MA­YO­RÍA DE:

Veintitantos - - News -

ACELOS SIN CON­TROL

Se es­tá pa­san­do de la ra­ya. No es tan­to que se in­tere­se en ti, sino que quie­re con­tro­lar­te. No por es­tar en una re­la­ción pier­des tu li­ber­tad, tu iden­ti­dad o tu pri­va­ci­dad y es aquí don­de se es­tá me­tien­do al que­rer con­tro­lar con quién te lle­vas, con quién ha­blas, có­mo te vis­tes y a dón­de vas. Pon un al­to ur­gen­te­men­te.

B NO­VIO CE­LO­SO

Tu galán te ce­la, pe­ro no es­tá cie­go, ni des­con­fía de ti. Aun­que a ve­ces pue­de ser in­có­mo­do y te ha­ce al­gu­nos dra­mas in­ne­ce­sa­rios, la puer­ta de la co­mu­ni­ca­ción no se ha ce­rra­do. Es­tán en el pun­to en el que hay que pla­ti­car so­bre qué tie­ne de­re­cho y cuán­do de­be de­te­ner­se pa­ra no caer en el ex­ce­so de la po­se­sión.

C CE­LI­TOS RELAX

Que te ha­ga un dra­mi­ta oca­sio­nal es nor­mal – acep­té­mos­lo, tú tam­bién lo has he­cho al­gu­na vez en la vi­da– y de he­cho lo ha­ce por­que le gus­tas y le in­tere­sas, pe­ro no te ha­ce du­dar so­bre que tie­nes su con­fian­za y eso es lo más va­lio­so, pues te de­mues­tra el res­pe­to que te tie­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.