PE­LO­TI­TAS del pla­cer

Las bo­las chi­nas, ben wa o de geis­ha, son las me­jo­res alia­das pa­ra for­ta­le­cer el sue­lo pél­vi­co. Co­mo su nom­bre lo in­di­ca, su his­to­ria co­men­zó en las le­ja­nas tie­rras orien­ta­les...

Veintitantos - - Sexosex- Story -

¡ A GO­ZAR!

No exis­te un da­to exac­to de cuán­do se in­ven­ta­ron, pe­ro se cree que vie­ron la luz en el año 500 a. C. en Ja­pón, eran fa­bri­ca­das con már­mol o ja­de. Las mu­je­res las in­ser­ta­ban en su va­gi­na con el fin de in­cre­men­tar el pla­cer de los hom­bres du­ran­te el se­xo. No obs­tan­te, ellas no­ta­ron que tam­bién au­men­ta­ban sus con­trac­cio­nes va­gi­na­les y co­men­za­ron a uti­li­zar­las pa­ra in­du­cir sus pro­pios or­gas­mos.

LA LE­YEN­DA DI­CE...

Que se po­pu­la­ri­za­ron en la épo­ca feu­dal de Ja­pón, pro­pia­men­te en el pe­rio­do

Mu­ro­ma­chi ( 1336 a 1573), a cau­sa de un em­pe­ra­dor que te­nía un enor­me ape­ti­to se­xual. En su feu­do man­te­nía nu­me­ro­sas con­cu­bi­nas, quie­nes las usa­ban pa­ra es­tar ' pre­pa­ra­das' en el mo­men­to en que él qui­sie­ra te­ner re­la­cio­nes se­xua­les, así no te­nía que es­pe­rar a que las mu­je­res lu­bri­ca­ran. Las geis­has que pres­ta­ban servicios a los mi­li­ta­res tam­bién las uti­li­za­ban pa­ra di­la­tar sus pa­re­des va­gi­na­les y es­tar lis­tas pa­ra sus clien­tes.

¡ CO­MIEN­ZA LA RE­VO­LU­CIÓN PÉLVICA!

En 1948, tras 18 años de in­ves­ti­ga­ción, el gi­ne­có­lo­go ame­ri­cano Ar­nold H. Ke­gel pu­bli­có un es­tu­dio con una se­rie de ru­ti­nas pa­ra ejer­ci­tar los múscu­los pél­vi­cos de las mu­je­res, que tras el par­to su­frían in­con­ti­nen­cia uri­na­ria o pér­di­da de sen­sa­cio­nes en la va­gi­na. Sus ejer­ci­cios se vin­cu­la­ron con las bo­las chi­nas y la co­mu­ni­dad mé­di­ca co­men­zó a re­co­men­dar­las pa­ra pre­ve­nir el en­ve­je­ci­mien­to va­gi­nal.

BIEN­VE­NI­DA AL SI­GLO XXI

Por sus be­ne­fi­cios or­gás­mi­cos, las bo­las chi­nas son par­te del ca­tá­lo­go de las sex shops, pe­ro a raíz de la pu­bli­ca­ción de 50 som­bras de Grey en 2011, su po­pu­la­ri­dad subió co­mo la es­pu­ma, pues en una es­ce­na del li­bro, Grey las usa con Anas­ta­sia. En la ac­tua­li­dad se uti­li­zan pa­ra ju­gue­tear y me­jo­rar el tono mus­cu­lar del pi­so pél­vi­co, con el fin de fa­vo­re­cer or­gas­mos más in­ten­sos, in­cre­men­tar la lu­bri­ca­ción va­gi­nal y ' es­tre­char' la va­gi­na pa­ra que los ga­la­nes sien­tan más pla­cer.

¿ Las me­jo­res mar­cas? Fe­tish, Le­lo y Fun Fac­tory. Si quie­res com­prar unas bus­ca que es­tén he­chas de si­li­co­na y plás­ti­co ABS pa­ra evi­tar aler­gias, si eres prin­ci­pian­te ini­cia con las que pe­san me­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.