“Un amor pa­ra con­tar­se”.

Y ahí es­ta­ba ella, ra­dian­te, her­mo­sa, tan cer­ca y tan le­jos, así co­mo la pri­me­ra vez que la vio.

Vanidades (México) - - Contenido - Por Gi­na Ei­ján

Ju­lián era un chi­co tí­mi­do, pe­ro muy agra­cia­do. Sus ami­gos lo con­si­de­ra­ban el más leal y fiel com­pa­ñe­ro, y lo mis­mo pen­sa­ban de él sus fa­mi­lia­res. Al ser hi­jo úni­co, era el con­sen­ti­do de sus pa­dres y siem­pre es­ta­ba ro­dea­do de amor. A sus 18 años aún era muy ho­ga­re­ño y si bien sa­lía a fies­tas con sus co­no­ci­dos de la es­cue­la, no be­bía ni fu­ma­ba y su com­por­ta­mien­to, sin du­da, re­sul­ta­ba un or­gu­llo pa­ra to­dos.

Los do­min­gos eran días de mi­sa en la igle­sia de San Pa­blo, muy cer­ca­na a su ca­sa, y aun­que sus pa­pás no eran pre­ci­sa­men­te ca­tó­li­cos tra­di­cio­na­les, nun­ca fal­ta­ban a la ce­le­bra­ción re­li­gio­sa do­mi­ni­cal o de cual­quier fes­ti­vi­dad de la con­gre­ga­ción. Pa­ra Ju­lián es­to era co­mo un cas­ti­go, no le gus­ta­ba ir a la pa­rro­quia y me­nos el mo­men­to en que te­nía que “dar la paz”, pues le pa­re­cía ex­tra­ño el he­cho de dar la mano a cuan­to des­co­no­ci­do se lo so­li­ci­ta­ba, pe­ro era in­ca­paz de con­tra­riar a sus pa­pás, a quie­nes res­pe­ta­ba y ama­ba mu­cho, así que acep­ta­ba con re­sig­na­ción.

To­do cam­bió un día en el que los fe­li­gre­ses es­cu­cha­ban la lec­tu­ra del evan­ge­lio, cuan­do de pron­to en­tró a la igle­sia Eli­sa, una chi­ca ru­bia de 16 años, ojos azu­les y piel muy blan­ca. Su ros­tro an­ge­li­cal en­mar­ca­ba su dien­tes blan­cos y per­fec­tos, y su en­can­ta­do­ra son­ri­sa pa­re­cía he­chi­zar a quien la mi­ra­ra. Ju­lián que­dó ex­ta­sia­do, du­ran­te la ce­re­mo­nia no hi­zo otra co­sa que ob­ser­var­la y si ella por ca­sua­li­dad lo veía, él gi­ra­ba el ros­tro, pa­ra ob­ser­var­la otra vez hip­no­ti­za­do. El ci­clo se re­pi­tió tan­tas ve­ces ese día, que su ma­dre de­bió re­ga­ñar­lo.

–¡ Ju­lián, pon aten­ción a la mi­sa! –le di­jo–. ¿Por qué te dis­traes tan­to? –El chi­co no con­tes­tó, só­lo ba­jó la mi­ra­da un mo­men­to y son­rió aver­gon­za­do.

El si­guien­te do­min­go fue to­do un acon­te­ci­mien­to en la ca­sa de la fa­mi­lia, el jo­ven es­ta­ba arre­gla­do co­mo pa­ra ir de fies­ta. Pei­na­do con es­me­ro y ra­su­ra­do, su per­fu­me olía a me­tros de dis­tan­cia. Sus pa­dres lo no­ta­ron de in­me­dia­to.

–¿ Y aho­ra a ti, qué te ha pi­ca­do? – Le pre­gun­tó su pa­dre. La res­pues­ta de Ju­lián lo sor­pren­dió to­da­vía más. –Va­mos a ir a mi­sa, ¿o no?

Su ma­dre abrió los ojos de tal ma­ne­ra que pa­re­cían sa­lir­se de sus cuen­cas. –¿Qué si va­mos a ir a mi­sa? ¿Des­de cuán­do te arre­glas pa­ra ello?

–Bueno… Du­dó Ju­lián en su res­pues­ta. –Siem­pre han di­cho que a la igle­sia hay que asis­tir bien pre­sen­ta­dos, pues es la ca­sa de Dios, ¿cier­to? –Sus pa­dres no po­dían creer lo que es­cu­cha­ban, pe­ro se ha­cía tar­de y no pre­gun­ta­ron más.

Lle­ga­ron al tem­plo con al­go de re­tra­so y tu­vie­ron que sen­tar­se en la úl­ti­ma fi­la. Des­de ahí, Ju­lián alar­ga­ba el cue­llo to­do lo po­si­ble tra­tan­do de en­con­trar a Eli­sa, pe­ro a pe­sar de su me­tro con ochen­ta y cin­co cen­tí­me­tros de es­ta­tu­ra, no po­día iden­ti­fi­car­la en­tre tan­ta gen­te. Al fi­na­li­zar la ce­re­mo­nia, sus pa­dres apre­su­ra­ron el pa­so a la sa­li­da, aun­que él se que­dó bus­can­do en­tre las per­so­nas que ca­mi­na­ban por el pa­si­llo cen­tral ha­cia la enor­me puer­ta de ma­de­ra abier­ta de par en par.

De pron­to, la vio. Eli­sa iba con sus pa­pás, y cuan­do su aten­ción se to­pó con los ojos de Ju­lián, por unos se­gun­dos sus mi­ra­das se en­con­tra­ron e hi­cie­ron una so­la. Pa­ra los dos fue un mo­men­to má­gi­co que los lle­nó de emo­ción. Ella le son­rió con ti­mi­dez y él se que­dó pe­tri­fi­ca­do, sin sa­ber qué ha­cer. Cuan­do reac­cio­nó, ella ya ha­bía par­ti­do.

Así su­ce­dió los si­guien­tes días, Ju­lián la veía en si­len­cio y Eli­sa a él. Al en­con­trar­se sus mi­ra­das, am­bos se tur­ba­ban, aga­cha­ban la ca­be­za o vol­tea­ban pa­ra otro la­do. Lue­go, a es­pe­rar otra se­ma­na pa­ra coin­ci­dir. Pe­ro un do­min­go ya no apa­re­ció ella. Ju­lián la bus­có de­ses­pe­ra­do, pe­ro no la en­con­tró. Pen­só que es­ta­ría en­fer­ma, sin em­bar­go, el si­guien­te do­min­go la jo­ven tam­po­co asis­tió a mi­sa y nin­guno más des­pués…

Eli­sa no vol­vió a la igle­sia y Ju­lián tu­vo que re­sig­nar­se a no vol­ver a ver­la. No sa­bía su nom­bre, no co­no­cía a su fa­mi­lia y, al pa­re­cer, na­die sa­bía de ellos. Le cos­ta­ba tra­ba­jo pre­gun­tar y po­co a po­co la be­lla ima­gen de Eli­sa, sus her­mo­sos ca­be­llos ru­bios, sus ojos azu­les y su tí­mi­da y her­mo­sa son­ri­sa, se fue­ron di­lu­yen­do pa­ra con­ver­tir­se en un re­cuer­do, en una hue­lla in­de­le­ble que se ha­bía ad­he­ri­do a él. Su ca­ra, sus la­bios, su mi­ra­da, su mo­do de an­dar… to­do en ella fas­ci­na­ba al jo­ven, que al des­co­no­cer có­mo se lla­ma­ba, la ha­bía bau­ti­za­do co­mo Lu­cía. –Sí. Pen­sa­ba. –Lu­cía de­be lla­mar­se. Y a par­tir de ese mo­men­to, en sus sue­ños, siem­pre era ella la pro­ta­go­nis­ta. Se veía a su la­do co­mo en las pe­lí­cu­las de amor… jun­tos en la eter­ni­dad.

Pa­sa­ron unos años, Ju­lián ha­bía de­ja­do de ir a mi­sa, pues ya no te­nía mo­ti­vo ni ex­cu­sa pa­ra ha­cer­lo y sus pa­dres tam­po­co es­ta­ban muy in­tere­sa­dos en pre­sio­nar­lo. Des­pués de to­do él era un buen hi­jo, ex­ce­len­te ami­go y me­jor es­tu­dian­te, qué más po­dían pe­dir.

Cuan­do el mu­cha­cho ter­mi­nó la uni­ver­si­dad ya ha­bía te­ni­do tres no­vias, pe­ro con nin­gu­na lle­gó a es­ta­ble­cer ne­xos só­li­dos, y aun­que to­das se ex­pre­sa­ban muy bien de él, se que­ja­ban de que era dis­traí­do y no po­nía em­pe­ño en la re­la­ción. Ol­vi­da­ba con fre­cuen­cia la ho­ra acor­da­da pa­ra acu­dir a al­gún com­pro­mi­so o sim­ple­men­te es­ta­ba au­sen­te, lo que in­co­mo­da­ba a sus pa­re­jas, quie­nes no en­ten­dían esa ac­ti­tud y aca­ba­ban por har­tar­se de su fal­ta de es­me­ro. In­clu­so, si al­gu­na chi­ca se in­tere­sa­ba en él, bro­mea­ba

con sus ami­gas so­bre si le pon­dría aten­ción. Un día, en una fies­ta de exa­lum­nos de la uni­ver­si­dad, co­no­ció a An­ne­lien, una jo­ven ho­lan­de­sa que se en­con­tra­ba de in­ter­cam­bio por un se­mes­tre. Era una chi­ca ru­bia, de ojos azu­les, con una ca­ra her­mo­sa y es­ti­li­za­da fi­gu­ra, que más bien pa­re­cía mo­de­lo de re­vis­ta. Al ver­la, Ju­lián se que­dó im­pá­vi­do. Su co­ra­zón la­tió a un rit­mo ace­le­ra­do. Nun­ca le ha­bía si­do di­fí­cil so­cia­li­zar, pe­ro es­ta vez tem­bla­ba de ner­vios.

An­ne­lien se en­con­tra­ba con otra com­pa­ñe­ra, quien ubi­ca­ba muy bien a Ju­lián, así que le fue fá­cil acer­car­se.

– Ho­la – di­jo con voz en­tre­cor­ta­da–, lo que pro­vo­có una son­ri­sa en­tre las chi­cas. Su co­no­ci­da, sin más, le res­pon­dió el sa­lu­do.

– Qué tal, Ju­lián, te pre­sen­to a An­ne­lien. Vie­ne de Ho­lan­da y se es­tá que­dan­do con­mi­go de in­ter­cam­bio es­te se­mes­tre. El pró­xi­mo año yo iré a su ca­sa en Rot­ter­dam.

–¡Oh! Ya veo. Ti­tu­beó Ju­lián. –¿Ha­blas es­pa­ñol? –Le pre­gun­tó, tra­tan­do de ha­cer con­ver­sa­ción.

An­ne­lien son­rió di­ver­ti­da, de­jan­do ver sus dien­tes per­fec­tos, que pa­re­cían co­mo sa­li­dos de una fo­to­gra­fía. Sin du­da, pa­ra ella tam­bién re­sul­ta­ba muy atrac­ti­vo es­te chi­co me­xi­cano.

–Sí, ha­blo es­pa­ñol. To­da mi vi­da me ha in­te­re­sa­do la cul­tu­ra la­ti­na y des­de muy chi­ca es­tu­dié tu idio­ma, ade­más de fran­cés e ita­liano.

Rosy con­ti­nuó con la plá­ti­ca. –An­ne­lien es­tá ha­cien­do una maes­tría en His­to­ria de Mé­xi­co, es por eso que vino de in­ter­cam­bio. Pe­ro más ade­lan­te via­ja­rá a Yu­ca­tán y lue­go vol­ve­rá a Ho­lan­da.

–Qué bien. Di­jo Ju­lián, con gran se­gu­ri­dad. –Yo soy ex­per­to en mi país, así que si quie­res es­toy dis­pues­to a ayu­dar­te. Re­pli­có son­rien­do con pi­car­día.

An­ne­lien te­nía no­vio en su ciu­dad na­tal, pe­ro la atrac­ción que sin­tió an­te la per­so­na­li­dad de Ju­lián la blo­queó por com­ple­to.

Apar­tir de ese día, se vol­vie­ron in­se­pa­ra­bles. An­ne­lien se es­ta­ba hos­pe­dan­do en la ca­sa de Rosy, y Ju­lián, que te­nía un des­pa­cho de di­se­ño no muy le­jos, en­con­tra­ba cual­quier ex­cu­sa pa­ra pa­sar to­do el tiem­po po­si­ble con la her­mo­sa ho­lan­de­sa. En po­cas se­ma­nas, la re­la­ción se con­vir­tió en mu­cho más que una amis­tad, y con el pre­tex­to de mos­trar­le lu­ga­res tí­pi­cos me­xi­ca­nos, Ju­lián pa­sa­ba los fi­nes de se­ma­na con la chi­ca. La ru­bia eu­ro­pea se sen­tía en­tre las nu­bes y se mos­tra­ba ca­da vez más cau­ti­va­da por él, tan­to que es­ta­ba pen­san­do en pos­ter­gar su re­gre­so a Ho­lan­da, pues no que­ría de­jar a es­te chi­co por el que se sen­tía en­can­ta­da.

Sin em­bar­go, un día su­ce­dió al­go que la per­tur­bó, ha­bían pa­sa­do la no­che jun­tos en San Mi­guel de Allen­de, un pin­to­res­co po­bla­do del cen­tro de Mé­xi­co, y cuan­do des­per­tó, Ju­lián la mi­ró som­no­lien­to y muy son­rien­te, ex­cla­mó: –¡Te amo, Lu­cía! –¿Lu­cía? –res­pon­dió An­ne­lien real­men­te sor­pren­di­da.

–Per­dón, qui­se de­cir… An­ne­lien. No sé en qué es­ta­ba pen­san­do. Re­pli­có un tan­to con­fun­di­do Ju­lián.

Pe­ro el te­ma no iba a que­dar ahí. An­ne­lien se sen­tía mo­les­ta y que­ría una ex­pli­ca­ción.

–¿Quién es Lu­cía? Pre­gun­tó con un tono que no de­ja­ba du­da de su ma­les­tar.

Ya an­tes ha­bía su­ce­di­do que Ju­lián la lla­ma­ra así, pe­ro pa­re­cía más co­mo un jue­go, só­lo que es­ta vez su tono so­na­ba tan es­pon­tá­neo co­mo des­con­cer­tan­te. Co­mo pu­do, Ju­lián se sa­lió del em­bro­llo di­cién­do­le que es­ta­ba so­ñan­do y que na­da más no dis­tin­guió el sue­ño de la reali­dad y por eso no te­nía im­por­tan­cia.

Con el pa­so de los días, la re­la­ción de am­bos jó­ve­nes en­tró a una eta­pa de pau­sa. No pa­re­cía avan­zar y aun­que An­ne­lien es­ta­ba muy con­ten­ta con Ju­lián, ten­dría que vol­ver a Ho­lan­da muy pron­to, tam­bién sen­tía que él no pen­sa­ba com­pro­me­ter­se co­mo pa­ra que ella con­si­de­ra­ra que­dar­se y así bus­car o ha­cer al­go que la pu­die­ra re­te­ner en Mé­xi­co. A Rosy, su ami­ga, quien es­ta­ba al tan­to de to­do, se le ocu­rrió una idea: in­vi­tar­los a la bo­da de un pri­mo que se ca­sa­ría en una se­ma­na y tal vez eso po­dría mo­ti­var a Ju­lián a dar el pa­so ade­lan­te. Las nup­cias se­ría un gran even­to, ten­dría lu­gar en una her­mo­sa ha­cien­da en Cuer­na­va­ca, un lu­gar cer­cano a la Ciu­dad de Mé­xi­co, más co­no­ci­do co­mo “la ciu­dad de la eter­na pri­ma­ve­ra”, que con su cá­li­do cli­ma in­vi­ta al ro­man­ce.

A am­bos les atra­jo mu­cho la idea, el ca­sa­mien­to se­ría el sá­ba­do si­guien­te, po­drían ir a Cuer­na­va­ca des­de el vier­nes por la no­che y vol­ver el do­min­go, así que com­par­ti­rían un fin de se­ma­na com­ple­to, lo que le da­ría a An­ne­lien la opor­tu­ni­dad de cla­ri­fi­car su men­te y, tal vez, de ha­blar con Ju­lián so­bre su fu­tu­ro jun­tos. Así lo hi­cie­ron, via­ja­ron co­mo es­ta­ba pla­nea­do y pa­sa­ron una ve­la­da di­ver­ti­da. Ya el sá­ba­do, los dos se en­con­tra­ban con­ten­tos de po­der asis­tir a la bo­da, y aun­que no co­no­cían a los no­vios, lo bueno era la fies­ta, que pro­me­tía ser es­pec­ta­cu­lar.

Se arre­gla­ron con ro­pa li­ge­ra, él lu­cía una blan­ca gua­ya­be­ra y ella un ves­ti­do de al­go­dón en co­lo­res na­ran­ja y blan­co, el cual le lle­ga­ba a la ro­di­lla, ha­cien­do re­sal­tar la blan­cu­ra de su piel y los ru­bios ca­be­llos. Sus enor­mes ojos bri­lla­ban en ese ros­tro per­fec­to.

Cuan­do lle­ga­ron a la her­mo­sa ha­cien­da don­de se efec­tua­ría el en­la­ce, era inevi­ta­ble no mi­rar­los. Ju­lián, con su gran es­ta­tu­ra, su cuer­po atlé­ti­co, lar­go ca­be­llo cas­ta­ño y un an­dar de­sen­fa­da­do, mos­tra­ba una gran se­gu­ri­dad y, por su­pues­to, An­ne­lien, be­llí­si­ma, con su look eu­ro­peo y su es­ti­li­za­da fi­gu­ra, for­ma­ban una gran pa­re­ja.

En un am­plio y pre­cio­so jar­dín ha­bía dis­pues­tas más de tres­cien­tas si­llas pa­ra los con­vi­da­dos. Ahí se en­con­tra­ron con Rosy, quien los in­vi­tó a sen­tar­se ca­si has­ta ade­lan­te con ella. Así lo hi­cie­ron, que­dan­do Ju­lián en la ori­lla por don­de pa­sa­ría el cor­te­jo. So­na­ron las no­tas de la mar­cha nup­cial y co­men­zó el des­fi­le. En­tra­ron unas ni­ñas muy sim­pá­ti­cas re­gan­do pé­ta­los de flo­res a su pa­so, lue­go las da­mas de ho­nor, más atrás el no­vio con su ma­dre y, por úl­ti­mo, la her­mo­sa no­via, del bra­zo de su pa­dre.

Ju­lián ob­ser­va­ba en­tre­te­ni­do el pa­so del sé­qui­to y con cu­rio­si­dad mi­ra­ba a los par­ti­ci­pan­tes. La no­via era en ver­dad muy bo­ni­ta, su ca­be­llo ru­bio re­co­gi­do con un be­llo pei­na­do y un ves­ti­do que

de­ja­ba al des­cu­bier­to sus hom­bros, así co­mo unos are­tes de bri­llan­tes que en­ga­la­na­ban su ros­tro, ha­cían re­sal­tar sus ojos azu­les co­mo lu­ce­ros. A su mar­ca des­per­ta­ba ha­la­gos de los pre­sen­tes que la mi­ra­ban con ad­mi­ra­ción. Con­for­me se fue acer­can­do, la son­ri­sa eter­na en el ros­tro de Ju­lián se fue trans­for­man­do. Cuan­do pu­do ver de cer­ca a la no­via, se que­dó pe­tri­fi­ca­do. Era ella, ¡Lu­cía!, co­mo la lla­ma­ba; la chi­ca de la igle­sia de San Pa­blo, a la que no ha­bía vuel­to a ver. Cuan­do la tu­vo fren­te a él, su cuer­po se ten­só de una ma­ne­ra im­pre­sio­nan­te y sus ojos se abrie­ron des­me­su­ra­da­men­te, qui­so ha­blar y no pu­do. Por su par­te, Eli­sa tam­bién sin­tió ese cho­que mag­né­ti­co que la des­con­cer­tó de ma­ne­ra tre­men­da y por un mo­men­to se de­tu­vo an­te Ju­lián ob­ser­ván­do­lo in­cré­du­la. Sus mi­ra­das pa­re­cían en­tre­la­zar­se, la res­pi­ra­ción de ellos se ace­le­ró y Eli­sa ti­tu­beó has­ta que su pa­pá, no­tan­do la gran tur­ba­ción, le apre­tó el bra­zo.

–Va­mos, Eli­sa, ¿qué su­ce­de? Le su­su­rró su pa­dre al oí­do.

Pe­ro ella no res­pon­dió, re­cu­pe­ró el pa­so y lle­gó has­ta el al­tar, don­de la es­pe­ra­ba el no­vio. La ce­re­mo­nia dio ini­cio de in­me­dia­to, pe­ro ya no era lo mis­mo pa­ra Ju­lián… ni pa­ra Eli­sa. An­ne­lien pre­sen­tía que al­go pa­sa­ba. –¿La co­no­ces? Pre­gun­tó. –Sí. Res­pon­dió tí­mi­da­men­te Ju­lián. –Ella es Lu­cía…

Di­cien­do es­to el jo­ven se sen­tó en la si­lla con las ma­nos en­tre­la­za­das. An­ne­lien no com­pren­día na­da.

–La in­vi­ta­ción di­ce que la no­via se lla­ma Eli­sa, creo que la es­tás con­fun­dien­do. Le di­jo a Ju­lián, sor­pren­di­da.

–No, le res­pon­dió él. –No la con­fun­do, es Lu­cía, aun­que has­ta hoy des­cu­bro que su nom­bre real es Eli­sa.

–¿Su nom­bre real? ¿De qué ha­blas? Le es­pe­tó An­ne­lien, en­fa­da­da.

Ju­lián res­pi­ró hon­do y mi­ran­do a los ojos a An­ne­lien, le con­tó en unas cuan­tas pa­la­bras su pla­tó­ni­ca his­to­ria.

En ese mo­men­to An­ne­lien real­men­te pa­re­ció en­ten­der­lo to­do.

– Así que ella es Lu­cía, la mu­jer que nom­bras a ve­ces cuan­do es­tás con­mi­go…

–Nun­ca ha si­do mi in­ten­ción he­rir­te o en­ga­ñar­te, Lu­cía ha si­do só­lo un sue­ño des­de ha­ce va­rios años… Un sue­ño que creí ol­vi­da­do. Re­pli­có el jo­ven con nos­tal­gia.

An­ne­lien que­ría se­guir ha­blan­do, pe­ro el sa­cer­do­te im­pu­so si­len­cio.

–¡ Si al­guien tie­ne al­go que de­cir, que ha­ble aho­ra… o ca­lle pa­ra siem­pre! Se es­cu­chó con fuer­za en el enor­me jar­dín.

Esas pa­la­bras re­tum­ba­ron en la ca­be­za de Ju­lián co­mo true­nos avi­san­do de una pró­xi­ma tor­men­ta.

Y de pron­to, con un im­pul­so sub­cons­cien­te, se le­van­tó de su asien­to y gri­tó: –¡Yo ten­go al­go que de­cir! Una ola de mur­mu­llos se le­van­tó de in­me­dia­to. Los no­vios se mi­ra­ron des­con­cer­ta­dos y Ju­lián pro­si­guió.

–¡Lo sien­to, pe­ro ten­go que de­cir­lo aho­ra! ¡Yo amo a esa mu­jer! ¡La he ama­do siem­pre y hoy que la vuel­vo a ver...! Ape­nas al­can­zó a de­cir eso, an­tes que el gru­po de se­gu­ri­dad se lan­za­ra so­bre él y co­mo pu­die­ron lo echa­ran de la bo­da de in­me­dia­to.

Trans­cu­rrie­ron cin­co se­ma­nas. Ju­lián se en­con­tra­ba en su des­pa­cho ha­cien­do círcu­los con­cén­tri­cos. No ha­bía vuel­to a ver a An­ne­lien. Y al­guien le ha­bía con­ta­do que vol­ve­ría a Ho­lan­da, de­cep­cio­na­da y mo­les­ta.

Sen­tía que lo ha­bía echa­do to­do a per­der y se en­con­tra­ba muy de­pri­mi­do. En eso es­ta­ba cuan­do se acer­có su asis­ten­te. –Te bus­can. Le di­jo. –¿Quién? Res­pon­dió in­di­fe­ren­te. –No lo sé, una ru­bia. –¡An­ne­lien!, pen­só él.

Se le­van­tó de su si­lla y ca­mi­nó unos pa­sos. Allí es­ta­ba ella, más be­lla que nun­ca, con sus her­mo­sos ojos ce­les­tes y su be­llí­si­mo ros­tro, mi­rán­do­lo con an­sie­dad. Só­lo que no era An­ne­lien.

–¡ Lu­cía! Gri­tó Ju­lián. –¡ Per­dó­na­me! Se­gu­ro has ve­ni­do a re­cla­mar­me por lo que hi­ce en tu bo­da. No te­nía de­re­cho. Lo sien­to mu­cho. Tu es­po­so de­be odiar­me…

– ¿ Mi es­po­so? Pre­gun­tó Eli­sa. – No te en­te­ras­te de na­da...

–¿En­te­rar­me… de qué? In­qui­rió Ju­lián con un po­co de ner­vio­sis­mo.

–¡No me ca­sé! Le res­pon­dió. –Y no te re­cla­mo na­da, al con­tra­rio, fuis­te tú quien me abrió los ojos. Cuan­do te ex­pul­sa­ron, co­rrí a bus­car­te, pe­ro ya te ha­bías mar­cha­do. Me di cuen­ta de que es­ta­ba co­me­tien­do un gran error y can­ce­lé la ce­re­mo­nia. Fue to­do un es­cán­da­lo, pe­ro así co­mo tú, me ar­mé de va­lor pa­ra en­fren­tar mi des­tino.

Por cier­to, mi nom­bre es Eli­sa, no Lu­cía, y sé que tú eres Ju­lián y no An­drés, co­mo te lla­ma­ba en mis sue­ños.

– ¿ Pe­ro es que tú so­ña­bas con­mi­go tam­bién? Pre­gun­tó Ju­lián.

–¡Sí, to­do el tiem­po! Des­de la pri­me­ra vez que te vi en la igle­sia de San Pa­blo y ca­da do­min­go has­ta que nos mu­da­mos de ciu­dad y no vol­ví a ver­te.

–¡No pue­do creer­lo! ¡És­te es el sue­ño de un sue­ño! Ex­cla­mó.

– Lo más pro­ba­ble. Di­jo Eli­sa. – Pe­ro po­de­mos vol­ver­lo reali­dad… si quie­res...

Ju­lián se acer­có a ella y re­co­bran­do el aplo­mo, la to­mó de las ma­nos.

–¡Fan­ta­seé con es­te mo­men­to des­de el pri­mer ins­tan­te en que te vi! Le di­jo con un tono que só­lo po­día ve­nir de al­guien enamo­ra­do.

–¡ Yo tam­bién! Le res­pon­dió Eli­sa. –Aun­que creí que no te vol­ve­ría a ver. ¿Qué quie­res ha­cer? Le pre­gun­to co­que­ta.

–¡Quie­ro ir a la igle­sia de San Pa­blo y abra­zar­te y de­cir­te to­do lo que me guar­dé ca­da do­min­go! ¡Y ca­mi­nar con­ti­go to­ma­do de la mano sin sol­tar­te nun­ca y es­cri­bir tu nom­bre en mi piel co­mo es­te sue­ño que hoy se ma­te­ria­li­za! Ex­cla­mó Ju­lián con una ex­tra­or­di­na­ria ale­gría.

–¡Yo tam­bién mue­ro por con­tar­te lo que so­ña­ba ca­da día y de los do­min­gos que sa­bía te ve­ría; re­cor­dar las ve­ces que di­bu­jé tu ros­tro y te lla­ma­ba de mil ma­ne­ras es­pe­ran­do adi­vi­nar tu nom­bre! ¡Y con­fe­sar­te que des­de el pri­mer día en que te vi no de­ja­ba de pen­sar en ti y siem­pre apa­re­cías en ca­da ima­gen de amor, en ca­da poe­sía y ver­so! Asin­tió Eli­sa.

Ha pa­sa­do un tiem­po des­de ese día, pe­ro aún hay quien re­cuer­da ha­ber vis­to a una pa­re­ja de jó­ve­nes enamo­ra­dos to­ma­dos de la mano, ex­cla­man­do con fuer­za al uní­sono: –¡Te amo!– en la igle­sia de San Pa­blo. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.