Los hom­bres no po­de­mos ser cre­ti­nos, ne­cios.

Veintitantos - - Eechlli Lcdooi - Por Elías Gil

AA ella tu­ve la ma­la suer­te de co­no­cer­la en un con­cier­to. Unos amigos y yo te­nía­mos ga­nas de ver a una po­pu­lar ban­da de rock me­xi­cano, y un buen día se anun­ció una de sus pre­sen­ta­cio­nes en una bar bas­tan­te po­pu­lar en la Ciu­dad de Mé­xi­co. De in­me­dia­to fui­mos a com­prar bo­le­tos y to­do es­ta­ba arre­gla­do: se­ría una no­che de pe­da en­tre amigos, sin com­pa­ñía fe­me­ni­na in­clui­da ( no­vias, aman­tes o ami­gas). Lle­gó el día de tan es­pe­ra­do even­to y un par de amigos pa­sa­ron por mí. Cuan­do subí al au­to uno ex­cla­mó con ale­gría: “Que­dé de ver­me con una ami­ga allá. Y le di­je que lle­va­ra a sus ami­gas”. Ésa era una ex­ce­len­te no­ti­cia, en reali­dad. Pe­se a que nues­tro acuer­do pre­vio era una “reunión de Toby”, la verdad es que todos los hom­bres desea­mos com­pa­ñía fe­me­ni­na en el 90% de es­tas con­vi­ven­cias “ex­clu­si­va­men­te” mas­cu­li­nas. Siem­pre. un­que en el pri­mer año de la ca­rre­ra de­ci­dí que lo me­jor pa­ra mi sa­lud men­tal, emo­cio­nal y fí­si­ca era dis­fru­tar de una vi­da ple­na y sa­na sien­do sol­te­ro, de vez en cuan­do es inevi­ta­ble que el des­tino le pon­ga un “pe­ro” a es­te ti­po de dis­po­si­cio­nes. A ve­ces, la vi­da — o por lo me­nos en la mía—, te jue­ga bro­mas pe­sa­das, in­clu­si­ve de mal gus­to, y caes di­rec­ti­to en ellas. En mi ter­cer año de uni­ver­si­dad to­do era miel so­bre ho­jue­las: des­pués de dos años com­ple­tos vi­vien­do la vi­da co­mo se de­be ( mu­cha fi es­ta y cam­pe­cha­neo car­nal), co­no­cí a una mu­jer in­creí­ble… que lo echó per­der to­do. Mi im­pe­rio de sa­lud emo­cio­nal su­cum­bió, des­pués de 24 me­ses de di­plo­ma­cia con el gé­ne­ro fe­me­nino, an­te el encanto de una mu­jer. Lle­ga­mos al lu­gar, nos di­ri­gi­mos al bar y los cin­co nos dis­pu­si­mos a pe­dir un shot de te­qui­la pa­ra to­mar va­lor. Nos en­con­tra­mos con las su­so­di­chas cer­ca del es­ce­na­rio, y en cuan­to me pre­sen­ta­ron a es­ta mu­jer de tez blan­ca, ca­be­llo ne­gro la­cio y ojos azu­les… que­dé to­tal y com­ple­ta­men­te en­gan­cha­do con ella. En mi ca­be­za só­lo po­día es­cu­char una lí­nea que se re­pe­tía una y otra y otra vez: “De aquí soy”. Des­pués de una no­che de mu­cho rock, una que otra plá­ti­ca y al­gu­nos tra­gos, le pe­dí su te­lé­fono. No creí que me lo die­ra, pe­ro lo hi­zo. Des­de esa no­che sa­bía que de­bía apli­car­me bien con es­ta mu­jer. En las con­ver­sa­cio­nes que tu­vi­mos lo de­jó muy cla­ro, no le gus­ta­ba tener aven­tu­ras, lo su­yo eran las re­la­cio­nes bien, for­ma­les. En cuan­to lo di­jo su­pe que eso era un gran pro­ble­ma pa­ra mí, pe­ro me gus­tó tan­to que no me im­por­tó. Es­ta mu­jer era de “otra li­ga” y era mi de­ber arries­gar­me. No tu­ve que ha­cer na­da pa­ra co­no­cer­la, me ca­yó de a pe­chi­to y si no lo ha­cía que­da­ría co­mo un es­tú­pi­do. Pues de to­das ma­ne­ras que­dé co­mo un es­tú­pi­do, por­que aun­que hi­ce to­do pa­ra tener una re­la­ción “bien”, al pa­re­cer ella nun­ca qui­so una. Sa­li­mos du­ran­te me­ses, pri­me­ro ca­sual­men­te pa­ra co­no­cer­nos y des­pués con re­gu­la­ri­dad. Nues­tra re­la­ción pa­só de una re­cien­te “amis­tad” a no­ches de se­xo in­creí­ble­men­te bueno. De­ma­sia­do bueno, la verdad. Ella se lle­va­ba muy bien con mis amis­ta­des, yo con las su­yas. Ella se en­ten­día bien con mi fa­mi­lia y yo con la su­ya. Ella se que­da­ba a dor­mir en mi ca­sa y yo en la su­ya. To­tal que un buen día fui­mos a un an­tro con al­gu­nos amigos. A uno de ellos se le ocu­rrió pre­gun­tar­nos cuán­to tiem­po lle­vá­ba­mos jun­tos. Yo res­pon­dí “seis me­ses”, y ella, al mis­mo tiem­po, “Na­da. No so­mos no­vios”. Cuan­do una pregunta de es­ta na­tu­ra­le­za ob­tie­ne dos res­pues­tas que se con­tra­po­nen tan ta­jan­te­men­te, las per­so­nas in­vo­lu­cra­das ter­mi­na­rán ha­cien­do una so­la co­sa y só­lo una: pe­lea­rán… pe­lea­rán has­ta dar­se cuenta que to­do ter­mi­nó. Y eso ocu­rrió con no­so­tros. Esa mis­ma no­che nos apar­ta­mos de nues­tros amigos y ha­bla­mos so­bre qué éra­mos o qué pen­sa­ba ca­da uno que éra­mos. Ella me de­jó muy en cla­ro la in­for­ma­li­dad de nues­tra re­la­ción. “En­ton­ces, ¿ pa­ra qué de­mo­nios ha­bía­mos con­vi­vi­do tan en­tra­ña­ble­men­te du­ran­te seis mal­di­tos me­ses?”, le pre­gun­té. Ella res­pon­dió: “Pues por­que me la pa­so bien con­ti­go”. Nos de­ja­mos de ver a par­tir de ese día. ¿ Qué hom­bre en­tien­de a las mu­je­res? Dos co­sas me que­da­ron cla­ras: si la vi­da de­ci­de ha­cer­te una bro­ma de mal gus­to lo me­jor es no to­már­se­lo tan per­so­nal; y si te la es­tás pa­san­do bien so­lo, lo me­jor es con­ti­nuar así.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.