Fan­tas­ti­co AMOR

Vanidades novias (México) - - EN PORTADA -

Por: Pedro Zu­ri­ta. Fo­to­gra­fía: Gre­gory Allen Pro­duc­ción y Coor­di­na­ción de mo­da: Al­va­ro Mon­ta­ño y Ali­cia León

ELLA: ves­ti­do de se­da con bor­da­do en bi­su­te­ría y en­ca­je, Be­ni­to San­tos. Dia­de­ma de cris­ta­les, Spo­sa Be­lla. Aretes de bi­su­te­ría, Stu­dio F. Ani­llo de bi­su­te­ría, Sha­sa.

ÉL: ca­mi­sa de al­go­dón. Cha­le­co y pan­ta­lón de se­da con al­go­dón. Cor­ba­ta de se­da, to­do, No­vios de Pro­to­co­lo. Sa­co de al­go­dón con se­da, One of a Kind Do­ce Ce­ro Tres.

mu­chos de no­so­tros cre­ci­mos vien­do las gran­des his­to­rias de amor de la te­le­vi­sión me­xi­ca­na. La jo­ven, a pun­to de en­con­trar­se con el amor de su vi­da, nos ha pre­pa­ra­do, e ilu­sio­na­do, pa­ra vi­vir la nues­tra. Gra­cias a los escritores, di­rec­to­res y ac­to­res de es­tas pro­duc­cio­nes que se han ga­na­do el co­ra­zón de mu­cha gen­te no só­lo en Amé­ri­ca La­ti­na, sino en otros mu­chos paí­ses de otras la­ti­tu­des, nos ha per­mi­ti­do vi­sua­li­zar có­mo se­rá nues­tro gran día, y los que ven­drán des­pués. Es esa ins­pi­ra­ción la que nos lle­vó a en­con­trar­nos con Ariad­ne Díaz y Rafael Ama­ya, he­re­de­ros de una tra­di­ción que ini­cia­ron icó­ni­cos per­so­na­jes co­mo Sil­via Der­bez y Fran­cis­co Jam­bri­na, quie­nes en 1958 pro­ta­go­ni­za­ron el pri­mer for­ma­to de te­le­no­ve­la me­xi­ca­na con Sen­da prohi­bi­da, pa­ra re­crear un amor de te­le­no­ve­la. Ariad­ne cre­ció jun­to al mar ro­dea­da de sus abue­los, fac­to­res que le per­mi­tie­ron desa­rro­llar vir­tu­des co­mo la pa­cien­cia y la se­gu­ri­dad. En­tre­na­da en la dis­ci­pli­na del ba­llet, y con la es­cri­tu­ra co­mo una de sus pa­sio­nes, re­cuer­da que uno de los con­se­jos que más le ha ser­vi­do fue el de su abue­la, quien le en­se­ñó que lo más im­por­tan­te era dis­fru­tar el amor des­de la li­ber­tad. Pro­fe­sio­nal­men­te que­ría es­tu­diar me­di­ci­na, pe­ro las coin­ci­den­cias de la vi­da la lle­va­ron a rea­li­zar un cas­ting en Gua­da­la­ja­ra pa­ra asis­tir al Cen­tro de Educación Ar­tís­ti­ca de Te­le­vi­sa. El res­to es his­to­ria. Sus pro­ta­gó­ni­cos en Lle­na de amor, La mu­jer del ven­da­val y La mal­que­ri­da la han po­si­cio­na­do co­mo una de las fa­vo­ri­tas de los cu­le­bro­nes me­xi­ca­nos, pla­ta­for­ma que apro­ve­chó pa­ra to­mar el si­guien­te pa­so y lan­zar­se a la aven­tu­ra de la ci­ne­ma­to­gra­fía des­de la ciu­dad de Los Án­ge­les. Rafael, de du­ra y mas­cu­li­na pre­sen­cia, no en­cie­rra den­tro de esa fa­cha­da otra co­sa que un no­ble y sen­si­ble co­ra­zón. Ha­ber cre­ci­do en la fron­te­ra de Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos le ayu­dó a for­jar un ca­rác­ter sin­ce­ro y ho­nes­to. Aun­que de chi­co no era con­si­de­ra­do el más gua­po, hoy os­ten­ta no só­lo el tí­tu­lo de uno de los ac­to­res más be­llos, sino que se en­cuen­tra dis­fru­tan­do de un éxi­to que nun­ca lle­ga so­lo, sino acom­pa­ña­do de mu­cho tra­ba­jo. El se­ñor de los cie­los, se­rie que ac­tual­men­te pro­ta­go­ni­za, es una pla­ta­for­ma que lo ha da­do a co­no­cer en to­dos los rin­co­nes de Amé­ri­ca, des­de Es­ta­dos Uni­dos has­ta Ar­gen­ti­na. Su te­na­ci­dad le im­pi­de en­ca­si­llar­se en un so­lo mo­de­lo, y prue­ba de ello es su más re­cien­te pro­yec­to, el cor­to­me­tra­je Ho­ra Ce­ro, en el cual se es­tre­na co­mo di­rec­tor y en el que co­la­bo­ra con Gui­ller­mo Arria­ga, uno de los per­so­na­jes más im­por­tan­tes del sép­ti­mo ar­te me­xi­cano. Aun­que am­bos ac­to­res dis­fru­tan las mieles del éxi­to, pa­ra nin­guno de nues­tros per­so­na­jes ha si­do fá­cil el ca­mino del amor. A pe­sar de que han in­ter­pre­ta­do pa­pe­les que vi­ven tó­rri­dos ro­man­ces en la pan­ta­lla, nin­guno ha se­lla­do lo que se­rá uno de los com­pro­mi­sos más im­por­tan­tes de su vi­da. ¿ Có­mo vi­ven el amor en la vi­da real?, ¿ qué bus­can en una pa­re­ja y có­mo se ima­gi­nan el gran día? En es­tas lí­neas, y en ex­clu­si­va, nos pla­ti­can al­gu­nos de sus de­seos, pa­sio­nes y an­he­los.

ARIAD­NE DÍAZ VN: Cuén­ta­nos có­mo fue tu in­fan­cia en Puer­to Va­llar­ta. AD: Cre­cí con mis abue­los y con mi ma­má, y me di cuen­ta que lo que pa­ra mí era nor­mal no lo era pa­ra to­do el mun­do. Yo me acuer­do mu­chas ve­ces de ha­ber­me ido a la es­cue­la con el tra­je de ba­ño aba­jo del uni­for­me, co­sas así. Ya sa­bía­mos que si nos de­ja­ban sa­lir tem­prano o ve­nía tal maes­tro sa­lía­mos co­rrien­do al mar o al río, era muy lin­do que to­do fue­ra cer­ca. Me acuer­do que

Ves­ti­do de en­ca­je, mesh y al­go­dón, San­dra Weil. Ani­llo de pla­ta con cir­co­nias, Pan­do­ra. Pul­se­ra de me­tal y cris­ta­les, Li­ber­ti­ne & Mu­se. Aretes de bi­su­te­ría, Al­do.

mi me­jor ami­go siem­pre pa­sa­ba por mí pa­ra ir­nos a la es­cue­la ca­mi­nan­do, des­de muy chi­cos. Te ha­ce vi­vir en una tran­qui­li­dad y se­gu­ri­dad muy gran­de. Cre­cer con gen­te ma­yor, pa­ra mí fue muy lin­do. Me pa­re­ce que de re­pen­te los jó­ve­nes so­mos po­co pa­cien­tes, so­bre to­do en es­ta agi­ta­ción de la vi­da de ciu­dad. No te­ne­mos tan­ta pa­cien­cia pa­ra pla­ti­car con ellos, y el ha­ber cre­ci­do con mis abue­los me hi­zo ad­qui­rir mu­chas en­se­ñan­zas y anéc­do­tas. Ha­ce cua­tro años que mi abue­la no es­tá y sien­to que nun­ca se va a ir de mí por­que cre­cí con to­das sus his­to­rias. Cuan­do fa­lle­ció vi­nie­ron ami­gos de ella pa­ra ve­lar­la y, de re­pen­te, to­das es­tas his­to­rias que ella me ha­bía con­ta­do em­pe­za­ron a te­ner ros­tro, to­da esa gen­te que fue me re­cor­dó que to­do lo que ella me con­tó sí pa­só y que sí lo vi­vió. Creo que to­dos va­mos a ser bue­nos pa­pás, pe­ro pien­so que va­mos a ser me­jo­res abue­los. Ellos siem­pre fue­ron muy ca­ri­ño­sos, me con­sin­tie­ron de­ma­sia­do. Bá­si­ca­men­te te pue­do de­cir que cre­cí con mu­cho ca­ri­ño.

VN: ¿ Qué en­se­ñan­za fue la que más te mar­có de ellos? AD: No ha­bía na­die en la vi­da a quien mi abue­la ama­ra más que a mí; sin em­bar­go, era de ca­rác­ter fuer­te, pe­ro muy chis­to­sa. Mi ma­má y yo siem­pre de­ci­mos que na­ció cien años an­tes de lo que le to­ca­ba. Era una mu­jer muy mo­der­na, y es pa­dre que tu abue­la ten­ga ideas tan mo­der­nas. No era muy ro­mán­ti­ca a pri­me­ra vis­ta, pe­ro en el in­te­rior sí, era al­go que ella se re­ser­va­ba. Nun­ca fue una mu­jer su­mi­sa, siem­pre me de­jó enamo­rar­me y ser li­bre en ese sen­ti­do. Siem­pre me es­ta­ba apo­yan­do a vi­vir co­sas, en­tre ellas el amor, el cre­cer y to­do lo que eso con­lle­va.

VN: ¿ Y có­mo has vivido el amor? AD: Yo creo que tie­ne mu­chas ca­ras. Pa­ra mí sí de­be ser in­con­di­cio­nal, co­mo es­te le­ma de “tú lo ma­tas y yo lo en­tie­rro”, tal cual. Ten­dría que ser así, ten­dría que ser una co­mu­nión gran­dí­si­ma don­de la trai­ción ja­más sea una op­ción, y no me re­fie­ro a la trai­ción de cuerno y de al­guien más, me re­fie­ro a una trai­ción emo­cio­nal, de for­mas de pen­sar, lu­ga­res adon­de quie­ras lle­gar, por eso creo que uno siem­pre tie­ne que ser ho­nes­to. A ve­ces nos en­con­tra­mos en la vi­da con gen­te que no quie­re las mis­mas co­sas que no­so­tros, pe­ro nos con­for­ma­mos y pen­sa­mos que no pa­sa na­da. Yo creo que par­te del amor es ser cla­ro con el otro y cla­ro con uno mis­mo y se­guir con la vi­da y com­par­tir­la con al­guien que ten­ga las mis­mas año­ran­zas que tú.

VN: ¿ Qué cua­li­da­des de­be te­ner el hom­bre del cual te enamo­ra­rías per­di­da­men­te y pa­ra siem­pre?

AD: Pues la ver­dad es que de un tiem­po pa­ra acá dis­fru­to mu­cho de es­tar con gen­te ale­gre. Cuan­do eres más chi­co te im­pre­sio­na lo ins­trui­do de al­guien, lo cul­to que pue­de ser o lo ha­bla­dor - por de­cir­lo más cla­ra­men­te-, y con­for­me va pa­san­do el tiem­po te das cuen­ta que, sí, to­das esas co­sas son muy bo­ni­tas, pe­ro es más in­tere­san­te es­tar con al­guien que te ha­ga fe­liz, y fe­liz me re­fie­ro a que te ha­ga reír, que la pa­ses bien, que ten­gas la con­fian­za de de­cir­le “es­toy en tal si­tua­ción su­per­em­ba­ra­zo­sa” y que es­té ahí pa­ra de­cir­te “no pa­sa na­da, es­tás con­mi­go, so­mos me­jo­res ami­gos, aun­que me en­can­tes y te en­can­te, so­mos ami­gos”. Eso es lo que bus­co, una com­pli­ci­dad.

VN: ¿ Al­gu­na vez hi­cis­te un plan? ¿ En­con­tras­te o creís­te ha­ber en­con­tra­do a la per­so­na in­di­ca­da? AD: Ca­da vez que i ni­cio una re­la­ción, que l e di­go a al­guien “sí, quie­ro ser t u no­via”, ha si­do por­que he pen­sa­do que eso pue­de l l egar a más. Nun­ca he an­da­do con al­guien pa­ra per­der el t i em­po o só­lo pa­ra ver qué

Ca­mi­sa de al­go­dón. Cor­ba­ta y pañuelo de se­da. Sa­co y cha­le­co de se­da con al­go­dón, to­do, No­vios de Pro­to­co­lo.

pa­sa. Siem­pre con quien he an­da­do, y so­bre t odo que soy de re­la­cio­nes l ar­gas, ha si­do con la i dea de que pue­de l l egar a más. En al­gún mo­men­to del tra­yec­to t e das cuen­ta de que no, pe­ro siem­pre ha si­do esa la i nten­ción.

VN: Si tu­vie­ras que ha­cer una lis­ta de co­sas que ha­cer an­tes de ca­sar­te, ¿ cuál se­ría? AD: No creo que me fal­te na­da, yo creo que he vivido bas­tan­te y bien. Lle­vo año y me­dio sol­te­ra, en es­te tiem­po creo que he cu­bier­to mu­chas de las co­sas que me hu­bie­ra que­da­do con ga­nas de ha­cer an­tes de ca­sar­me co­mo el he­cho de ser egoís­ta con tu tiem­po, por ejem­plo. Mu­chas ve­ces nos sen­ti­mos muy cul­pa­bles de ha­cer lo que se nos pe­gue la ga­na con nues­tra vi­da, so­bre to­do cuan­do tie­nes pa­re­ja. De re­pen­te sa­les de tra­ba­jar y lue­go tie­nes que ir a ce­nar por­que, si no, ¿ có­mo se cons­tru­ye tu re­la­ción?, y to­das esas co­sas. Y cuan­do es­tás sol­te­ro pue­des só­lo lle­gar a tu ca­sa y ver el ma­ra­tón de los Sim­pson. No sien­tes es­ta cul­pa de es­tar per­dien­do el tiem­po por­que po­drías es­tar con al­guien más, nu­trien­do la re­la­ción y de­más. La ver­dad es que mi ma­yor pla­cer en es­te tiem­po ha si­do ser egoís­ta de mi tiem­po y re­ga­lár­se­lo a quien yo quie­ro: a mí, a mis ami­gos, a mi fa­mi­lia. Des­pués de es­to pues ya es­toy lis­ta pa­ra com­par­tir con al­guien por­que ya he cu­bier­to es­tas par­tes. To­do lo de­más, co­mo lo que mu­cha gen­te di­ce, vi­vir so­lo y tra­ba­jar, ya lo he he­cho y des­de muy chi­ca.

VN: ¿ Has ima­gi­na­do tu bo­da? AD: No sé si soy tan bue­na pa­ra pla­near, más bien no soy na­da bue­na. Yo veo a mis ami­gas que un año an­tes es­tán vien­do los ves­ti­dos, pe­ro yo creo que el amor es mu­cho más es­pon­tá­neo que eso, se­gún mi for­ma de pen­sar. Yo fe­liz me ca­sa­ría en Las Ve­gas re­pen­ti­na­men­te o, en una se­ma­na, in­vi­ta­mos a nues­tros me­jo­res ami­gos y ya. Yo creo que tie­ne más que ver con eso. Siem­pre he pen­sa­do que el día que me ca­se va a ser en la pla­ya, sin du­da, que los ta­co­nes me van a so­brar y que ten­go que es­tar muy có­mo­da por­que se­gu­ra­men­te bai­la­ré mu­cho. De ahí en fue­ra no sé más.

VN: ¿ Quié­nes se­rían tus in­vi­ta­dos in­dis­pen­sa­bles? AD: Si me ca­so en Las Ve­gas se lo ten­dría que ex­pli­car a mi ma­má des­pués, pe­ro si me ca­so en otro la­do, ob­via­men­te se­ría mi fa­mi­lia, que es muy chi­qui­ta, pe­ro se­rían mis pri­mas, mis tíos, mi ma­má, por su­pues­to. Tam­bién soy muy se­lec­ti­va con mis ami­gos, en­ton­ces se­gu­ra­men­te ven­drían diez per­so­nas in­dis­pen­sa­bles.

VN: ¿ A quié­nes ele­gi­rías co­mo tus da­mas de ho­nor? AD: Tres muy bue­nas ami­gas que en­cont ré cuan­do l le­gué a Mé­xi­co. Es cu­rio­so, por­que t oda l a gen­te que éra­mos ami­gos en Va­llar­ta nos de­sin­te­gra­mos, ca­da quién se fue a es­tu­diar a l uga­res dis­tin­tos. Y en es­to me he en­con­tra­do gen­te increíble, y l os cuen­to co­mo mis ami­gos. De al­gu­na ma­ne­ra hi­ce que mi ba­se más só­li­da es­tu­vie­ra en es­te se­gun­do l ugar, no en el l ugar en el que cre­cí.

VN: ¿ Tie­nes al­gu­na can­ción con la que sa­bes que quie­res bai­lar cuan­do te ca­ses? AD: Me gus­ta mu­cho el ma­ria­chi, creo que nun­ca me ca­sa­ría con una can­ción. Me en­can­tan es­tas can­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas que se po­nen de mo­da, su­per­cur­sis. Ti­po Bruno Mars, pe­ro eso ya se­ría pa­ra el bai­le ro­mán­ti­co y llo­rar. Pe­ro pa­ra lo de­más se­ría ma­ria­chi, me vuel­ve lo­ca, me conmueve, me ale­gra… así que de­fi­ni­ti­va­men­te al­go de eso.

VN: ¿ Y el ves­ti­do? AD: No sé, te ju­ro que no es­toy muy ob­se­sio­na­da con el te­ma. Pien­so más en lo ro­mán­ti­co, sí he pen­sa­do mu­chas ve­ces có­mo se­ría esa per­so­na con la que yo es­ta­ría dis­pues­ta a pa­sar mi vi­da. To­do lo de­más es

Ves­ti­do de en­ca­je, con mesh y ga­sa dexxxxxx­se­da,xxxxx­xa­le­xiaxxxx Uli­ba­rri.xxxxx xxx­xa­re­tesxxxx­dexxxx me­talxxxxxx­conxxx­bi­su­te­ríaxxxxxx y pul­se­raxxxxxxxx­dexx­per­lasxxxxx conxxx­bi­su­te­ría,xxxxxxxxx xxx Li­ber­ti­ne & Mu­se.

Ves­ti­do de ga­sa y al­go­dón, Ce­re­mo­nia. Co­llar de dia­man­tes y oro blan­co, H. Stern. Aretes de cris­tal y ani­llo de me­tal con cris­tal Swa­rovs­ki, Li­ber­ti­ne & Mu­se.

Ca­mi­sa de al­go­dón, Er­me­ne­gil­do Zeg­na. Sa­co, pan­ta­lón y cha­le­co de se­da con al­go­dón. Cor­ba­ta y pañuelo de se­da, to­do, No­vios de Pro­to­co­lo. Man­cuer­ni­llas de me­tal, Louis Vuit­ton.

se­cun­da­rio, me vie­nen ideas y me van. He vis­to co­sas que me han gus­ta­do mu­cho en ves­ti­dos y ca­si siem­pre son de Ve­ra Wang.

VN: ¿ Qué con­se­jos les da­rías a las no­vias res­pec­to a la in­ti­mi­dad? AD: Que sean des­in­hi­bi­das, que no ten­gan tan­tos pre­jui­cios en la ca­be­za. De re­pen­te cre­ci­mos en una cul­tu­ra, al me­nos en es­te país, don­de nos da mie­do ha­cer mu­chas co­sas por mie­do a lo que va­ya a pen­sar el otro. Yo creo que si es­tás con tu pa­re­ja tie­ne que ha­ber la con­fian­za de pro­bar, de sen­tir­se có­mo­do, de ha­blar las co­sas, de que el se­xo no sea un ta­bú, de que de­cir lo que sien­tes con res­pec­to al otro tam­po­co lo sea. Creo que tie­ne que ha­ber esa con­fian­za y la se­xua­li­dad es una par­te muy im­por­tan­te de una re­la­ción; en­ton­ces, qué me­jor que ha­ya co­mu­ni­ca­ción.

VN: ¿ Cuál se­ría tu lu­gar ideal pa­ra pa­sar la lu­na de miel? AD: Creo que te tie­nes que ir a un lu­gar don­de no te es­tés mo­vien­do por to­das par­tes, un lu­gar don­de es­tés es­tá­ti­co. A mí me gus­ta­ría ir­me a al­gu­na pla­ya tran­qui­la, don­de no ha­ya mu­cho rui­do ni mu­cha gen­te. Se me ocu­rre de­cir­te Tu­lum por las ca­rac­te­rís­ti­cas que te es­toy di­cien­do, pe­ro po­dría ser cual­quier otro, sim­ple­men­te que fue­ra pla­ya y que fue­ra tran­qui­lo.

VN: ¿ Có­mo te ima­gi­nas tu “y vi­vie­ron fe­li­ces pa­ra siem­pre”? AD: Pa­sar el tiem­po con una per­so­na que cuan­do se aca­be o evo­lu­cio­ne la chis­pa del prin­ci­pio, pue­da lle­gar, co­mo siem­pre, a con­tar­le lo que me po­ne bien o mal. Al­guien con quien pue­da te­ner es­tas plá­ti­cas en torno a los hi­jos, al tra­ba­jo. Siem­pre mi idea de “vi­vir fe­li­ces pa­ra siem­pre” ha si­do es­ta ima­gen de las pe­lí­cu­las: es­tar en la ca­ma, él le­yen­do su li­bro, ella tam­bién le­yen­do sus co­sas, un be­so de bue­nas no­ches y a dor­mir. Co­mo es­ta co­sa lin­da de vi­vir con mu­cho amor y for­mar un lu­gar, una vi­da en co­mún.

RAFAEL AMA­YA VN: Has lo­gra­do mu­chas co­sas en el plano pro­fe­sio­nal. Hoy, ¿ crees que lo tie­nes to­do? RA: Na­die lo tie­ne to­do en la vi­da. Lo que ten­go es el fru­to del re­sul­ta­do de 20 años de ca­rre­ra y a mu­cha hon­ra. To­da­vía me con­si­de­ro un apren­diz, aun­que te con­fie­so que me sien­to muy afor­tu­na­do por el ca­ri­ño del pú­bli­co y al apo­yo de los me­dios. Es­ta es una ca­rre­ra de re­sis­ten­cia y lo im- por­tan­te es man­te­ner los pies en la tie­rra y desa­rro­llar tu ins­tin­to pa­ra en­con­trar nue­vos per­so­na­jes y re­tos que te ha­gan cre­cer en to­dos los sen­ti­dos.

VN: ¿ Qué nos pue­des con­tar de tu fa­mi­lia, y so­bre el lu­gar don­de na­cis­te ( Her­mo­si­llo) y el lu­gar don­de cre­cis­te ( Te­ca­te)? RA: Fí­ja­te que el per­so­na­je que crea­mos de Au­re­lio Ca­si­llas es una oda a los nor­te­ños, co­mo una es­pe­cie de ho­me­na­je a mi gen­te de allá. A ve­ces me man­dan fra­ses y ocu­rren­cias po­pu­la­res que he adop­ta­do pa­ra la se­rie. Ca­si to­da mi fa­mi­lia es de Her­mo­si­llo y el res­to de Te­ca­te. Exis­te la cul­tu­ra de la fron­te­ra, soy nor­te­ño y co­mo tal so­mos ocu­rren­tes, de­re­chos, re­cios y sin­ce­ros. Mis pa­pás son gen­te hu­mil­de y nos cria­ron con bue­nos prin­ci­pios. Des­de que emi­gré a la Ciu­dad de Mé­xi­co tra­ba­jé du­ro por mis me­tas y es­te es el re­sul­ta­do.

VN: ¿ Cuál es tu de­fi­ni­ción del éxi­to? RA: Éxi­to es es­tar con­ten­to con lo que ha­ces y lo que tie­nes. No im­por­ta lo que

Ves­ti­do de en­ca­je, mesh y al­go­dón, San­dra Weil. Ani­llo de pla­ta y cir­co­nias, Pan­do­ra. Pul­se­ra de me­tal y cris­ta­les, Li­ber­ti­ne & Mu­se. Aretes de bi­su­te­ría, Al­do.

ha­gas, o a lo que te de­di­ques, si lo ha­ces con pa­sión, ese es tu éxi­to co­mo per­so­na.

VN: ¿ Cuál ha si­do tu se­cre­to pa­ra lo­grar to­do lo que tie­nes? RA: No hay otra fór­mu­la más que la per­se­ve­ran­cia y no dar­se por ven­ci­do.

VN: Tu fi­lo­so­fía con la cual te ma­ne­jas por la vi­da: RA: Vi­vir la vi­da in­ten­sa­men­te, reír mu­cho y ser fe­liz. Mo­ver­te, rein­ven­tar­te, no te­ner mie­do a los cam­bios y sa­lir de tu zo­na de con­fort. De­bes te­ner cla­ro que na­die es in­dis­pen­sa­ble. Siem­pre ha­brá al­guien más ta­len­to­so o más há­bil que tú y por eso no se pue­de dor­mir uno en los lau­re­les.

VN: ¿ Dón­de es­tás vi­vien­do ac­tual­men­te? ¿ Cuál es tu ba­se y ca­da cuán­to vas pa­ra allá? RA: Vi­vo en Los Án­ge­les, pe­ro los ac­to­res no te­ne­mos có­di­go de área, en reali­dad es­toy don­de es­té mi tra­ba­jo. Aho­ra es Mé­xi­co y ma­ña­na pue­de ser Es­pa­ña. Bienvenido sea lo que ven­ga.

VN: ¿ Có­mo es un día de esos cuan­do no es­tás en­tre gra­ba­cio­nes, se­sio­nes de fo­to­gra­fía, en­tre­vis­tas, et­cé­te­ra? RA: Cuan­do ten­go tiem­po li­bre me des­co­nec­to del mun­do. Uso el tiem­po pa­ra crear, aun­que jus­ta­men­te tra­to de no te­ner tiem­po li­bre, por­que pa­ra mí el tra­ba­jo es mi oa­sis y eso me re­la­ja.

VN: Hoy día, ¿ nos enamo­ra­mos y lle­va­mos re­la­cio­nes de la mis­ma ma­ne­ra que nues­tros pa­pás y nues­tros abue­los? RA: Los tiem­pos van cam­bian­do y uno se va adap­tan­do. Esa es la ley de la vi­da. Pe­ro na­da de eso tie­ne que ver con los va­lo­res, ca­sar­se es tan vá­li­do co­mo vi­vir en unión li­bre, pe­ro an­tes ha­bía un so­lo ca­mino.

VN: Com­pár­te­nos una anéc­do­ta de tu pri­mer amor, ese su­per­ino­cen­te y el cual siem­pre guar­da­rás en la me­mo­ria: RA: Na­die me ha­cía ca­so de jo­ven, y aho­ra que sal­go en te­le­vi­sión, pues sí ( ri­sas), pe­ro lo que te pue­do de­cir es que era muy bueno pa­ra los de­por­tes.

VN: ¿ Crees que la mu­jer de tu vi­da es la mis­ma que el amor de tu vi­da? RA: Son dos co­sas di­fe­ren­tes. El amor de mi vi­da son mis pa­dres y a la mu­jer, to­da­vía no la en­cuen­tro.

VN: ¿ Cuá­les son al­gu­nas de las co­sas que tie­nes en tu lis­ta de in­dis­pen­sa­bles pa­ra ese gran día? RA: Pri­me­ro dar gra­cias, por­que des­per­tar ya es ga­nan­cia, y des­pués ha­cer que sea inol­vi­da­ble.

VN: ¿ Y has pen­sa­do quié­nes se­rían tus padrinos de bo­da? RA: Mi pa­pá y mi her­mano.

VN: ¿ Qué te gus­ta­ría te­ner en tu ban­que­te de bo­das? RA: Co­mi­da me­xi­ca­na en to­do su es­plen­dor.

VN: ¿ Qué va­lo­res con­si­de­ras im­por­tan­tes pa­ra en­se­ñar­le a tus hi­jos? RA: Que sean gen­te de bien, sen­si­bles an­te to­das las si­tua­cio­nes.

VN: Tu con­se­jo pa­ra to­das las no­vias y fu­tu­ras es­po­sas que te es­tán le­yen­do: RA: Res­pe­to a to­das las mu­je­res, a quie­nes con­si­de­ro el co­ra­zón del ho­gar y nues­tra guía pa­ra ser me­jo­res hom­bres. Les di­ría que siem­pre lu­chen por sus sue­ños.

ELLA: ves­ti­do de en­ca­je y mesh, Ivory Bridal Coutu­re. Aretes de dia­man­tes y oro, H. Stern. Ani­llo de me­tal con cris­ta­les, Li­ber­ti­ne & Mu­se.

ÉL: ca­mi­sa de al­go­dón. Cor­ba­ta y cha­le­co de se­da. Sa­co y pan­ta­lón de se­da y al­go­dón to­do, No­vios de Pro­to­co­lo. Ma­qui­lla­je: Ossiel Ra­mos * Pei­na­do: Ce­sar Var­gas So­lis Uñas: Eren­di­ra Ri­zo pa­ra Mor­gan Tay­lor Asis­ten­te de fo­to­gra­fía: Luis Cal­de­rón Equi­po de mo­da: An­drea Gue­rre­ro Ta­vo Pri­mo Flo­res: Kis­si Ar­te Flo­ral www.kis­siar­te­flo­ral. com.mx

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.