Sensualidad pa­ra el pa­la­dar

Vanidades novias (México) - - RELACIONES -

El cho­co­la­te y sus po­de­res afro­di­sía­cos.

El ori­gen del cho­co­la­te es cla­ro. Los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les lo des­cu­brie­ron en for­ma de be­bi­da cuan­do se en­con­tra­ron con la cul­tu­ra az­te­ca en Te­noch­titlan. Con­si­de­ra­do un elí­xir, lo lle­va­ron co­mo una de las de­li­cias del Nue­vo Mun­do. Fue jus­to ahí don­de ini­ció el la­zo directo que se le atri­bu­ye al ca­cao con sus pro­pie­da­des afro­di­sía­cas. El mi­to se con­vir­tió en reali­dad y, hoy, nues­tras men­tes lo re­la­cio­nan con el amor y la pa­sión. Las cam­pa­ñas ma­si­vas tam­bién han ayu­da­do en gran par­te a la pro­pa­ga­ción de es­te, ya que una de las pri­me­ras co­sas que de to­das las co­sas que nos vie­nen a la men­te cuan­do pen­sa­mos en re­ga­los pa­ra los enamo­ra­dos, el cho­co­la­te, se con­vier­te en el pro­ta­go­nis­ta. Al­gu­nos cien­tí­fi­cos in­di­can que pro­ba­ble­men­te sean dos de los ac­ti­vos que po­drían in­fluir en los efec­tos que se le atri­bu­yen: por un la­do el trip­tó­fano, un ami­noá­ci­do que ayu­da al pro­ce­so de la fa­bri­ca­ción de la se­ro­to­ni­na, un neu­ro­trans­mi­sor en­car­ga­do de la ex­ci­ta­ción se­xual; y la fe­ni­le­ti­la­mi­na, un neu­ro­trans­mi­sor que se­gre­ga el ce­re­bro cuan­do nos enamo­ra­mos.

¿MI­TO?

La re­vis­ta de Me­di­ci­na Se­xual de Es­ta­dos Uni­dos de Nor­tea­mé­ri­ca, pu­bli­có un es­tu­dio con­du­ci­do en Ita­lia y en­fo­ca­do a las mu­je­res, en el que no en­con­tró di­fe­ren­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas en­tre las que con­su­mían ma­yo­res can­ti­da­des que las que no. Aun­que los re­por­tes se ba­sa­ron en las de­cla­ra­cio­nes de las su­je­tas a la in­ves­ti­ga­ción, los in­ves­ti­ga­do­res lle­ga­ron a la con­clu­sión de que los efec­tos del con­su­mo eran más psi­co­ló­gi­cos que fi­sio­ló­gi­cos.

¿REALI­DAD?

¿Quién no se sien­te me­jor des­pués de una ta­za de cho­co­la­te ca­lien­te? Los días llu­vio­sos pa­re­cen más pla­cen­te­ros; una ca­ja de cho­co­la­tes pue­den con­so­lar a la más des­co­ra­zo­na­da de tus ami­gas; y es­te pue­de ser el re­ga­lo per­fec­to pa­ra el día de San Va­len­tín. So­bre to­do, es una tra­di­ción cu­yos orí­ge­nes se re­mon­tan a los po­bla­do­res me­xi­ca­nos, y que con la fuer­za del sig­ni­fi­ca­do del amor, lle­na­rán de bue­na ener­gía el día más es­pe­cial de tu vi­da. En Mé­xi­co exis­ten mu­chos ne­go­cios que se de­di­can a la pro­duc­ción y ma­nu­fac­tu­ra de es­tas de­li­cias, pe­ro es im­por­tan­te bus­car la bue­na ca­li­dad y una ma­nu­fac­tu­ra ar­te­sa­nal pa­ra apro­ve­char al má­xi­mo el sa­bor de es­te in­gre­dien­te. L’ate­lier du Cho­co­lat es una em­pre­sa na­cio­nal que ma­ne­ja ma­te­rias pri­mas de la me­jor ca­li­dad. Sus dis­tin­tas re­ce­tas han sa­bi­do ga­nar­se el afec­to de los con­su­mi­do­res más exi­gen­tes y hoy pro­duc­tos co­mo la Flo­ren­ti­na, con ba­se de ca­ra­me­lo y al­men­dra se han con­ver­ti­do en clá­si­cos al la­do de los ya fa­mo­sos osos. Sor­pren­de a to­dos el día de tu bo­da con un de­ta­lle gour­met y com­par­te el amor a tra­vés de es­tas pie­zas que pro­vo­ca­rán ex­qui­si­tas sen­sa­cio­nes en el pa­la­dar de tus in­vi­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.