No­so­tras QUE NOS QUE­RE­MOS TAN­TO

Vanidades novias (México) - - RELACIONES -

Tu bo­da da­rá una vuel­ta de tuer­ca a la re­la­ción con tu ma­dre. Cuan­do des el sí, en­tra­rás a las li­gas ma­yo­res y, en un pun­to, se con­ver­ti­rán en igua­les. En­ton­ces em­pe­za­rán una nue­va eta­pa. Por Ma­ri­cruz Pi­ne­da Sán­chez

In­ter­mi­na­bles prue­bas de tu ves­ti­do, coor­di­nar las con­tra­ta­cio­nes, de­ci­dir en torno al te­ma de la ce­re­mo­nia, che­car las in­vi­ta­cio­nes, ele­gir el me­nú y mil co­sas más. Tu bo­da es un gran acon­te­ci­mien­to y en la vo­rá­gi­ne de los pre­pa­ra­ti­vos, la pre­sen­cia de tu ma­dre es cla­ve. Pe­ro ella no só­lo es­tá ahí pa­ra echar­te la mano y atem­pe­rar­te el ner­vio. Ya sea apo­yán­do­te más allá de los lí­mi­tes y los ca­pri­chos. O, a ve­ces, con­fron­tán­do­te y re­tán­do­te has­ta lle­var­te a te­rre­nos muy mo­ve­di­zos. En es­tos mo­men­tos su re­la­ción atra­ve­sa­rá por mu­chos es­ta­dos de áni­mo y desata­rá to­do ti­po de sen­ti­mien­tos y si­tua­cio­nes. Pue­de que por mo­men­tos se amen has­ta la lo­cu­ra, pe­ro en otros hay el ries­go de sen­tir­se in­jus­ta­men­te tra­ta­das, in­com­pren­di­das y de­cep­cio­na­das una de la otra. To­do es­to es nor­mal. For­ma par­te de un pro­ce­so que no se ve y del que no se es­tá cons­cien­te, pe­ro del que hay que ha­blar. La ver­dad es que se avecina un gran cam­bio en la re­la­ción. Al ca­sar­te am­bas es­ta­rán en un es­ta­tus si­mi­lar y ya co­mo mu­je­res ca­sa­das, la in­ter­ac­ción se­rá dis­tin­ta.

PRO­CE­SO IN­TERNO

Es­te es un cam­bio que trae­rá apa­re­ja­das mu­chas opor­tu­ni­da­des pa­ra va­lo­rar­se y dis­fru­tar­se mu­tua­men­te. La nue­va si­tua­ción les per­mi­ti­rá ver­se de un mo­do dis­tin­to: con más cer­ca­nía y com­pren­sión. Las ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias de es­te ci­clo, ha­ce muy di­fí­cil que las co­sas pu­die­ran ir a me­nos. Al con­tra­rio, si el víncu­lo en­tre us­te­des es com­pli­ca­do, es po­si­ble que me­jo­re. Si es bueno, es muy pro­ba­ble que se tor­ne ma­ra­vi­llo­so. A ni­vel in­terno es­tán ocu­rrien­do pro­ce­sos muy fuer­tes y pro­fun­dos en am­bas par­tes. Hay sen­ti­mien­tos encontrados por aco­mo­dar, sur­gen los re­cuer­dos en­tra­ña­bles, las re­fle­xio­nes so­bre la vi­da, la año­ran­za por lo que ya no es­tá, la ne­ce­si­dad de re­plan­tear me­tas y adap­tar­se a nue­vas ru­ti­nas. Hay mie­dos, ¡có­mo no! Pe­ro tam­bién hay fe­li­ci­dad, es­pe­ran­za e ilu­sio­nes a rau­da­les. Es­tás en tu ta­rea de fun­dar tu pro­pia fa­mi­lia y lo quie­res ha­cer so­la y de la me­jor ma­ne­ra, pe­ro te das cuen­ta de que ne­ce­si­tas su guía y con­se­jos. Tu ma­dre te ob­ser­va, te quie­re de­jar ha­cer y, a la vez, se sien­te im­pul­sa­da a res­guar­dar­te. El re­to es que lo­gren ha­llar el pun­to me­dio y cuan­do emer­jan de es­te mo­men­to fun­da­men­tal que es­tán vi­vien­do co­mo mu­je­res en evo­lu­ción, se­rán más sa­bias, se sen­ti­rán con ma­yor ple­ni­tud y ma­du­rez.

POR FIN ADUL­TA

Por mu­cho que ha­yas re­fren­da­do tu con­di­ción de adul­ta ya sea con tus tí­tu­los y lo­gros pro­fe­sio­na­les, con aquel via­je que hi­cis­te en so­li­ta­rio, con tu decisión de ir­te a vi­vir por tu cuen­ta o con las di­ver­sas res­pon­sa­bi­li­da­des que has to­ma­do a lo lar­go del tiem­po, por al­gu­na ra­zón que tie­ne que ver con cues­tio­nes cul­tu­ra­les, só­lo a tra­vés de un acon­te­ci­mien­to tan po­de­ro­so co­mo el ma­tri­mo­nio,

ob­tie­nes el aval de­fi­ni­ti­vo pa­ra ser con­si­de­ra­da y ubi­car­te en otro ni­vel. Pa­re­ce increíble y hay a quie­nes no les agra­da la co­sa. Pe­ro los es­tu­dios en torno a la psi­co­lo­gía de ma­sas nos de­mues­tran que así es. Só­lo has­ta que se for­ma­li­za una unión y es­ta es reconocida so­cial­men­te, quie­nes te ro­dean, in­clui­da tu ma­dre, te ve­rán y tra­ta­rán en for­ma dis­tin­ta. Es por ello que una bo­da re­sul­ta ser una pie­dra de to­que en mu­chos sen­ti­dos. Y aun­que la re­la­ción con tu pro­ge­ni­to­ra siem­pre es­ta­rá atra­ve­sa­da por el ca­ri­ño y el cui­da­do, en las for­mas es­ta vez sí ad­qui­ri­rá ma­ti­ces dis­tin­tos. ¿Re­cuer­das a Sally Field y a Ju­lia Ro­berts en Mag­no­lias de Ace­ro? Im­per­di­ble en la lis­ta de pe­lí­cu­las pa­ra chi­cas, es­ta her­mo­sa cin­ta re­sul­ta muy re­co­men­da­ble pa­ra vol­ver­la a ver aho­ra. Sus per­so­na­jes en­car­nan a la per­fec­ción to­do lo que he- mos plan­tea­do. El re­tra­to de los al­ti­ba­jos por los que pa­sa la re­la­ción de ma­dre e hi­ja des­de que es­ta se ca­sa has­ta que, fi­nal­men­te, gra­cias al la­zo de amor in­des­truc­ti­ble que las une, en­cuen­tran el lu­gar ade­cua­do pa­ra ex­pre­sar­se su res­pe­to, apo­yo y com­pren­sión, es al­go con lo que mu­chas no­vias se sien­ten con­mo­vi­das, iden­ti­fi­ca­das y muy ins­pi­ra­das.

SA­NAR EL VÍNCU­LO

Pe­ro no nos en­ga­ñe­mos. No siem­pre las co­sas son co­lor de ro­sa. Hay re­la­cio­nes de­ma­sia­do es­pi­no­sas, y así co­mo hay ma­dres au­sen­tes exis­ten otras cu­ya pre­sen­cia pue­de lle­gar a re­sul­tar abru­ma­do­ra y has­ta da­ñi­na. La re­la­ción de una ma­dre con su hi­ja es­tá ti­pi­fi­ca­da co­mo una de las más com­ple­jas en­tre aque­llas que es­ta­ble­ce­mos los se­res hu­ma­nos. Pa­ra en­ten­der por qué, bas­ta pen­sar un po­co en el es­ce­na­rio: mu­je­res am­bas, es­tre­cha­men­te vin­cu­la­das, pe­ro con la ne­ce­si­dad de mar­car sus lí­mi­tes, que­rien­do de­fi­nir­se en lo in­di­vi­dual y de­seo­sas de mar­car su in­fluen­cia una en la otra. ¡La co­sa no es pa­ra na­da fá­cil!, y a ve­ces, por mil y un mo­ti­vos, los de­sen­cuen­tros son muy fuer­tes. ‘Pe­ro la ma­dre es la ma­dre y gra­cias a ella te­ne­mos la vi­da’, nos di­ce Bert He­llin­ger. El crea­dor de las Cons­te­la­cio­nes Fa­mi­lia­res, un mé­to­do pa­ra res­tau­rar el or­den, el equi­li­brio y la per­te­nen­cia en nues­tros sis­te­mas de ori­gen, se­ña­la que por muy po­co afec­to que ha­ya­mos re­ci­bi­do de ella, el só­lo he­cho de ha­ber­nos traí­do al mun­do es un re­ga­lo ma­ra­vi­llo­so. Cuan­do lo ve­mos así, po­de­mos sen­tir­nos agra­de­ci­das y, al dar­le su lu­gar, po­de­mos to­mar en el co­ra­zón a lo me­jor de ella: ¡no­so­tras mis­mas! El mo­men­to en que nos pon­dre­mos un po­co en sus za­pa­tos, lue­go de con­ver­tir­nos en mu­je­res ca­sa­das, es el tiem­po ideal pa­ra el per­dón que lle­ve a una re­con­ci­lia­ción, a la acep­ta­ción o a un re­en­cuen­tro. ‘Aún cuan­do

ella no es­té pre­sen­te fí­si­ca­men­te, es po­si­ble sa­nar el víncu­lo cuan­do se tra­ba­ja con el al­ma’, se­ña­la Bert.

GUÍA EMO­CIO­NAL

Otra co­sa in­tere­san­te que afir­man los te­ra­peu­tas, es que los se­res hu­ma­nos en ge­ne­ral nos re­la­cio­na­mos con nues­tras pa­re­jas de una for­ma muy pa­re­ci­da a co­mo lo ha­ce­mos con ma­má. Des­pués de to­do, con ella apren­di­mos la ma­ne­ra de vin­cu­lar­nos emo­cio­nal­men­te con otros, ya que fue la pri­me­ra per­so­na con la que in­ter­ac­tua­mos cuan­do lle­ga­mos a es­te pla­ne­ta. ¿Eres muy afec­tuo­sa, cá­li­da y ex­pre­si­va?, ¿o tal vez lo tu­yo sea un po­co de dis­tan­cia y re­ser­va? Aun­que has ar­ma­do tus pro­pias ver­sio­nes a lo lar­go de tu exis­ten­cia, mu­cho de có­mo eres se lo de­bes a la au­to­ra de tus días. Hay que re­co­no­cer­lo des­de un en­fo­que a tra­vés del cual es­to te sir­va pa­ra co­no­cer­te un po­co más y ha­cer una re­fle­xión en torno a lo que quie­res en tu ma­tri­mo­nio. Lo me­jor es que, a gol­pe de in­tui­ción, du­ran­te el pe­rio­do pre­vio a la bo­da se ac­ti­va una es­pe­cie de an­te­ni­ta que te ha­ce mu­cho más cer­ca­na a es­te te­ma. Obsérvate y des­cu­bri­rás que es­tás mu­cho más re­cep­ti­va, sen­si­ble y reac­ti­va a lo que di­ce y ha­ce tu ma­dre. Hay que en­ten­der lo que es­tá pa­san­do y de­jar­lo fluir. Es­to le per­mi­ti­rá a ella mo­ver­se con un po­co más de li­ber­tad (sin te­ner la es­pa­da de Da­mo­cles de tus reac­cio­nes so­bre la ca­be­za) y con na­tu­ra­li­dad. Y, a ti, ir de­ci­dien­do en torno a aque­llo que quie­ras in­te­grar a tu vi­da pró­xi­ma a es­tre­nar­se o a po­ner los lí­mi­tes a to­do lo que en de­fi­ni­ti­va no te vie­ne na­da bien. Los cam­bios se irán ma­ni­fes­tan­do pau­la­ti­na­men­te y lle­ga­rá el mo­men­to en que, de lo cuan­ti­ta­ti­vo, ha­brán pa­sa­do a lo cua­li­ta­ti­vo y la re­la­ción que has­ta en­ton­ces ha­bían lle­va­do, ya se­rá otra. Y aun­que en es­te pro­ce­so las pie­zas se irán aco­mo­dan­do so­las y po­co a po­co, ello no sig­ni­fi­ca que no po­da­mos dar­le una ayu­da­di­ta. Con ma­yor ra­zón si lo que bus­ca­mos es dis­fru­tar al má­xi­mo nues­tros úl­ti­mos días co­mo ‘la pe­que­ña de ma­má’, dar­le su lu­gar y, so­bre to­do, re­co­no­cer el in­men­so amor que am­bas se pro­fe­san.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.