Li­via Brito

Vanidades (México) - - En Portada -

VA ¿Có­mo em­pe­zó tu ca­rre­ra ar­tís­ti­ca? ¿Siem­pre su­pis­te que te que­rías de­di­car a es­to?

LB No, fí­ja­te que an­tes desea­ba ser ve­te­ri­na­ria. Lue­go es­tu­dié Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas, pues mis pa­pás te­nían un res­tau­ran­te y yo me que­ría de­di­car a po­ner fran­qui­cias y otros ne­go­cios, pe­ro una vez, mi ma­dre vio al­go en mí. Par­ti­ci­pé en un con­cur­so de be­lle­za en el que re­pre­sen­té a Mé­xi­co, y que­dé en ter­cer lu­gar. Des­pués, mi ma­má vio en la te­le­vi­sión que ha­bía sus­crip­cio­nes abier­tas en el CEA y di­je, “bueno, va­mos a pro­bar”, y me acep­ta­ron. Así ini­ció mi ca­rre­ra ar­tís­ti­ca. VA ¿Có­mo lle­gas­te a vi­vir a Mé­xi­co? LB Por­que mi pa­pá es ac­tor y vino a tra­ba­jar pre­ci­sa­men­te pa­ra Televisa. VA ¿Ex­tra­ñas Cu­ba? LB Sí, pe­ro to­dos los años voy de vi­si­ta.

VA ¿Tu fa­mi­lia se en­cuen­tra allá?

LB En reali­dad mi nú­cleo fa­mi­liar es­tá aquí, en Cu­ba so­la­men­te ten­go dos tíos y al­gu­nos pri­mos. Ex­tra­ño mu­cho por­que es mi país na­tal, pe­ro Mé­xi­co es en don­de cre­cí, don­de vi­vo hoy día y don­de pa­sé mi in­fan­cia y ado­les­cen­cia.

VA Sa­be­mos que es muy di­fí­cil la vi­da en el me­dio ar­tís­ti­co. En tu ca­so, ¿có­mo has lo­gra­do un ba­lan­ce en­tre tu vi­da per­so­nal y pro­fe­sio­nal?

LB Yo creo que día a día lo vas ma­ne­jan­do, no es una fór­mu­la per­fec­ta en la que di­gas: “De tal ho­ra­rio a tal ho­ra­rio ha­blo con mis pa­dres”. Re­sul­ta un po­co com­pli­ca­do, por­que co­mo bien di­ces, es un me­dio que ab­sor­be mu­cho tu tiem­po, tu es­pa­cio, tus mo­men­tos fa­mi­lia­res, tus cum­plea­ños, las reunio­nes im­por­tan­tes y, a ve­ces, no pue­des es­tar pre­sent­te, pues es­tás a ex­pen­sas de que una pro­duc­ción te ha­ble. Lo he po­di­do ha­cer los fi­nes de se­ma­na o esos días que tal vez no ten­ga na­da, pe­ro siem­pre es­toy en con­tac­to, por lla­ma­das y what­sapp.

VA Des­pués de tan­tos años de ex­pe­rien­cia, ¿cuál ha si­do tu ma­yor lo­gro y y tu peor fra­ca­so?

LB Siem­pre digo que mi ma­yor lo­gro es lo que es­toy ha­cien­do en el mo­men­to. Con­si­de­ro que el tiem­po y el es­pa­cio no exis­ten, y por ello, lo úni­co que hay que te­ner pre­sen­te es lo que es­tás ha­cien­do aho­ra. Pue­do con­cluir que mi ma­yor éxi­to ha si­do to­do lo que he he­cho has­ta el día de hoy. Mi peor fra­ca­so to­da­vía no exis­te, ni exis­ti­rá, pues to­do es un apren­di­za­je cons­tan­te.

VA Te he­mos vis­to muy enamo­ra­da úl­ti­ma­men­te, ¿có­mo co­no­cis­te a tu no­vio, el can­tan­te me­xi­cano Said El Ca­ba­lle­ro Ur­bano?

LB Un ami­go me lo pre­sen­tó, y sí, es­toy muy agra­de­ci­da, “fe­liz y con­ten­ta”, co­mo di­ría la Yo­lan­da Ca­de­na, el per­so­na­je que es­toy ha­cien­do en La pi­lo­to.

VA ¿Qué fue lo que te enamo­ró?

LB Que es una per­so­na con una ma­ne­ra de pen­sar com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te a la de to­dos los de­más. Apren­do mu­cho con él, me ayu­da a vo­lar, a cre­cer, me apo­ya, y siem­pre ve por mi bie­nes­tar y yo por el su­yo. So­mos una pa­re­ja equi­li­bra­da y yo creo que así de­be­ría ser el amor y la vi­da en ge­ne­ral. Siem­pre nos guia­mos por el co­ra­zón, ha­bla­mos con la ver­dad y te­ne­mos muy bue­na co­mu­ni­ca­ción, ya que es muy im­por­tan­te. Así me ma­ne­jo en to­dos los as­pec­tos, no só­lo en las re­la­cio­nes. VA Des­cri­be el amor en una pa­la­bra. LB Yo. Si yo soy amor, en­ton­ces to­do lo de­más es amor.

VA ¿Có­mo man­tie­nes la pri­va­ci­dad en pa­re­ja al es­tar los dos in­vo­lu­cra­dos en es­te me­dio? ¿Es di­fí­cil?

LB En reali­dad no es com­pli­ca­do, es nor­mal. For­ma par­te de tu vi­da, es co­mo si le pre­gun­ta­ras a un doc­tor có­mo con­ser­va a su fa­mi­lia o sus re­la­cio­nes fue­ra de las sa­las y del qui­ró­fano. És­te es mi tra­ba­jo, me adap­to a un ho­ra­rio, cum­plo con un je­fe, ten­go un suel­do y mi vi­da per­so­nal es una par­te más de lo que soy. Pla­ti­co de ella co­mo al­go na­tu­ral, co­mo lo es­toy ha­cien­do con­ti­go, no ten­go por qué se­pa­rar­lo.

VA Sa­be­mos que eres una mu­jer mul­ti­tas­king: ac­triz, mo­de­lo y con­duc­to­ra, ¿cuál de to­dos es­tos ro­les es el que más te apa­sio­na?

LB Ac­triz; me en­can­ta mi tra­ba­jo, me gus­ta mu­cho crear per­so­na­jes, me­ter­me en la piel de otros y ha­cer co­sas nue­vas to­dos los días. En es­ta ca­rre­ra te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de via­jar y de co­no­cer. Por ejem­plo, ha­ce po­co me to­có gra­bar unos ca­pí­tu­los de la se­rie La pi­lo­to en Te­ques­qui­ten­go y en la no­che ter­mi­né, sin dar­me cuen­ta, en To­lu­ca. Via­jas en un día a mil lu­ga­res, ha­ces mil co­sas, co­rres, vue­las, brin­cas, apren­des idio­mas, acen­tos y te trans­for­mas. Es tan de­li­cio­so y nu­tri­ti­vo pa­ra mí, que me lle­na.

VA En tus pa­la­bras, ¿có­mo de­fi­ni­rías a Yo­lan­da Ca­de­na?

LB Co­mo una mu­jer em­po­de­ra­da, triun­fa­do­ra, lu­cha­do­ra, in­te­li­gen­te y ca­paz. Con­si­de­ro que es­te per­so­na­je po­see to­do lo que una mu­jer en la ac­tua­li­dad es, pues he­mos vi­vi­do en un mun­do ma­chis­ta que es­tá cam­bian­do. Ella ha sa­bi­do sa­lir de to­do eso y lo­grar sus ob­je­ti­vos; se ha des­pren­di­do y de­fen­di­do a su fa­mi­lia. Por eso, amo el per­so­na­je y su ma­ne­ra de ser, aun­que no es­toy de acuer­do en lo que ha­ce en su tra­ba­jo [nar­co­tra­fi­can­te]. VA ¿Con qué se iden­ti­fi­can más Yo­lan­da Ca­de­na y Li­via Brito? LB En que am­bas so­mos in­de­pen­dien­tes y sa­be­mos ju­gar bien nues­tras car­tas.

“Siem­pre hay que ver las co­sas con amor, em­pa­tía, pa­cien­cia... de es­te mo­do, to­do se da­rá”.

Ves­ti­do, RAQUEL OROZCO. Za­pa­tos, RENE CAOVILLA pa­ra Gran Vía San­ta Fe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.