lan­dau co­men­ta que Jac­kie Ken­nedy Onas­sis, co­no­ci­da por ser aho­rra­ti­va, le or­de­na­ba al ma­yor­do­mo que en las ce­nas sir­vie­ra un buen vino con el pri­mer pla­to, pe­ro ya en el se­gun­do tiem­po “re­lle­na­ra las bo­te­llas usa­das con un tin­to de me­nor ca­li­dad y que la gen­te no se iba a dar cuen­ta de la di­fe­ren­cia”. Qui­zá Jac­kie se acos­tum­bró a ser así por­que des­de pe­que­ña vi­vió del di­ne­ro de su pa­dras­tro y des­pués de los Ken­nedy, fa­mo­sos por ser ex­tra­cui­da­do­sos de su for­tu­na, y nun­ca sin­tió que “real­men­te po­seía ca­pi­tal pro­pio y te­nía mie­do de no te­ner­lo”. Cuan­do es­tu­ve en la subas­ta de sus per­te­nen­cias en Sot­heby’s, me sor­pren­dió ver ob­je­tos de ca­sa des­tro­za­dos, in­clu­yen­do una co­lec­ción de ces­tas (de las

que man­dan las flo­re­rías) que na­die guar­da­ría ni por un mi­nu­to. A la muer­te de Jac­kie sa­lió pu­bli­ca­do que la pa­re­ja que com­pró su apar­ta­men­to, en el 1040 de la Quin­ta Ave­ni­da, se ho­rro­ri­zó de to­da la su­cie­dad y el des­cui­do de la co­ci­na y las ha­bi­ta­cio­nes del ser­vi­cio.

La ex­ca­ma­re­ra Kat­he­ri­ne Tay­lor en su li­bro de anéc­do­tas Ru­les for Sa­ying Goodb­ye ha­bla de fa­mo­sos co­no­ci­dos por dar pro­pi­nas ma­lí­si­mas, con­tan­do que Gwy­neth Pal­trow “nun­ca sa­be cal­cu­lar el 15%, de­jan­do ape­nas el 10”. Qui­zás la me­su­ra sea co­sa de fa­mi­lia por­que a su muy ri­ca ma­má, la ac­triz Blyt­he Dan­ner, se le ha vis­to car­gan­do pe­sa­das bol­sas de ali­men­tos del su­per­mer­ca­do en el sub­way neo­yor­quino. En su lis­ta de fa­mo­sos tacaños es­tán Ste­ven Ty­ler, To­bey Ma­gui­re, Bar­bra Streisand (sa­lió pu­bli­ca­do que de un set de ci­ne se lle­vó a su ca­sa ob­je­tos de la pro­duc­ción). Mien­tras que Rod Ste­wart, Avril La­vig­ne, Glenn Clo­se y Fa­ye Du­na­way siem­pre via­jan en tu­ris­ta y pi­den que los pon­gan en pri­me­ra cla­se. De He­len Mi­rren se men­cio­na que una vez fue en el me­tro al ope­ning del Me­tro­po­li­tan Ope­ra de Nue­va York ¡ves­ti­da de tra­je lar­go! Y se di­ce que Jen­ni­fer Aniston ter­mi­nó con el can­tan­te John Ma­yer por­que ella siem­pre pa­ga­ba to­do. Los em­plea­dos del pre­si­den­te Do­nald Trump tam­bién han su­fri­do; años atrás co­men­ta­ron que el mag­na­te no es ge­ne­ro­so con ellos en Na­vi­dad.

Otro con repu­tación de ser muy co­do es Mick Jag­ger, de quien su ex, Jerry Hall, ha­ce p po­co de­cla­ró que en los mu­chos años que es­tu­vie­ron jun­tos “me ha­cía pa­gar por la mi­tad de to­dos nues­tros gas­tos de la ca­sa y de los ni­ños”, y se­gún la ex­mo­de­lo, que es ri­ca por de­re­cho pro­pio, “guar­da­ba muy bien sus mi­llo­nes y nun­ca que­ría dar di­ne­ro pa­ra co­sas im­po por­tan­tes del ho­gar”. Por su­pues­to, ¡Mick se sin sin­tió tan ofen­di­do por esas pa­la­bras que ne­gó de in­me­dia­to fue­ran cier­tas! Se­gún la Hall, el rocks­ta­rrocks pre­fe­ría usar pe­da­zos de pe­rió­di­co ba­jo su sus sué­te­res de ma­la ca­li­dad, en vez de gas­tar en al­gu­na pie­za ca­ra que le qui­ta­ra de ver­dad el frí frío. La for­tu­na de Jag­ger se cal­cu­la es de 600 mi mi­llo­nes de dó­la­res.

Co­mo v ven, la lis­ta de tacaños es lar­guí­si­ma y, es cu­rio­so cu­rio­so, mues­tra que los mi­llo­na­rios cui­dan su di­ner di­ne­ro, ¡y qui­zá por eso lo son!

Del la­do con­ta­rio, el ca­tá­lo­go de fa­mo­sos ge­ne­ro­sos no es tan lar­go, pe­ro sí ma­ra­vi­llo­so: Oprah Winf Win­frey, Ste­ven Spiel­berg, An­ge­li­na Jo­lie, Brad P Pitt y los fa­lle­ci­dos Paul New­man y Eli­za­beth T Tay­lor. ●

DEN­ZEL WAS­HING­TON

MI­CHAEL JACK­SON

LIZZ HUR­LEY

MARY-KA­TE Y ASHLEY OLOLSEN

SHA­RON STO­NE

STE­VEN TY­LER GLENN CLO­SE

TO­BEY MA­GUI­RE

MICK JAG­GER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.