Una lin­da flor

Vanidades (México) - - Curiosidades -

El rey Car­los I de Es­pa­ña amó con pa­sión a su es­po­sa Isa­bel de Por­tu­gal, con quien es­tu­vo ca­sa­do du­ran­te 13 años, a pe­sar de te­ner una unión de con­ve­nien­cia. Des­de que se co­no­cie­ron, ¡dos ho­ras an­tes de com­pro­me­ter­se en el Al­cá­zar de Se­vi­lla!, él en­lo­que­ció de amor por ella, así que en el pa­la­cio de La Al­ham­bra le en­tre­gó el pri­mer cla­vel que se vio en el reino, pues era una flor del Orien­te, des­co­no­ci­da en Eu­ro­pa. A Isa­bel le gus­tó tan­to, que el so­be­rano or­de­nó plan­tar mi­les en La Al­ham­bra, y la fra­gan­cia de las mis­mas se ex­ten­dió por to­das par­tes. La flor, de in­me­dia­to, se pu­so de mo­da y des­de en­ton­ces ha ins­pi­ra­do a poe­tas y com­po­si­to­res. Isa­bel mu­rió a los 36 años en 1539 mien­tras da­ba a luz a su sép­ti­mo hi­jo, y Car­los nun­ca se re­cu­pe­ró de la pér­di­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.