Keep calm Y CÁ­SA­TE

Vanidades novias (México) - - RELACIONES -

Tu per­so­na­li­dad pue­de ser la más dul­ce del mun­do, pe­ro cuan­do tie­nes fren­te a ti una lis­ta de 200 in­vi­ta­dos que no sa­bes có­mo aco­mo­dar, una ta­lla de ves­ti­do por re­du­cir y un ar­se­nal de pro­vee­do­res con quie­nes ne­go­ciar, Bri­de­zi­lla aso­ma las ga­rras. De­ten­la an­tes de que apa­rez­ca, y so­bre­vi­ve a la pla­nea­ción de tu bo­da con una son­ri­sa tan bri­llan­te co­mo tu ani­llo. Por Ro­cío Flo­res Ta­pia

Or­ga­ni­zar una bo­da es prác­ti­ca­men­te un tra­ba­jo de tiem­po com­ple­to, así que ne­ce­si­ta­rás de­di­car­le va­rias ho­ras a la se­ma­na pa­ra que las co­sas co­mien­cen a to­mar for­ma, y en ver­dad apli­car­te al tra­ba­jo si quie­res que to­do que­de lis­to y en pun­to. Des­de lue­go que eso pa­re­ce es­tre­san­te, pe­ro pue­des de­ci­dir ver­lo de esa ma­ne­ra, con la co­pa me­dio va­cía, o co­mo una se­rie de apren­di­za­jes y ex­pe­rien­cias irre­pe­ti­bles, con la co­pa com­ple­ta­men­te lle­na –de cham­pa­ña–. Co­mo to­do en la vi­da, se tra­ta de una elec­ción, pe­ro nun­ca es­tá de más una ayu­da­di­ta ex­tra que nos em­pu­je en la di­rec­ción co­rrec­ta, y la en­con­tra­rás en es­tas pá­gi­nas. En­tre­vis­ta­mos a la psi­có­lo­ga Al­ma Or­tiz, ex­per­ta en re­la­cio­nes de pa­re­ja, pa­ra que nos die­ra sus me­jo­res tips y con­se­jos pa­ra que tu men­te y cuer­po es­tén en ar­mo­nía y no ad­quie­ran un tono ver­de Bri­de­zi­lla. Lo pri­me­ro que de­bes apren­der es có­mo sur­ge.

El ori­gen de Bri­de­zi­lla

Se­gún la psi­có­lo­ga, hay tres cau­sas esen­cia­les de su na­ci­mien­to, la pri­me­ra, son las ga­nas de com­pla­cer a to­do mun­do y fa­llar en el in­ten­to. “La no­via es el cen­tro de aten­ción du­ran­te mu­chos me­ses, aún más que el no­vio, y si nun­ca an­tes se ha­bía en­con­tra­do en esa po­si­ción, es nor­mal que sien­ta la pre­sión de que­dar bien con to­dos, pe­ro es una mi­sión im­po­si­ble”, di­ce Or­tiz. Siem­pre ha­brá al­guien a quien no le gus­te la ce­na o pien­se que tu ves­ti­do no es tan lin­do. “No hay na­da que pue­das ha­cer al res­pec­to, más que de­jar­lo ir, haz las co­sas co­mo te gus­ten a ti y a tu pa­re­ja sin pen­sar si les gus­ta­rán a los de­más. Pre­ten­der que 100 o 200 per­so­nas es­tén to­tal­men­te de acuer­do en al­go no es rea­lis­ta”. La se­gun­da cau­sa es un ex­ce­so de ex­pec­ta­ti­vas. “Es­ta­mos tan acos­tum­bra­das a bus­car la per­fec­ción en di­ver­sas áreas de nues­tras vi­das que la bo­da só­lo es una más. Hay tan­tos reality shows que nos mues­tran bo­das es­pec­ta­cu­la­res, y las re­vis­tas es­tán llenas de no­vias fa­mo­sas que gas­tan mi­llo­nes en su even­to, que cla­ro, tú es­pe­ras lo­grar al­go si­mi­lar. No cons­tru­yas ex­pec­ta­ti­vas del re­sul­ta­do final, ar­ma tu re­cep­ción con un pre­su­pues­to real y sin pen­sar de­ma­sia­do en có­mo de­be­ría ver­se, sino en lo di­ver­ti­do que se­rá. Así po­drás ver­da­de­ra­men­te dis­fru­tar el mo­men­to”. Y la ter­ce­ra cau­sa se de­be a la com­pa­ra­ción, ya sea con ce­le­bri­da­des o con tus pro­pias ami­gas, “vi­vi­mos en un mun­do que nos po­ne ca­da vez más en com­pe­ten­cia di­rec­ta unos con otros”, ase­gu­ra Or­tiz, “em­pe­zan­do por las re­des so­cia­les don­de pue­des ver lo lin­da que que­dó la bo­da de tu ami­ga y quie­res su­pe­rar­la, o en una re­vis­ta que te mues­tra có­mo al­gu­na so­cia­li­té con­tra­tó a un ejér­ci­to pa­ra ilu­mi­nar el castillo don­de se ca­só. Tu bo­da se­rá un even­to úni­co y sin com­pa­ra­ción, no lo pon­gas a com­pe­tir con otros. Si la dis­fru­tas co­mo te me­re­ces, ya ga­nas­te”. Ten en men­te esas raí­ces arrui­na­bo­das, y to­do tu ca­mino ha­cia al al­tar se­rá más agra­da­ble pe­ro, por si aca­so no fue­ra su­fi­cien­te, aquí tie­nes otras ideas que te ha­rán com­ba­tir el vi­rus Bri­de­zi­lla des­de otros án­gu­los, em­pe­zan­do por el fí­si­co.

En cuer­po sano, no en­tra Bri­de­zi­lla

Ne­ce­si­tas es­tar en for­ma y lle­na de ener­gía po­si­ti­va. Co­me sa­na­men­te. Pa­ra te­ner una men­te tra­ba­jan­do al cien por cien­to ne­ce­si­ta­rás un cuer­po que ha­ga lo mis­mo, así que trá­ta­lo bien. Se­gu­ra­men­te es­ta­rás en una es­tric­ta die­ta pre­bo­da pa­ra lu­cir fa­bu­lo­sa en tu ves­ti­do, pe­ro no seas tan du­ra con­ti­go mis­ma, recompénsate cuan­do sien­tas que es­tás a pun­to de co­lap­sar. To­ma un ca­pu­chino o co­me una re­ba­na­da de piz­za es­te vier­nes. Escápate al spa. Los tra­ta­mien­tos de be­lle­za no son ne­ce­sa­rios só­lo cuan­do se acer­ca el día de la bo­da, sino des­de el día uno, cuan­do co­mien­zas a or­ga­ni­zar to­do. Re­gá­la­te de vez en cuan­do un ma­sa­je, un com­bo de ma­ni y pe­di o un fa­cial, te sen­ti­rás re­no­va­da. Haz ejer­ci­cio. A tra­vés del de­por­te li­be­ras en­dor­fi­nas, ese in­gre­dien­te cla­ve pa­ra la fe­li­ci­dad, así que, ade­más de ha­cer­lo por­que quie­res un cuer­po de bi­ki­ni sen­sa­cio­nal en tu lu­na de miel, haz­lo por­que te re­la­ja­rá co­mo nun­ca. Des­pués de una se­sión de spin­ning, cual­quier de­ta­lle nup­cial no re­suel­to no pa­re­ce­rá tan im­por­tan­te. Pide ayu­da pro­fe­sio­nal. Si pla­near la bo­da es­tá sien­do un tra­ba­jo fí­si­ca­men­te im­po­si­ble pa­ra ti, re­cu­rre a un wed­ding plan­ner. Co­mo men­cio­na­mos an­tes, la or­ga­ni­za­ción es un tra­ba­jo en sí, y si tú ya tie­nes uno, los pen­dien­tes co­men­za­rán a des­bor­dar por to­das par­tes, aña­dien­do preo­cu­pa­cio­nes ex­tra a tu vi­da que son evi­ta­bles. Co­néc­ta­te con tu pro­me­ti­do. En­tre tan­to es­trés y emo­ción, a ve­ces, es fá­cil ol­vi­dar que es una

eta­pa de ce­le­bra­ción y no de preo­cu­pa­ción, la ex­per­ta nos re­co­mien­da li­be­rar los ma­los sen­ti­mien­tos a tra­vés del se­xo: “es una ac­ti­vi­dad fí­si­ca que te acer­ca con tu fu­tu­ro es­po­so, que­ma ca­lo­rías, te da ener­gía, eli­mi­na el es­trés… es un com­bo po­de­ro­so lleno de ven­ta­jas”, ase­gu­ra Or­tiz.

Men­te cla­ra y dis­pues­ta

La par­te más fuer­te de nues­tro cuer­po es la ca­be­za. Me­di­ta­ción. No tie­nes que ser una ex­per­ta en la ma­te­ria, to­ma cin­co mi­nu­tos de tu día, en la no­che o en la ma­ña­na, pa­ra es­tar con­ti­go. Ais­la­da de to­dos los rui­dos y con­tac­to con el mun­do (den­tro de lo po­si­ble), cie­rra los ojos y res­pi­ra pro­fun­do, tra­ta de po­ner tu men­te en blan­co. Al prin­ci­pio ese “blan­co” se lle­na­rá con pen­dien­tes nup­cia­les, pe­ro en­tre más practiques más fá­cil se­rá eva­dir­los. Cuan­do ter­mi­nes ve­rás to­do de una ma­ne­ra di­fe­ren­te. Des­pier­ta tus sen­ti­dos. La ilu­mi­na­ción sua­ve tie­ne el po­der de re­la­jar la men­te, cuan­do sien­tas que has te­ni­do un día es­tre­san­te, en­cien­de al­gu­nas ve­las aro­má­ti­cas y re­lá­ja­te es­cu­chan­do mú­si­ca o to­man­do un ba­ño. Las esen­cias que más ayu­dan a es­ta­bi­li­zar­te son la la­van­da, la man­za­ni­lla y el jaz­mín. Tam­bién pue­des im­preg­nar una man­ta con ellas y lle­var­la en una bol­sa de plás­ti­co en tu bol­sa, por si aca­so ne­ce­si­tas in­ha­lar fuer­te­men­te y con­tar has­ta 10. Alé­ja­te del pro­ble­ma. Si tu sue­gra te es­tá ha­cien­do la vi­da di­fí­cil por­que no en­tien­de que la decisión de te­ner da­mas co­lor men­ta es tu­ya y no su­ya, da dos pa­sos atrás, li­te­ral­men­te. “Cuan­do te en­cuen­tres en una si­tua­ción irri­tan­te en la que no pue­des ac­tuar co­mo qui­sie­ras por el bien ma­yor, alé­ja­te de ahí”, su­gie­re Or­tiz, “ve al ba­ño, lá­va­te las ma­nos o la ca­ra, lla­ma a una ami­ga por te­lé­fono… des­co­néc­ta­te del mo­men­to y em­pie­za de nue­vo. Se­rá más fá­cil en­trar otra vez al rue­do”. Haz lis­tas de to­do. Es­tá com­pro­ba­do que el ce­re­bro no se re­la­ja co­mo de­bie­ra du­ran­te la no­che si sien­te que le que­dó al­gún pen­dien­te du­ran­te el día, pa­ra que no te es­tre­ses por asun­tos que no pue­des so­lu­cio­nar en ple­na ma­dru­ga­da, la psi­có­lo­ga re­co­mien­da ano­tar to­do en un pa­pel, cual­quier co­sa que se te ocu­rra o quie­ras re­cor­dar des­pués, así tu ce­re­bro sa­brá que no hay ma­ne­ra de que lo ol­vi­des y po­drá dor­mir en paz. Cor­ta el tiem­po de re­des so­cia­les. Com­pa­rar los avan­ces de tu die­ta con el cuer­po de tu ami­ga que es­tá de va­ca­cio­nes en la pla­ya no es bue­na idea, tam­po­co ron­dar por Ins­ta­gram pen­sa­do que Lau­ren Con­rad tu­vo una bo­da co­mo la que tú qui­sie­ras pe­ro se­ría muy cos­to­sa… “re­ci­bir es­te ex­ce­so de información pue­de ha­cer sur­gir in­se­gu­ri­da­des en ti. Las re­des son el lu­gar per­fec­to pa­ra la com­pa­ra­ción, así

que pue­des pres­cin­dir de esa pre­sión, so­bre to­do en es­te mo­men­to”, di­ce Or­tiz. Que tu tiem­po en In­ter­net sea só­lo pa­ra bus­car ins­pi­ra­ción.

¿ Tie­nes sín­to­mas de Bri­de­zi­lla?

Pon aten­ción a es­tos fo­cos ro­jos que po­drían in­di­car que tu “yo” mons­truo­so es­tá a la vuel­ta de la es­qui­na y cam­bia de ac­ti­tud. Los de­ta­lles te im­por­tan de­ma­sia­do. Nun­ca an­tes te ha­bía es­tre­sa­do la di­fe­ren­cia en­tre el mal­va y el vio­le­ta, pe­ro has em­pe­za­do a dar­le pe­so a asun­tos di­mi­nu­tos y te mo­les­ta que no to­do sea exac­ta­men­te co­mo lo ima­gi­nas­te. Te im­por­ta más la ima­gen que los sen­ti­mien­tos. De­tes­tas el ves­ti­do que se va a po­ner tu her­ma­na, tan­to que se lo di­rás aun­que a ella le en­can­te y ha­ya pa­ga­do mu­cho por él. No im­por­ta lo que ella pien­se, lo que cuen­ta es que tus fo­tos se vean per­fec­tas. No es­tás dis­pues­ta a sa­cri­fi­car na­da. Ya tie­nes una vi­sión de có­mo quie­res que sea to­da la ce­re­mo­nia y la fies­ta y no quie­res ha­cer nin­gún cam­bio, es­tás em­pe­ña­da en que to­do sal­ga de acuer­do con el plan, cues­te lo que cues­te. Tu me­jor ami­ga es­tá em­ba­ra­za­da, as­cen­die­ron a tu her­mano en el tra­ba­jo o tu ami­go aca­ba de cor­tar con su no­via de 10 años… na­da de es­to me­re­ce tu aten­ción más que tu bo­da, así que lo de­jas pa­ra des­pués. Tu no­vio pue­de te­ner opi­nio­nes vá­li­das, co­mo no in­ver­tir de­ma­sia­do en los man­te­les pa­ra gas­tar más en la lu­na de miel, pe­ro tú es­tás con­ven­ci­da de que el pre­cio va­le la pe­na y es­tás em­pe­ña­da en ha­cer tu vo­lun­tad, al fin y al ca­bo es tu día.

Pue­de que to­do ha­ya co­men­za­do bien, pe­ro aho­ra te das cuen­ta de que tu bo­da nun­ca se­rá tan bo­ni­ta co­mo la te­nías en men­te, de­bi­do al di­ne­ro, a la tem­po­ra­da o por lo que sea… na­da te en­can­ta.

¡ Im­por­tan­te! Si­gan sien­do no­vios

Con los mil pen­dien­tes que les que­dan por arre­glar an­tes de la bo­da, mu­chas pa­re­jas ol­vi­dan el ro­man­ce, lo cual des­gas­ta de ma­ne­ra im­por­tan­te la re­la­ción que es­tá a pun­to de tor­nar­se un com­pro­mi­so de por vi­da. Es así co­mo sur­gen las du­das acer­ca de si se es­tá to­man­do el pa­so co­rrec­to, y no es el mo­vi­mien­to más sabio. Pa­ra evi­tar es­to, la ex­per­ta en re­la­cio­nes pro­po­ne: “re­cuer­den se­guir sa­lien­do a ce­nar, al ci­ne, es­ca­par­se el fin de se­ma­na a al­gún lu­gar lin­do… se­guir enamo­ran­do al otro. De es­ta ma­ne­ra no apa­re­ce­rá tan fá­cil­men­te el mie­do al com­pro­mi­so”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.