¡ No te afe­rres!

Veintitantos - - Contenido -

¿ Ter­mi­nas­te con tu ex ha­ce más de un año y si­gues llo­ran­do por él al es­cu­char su can­ción fa­vo­ri­ta? Es pro­ba­ble que seas miem­bro del club del ape­go. Si quie­res fi­ni­qui­tar tu mem­bre­sía en es­te se­lec­to gru­po, pri­me­ro de­bes co­no­cer las ‘ le­tras chi­qui­tas’ del con­tra­to. ¡ En­té­ra­te! “Es­te sen­ti­mien­to sur­ge por un in­ten­to de­ses­pe­ra­do de lle­nar va­cíos afec­ti­vos con co­sas que no tie­nen sen­ti­do, que atan al pa­sa­do, o bien al fu­tu­ro, y que im­pi­den abrir­se al cam­bio y a la evo­lu­ción es­pi­ri­tual. Un víncu­lo ob­se­si­vo con un ob­je­to, idea o per­so­na se fun­da­men­ta en cua­tro creen­cias fal­sas: que es per­ma­nen­te, que nos va a ha­cer fe­liz, que nos va a dar se­gu­ri­dad to­tal y que lle­na­rá nues­tra vi­da de sen­ti­do”, ex­pli­ca Ro­cío Qui­roz Ja­co­bo, psi­có­lo­ga de Doc­to­ra­lia. Se­gún la ex­per­ta, a la pri­me­ra per­so­na a la que le de­be­mos te­ner amor es a no­so­tras mis­mas. De es­ta for­ma, no bus­ca­re­mos lle­nar hue­cos afec­ti­vos a tra­vés de per­so­nas u ob­je­tos. Es un pro­ce­so li­ga­do al de­sa­rro­llo so­cial, ya que des­de que es­tás chi­qui­ta ne­ce­si­tas de los otros pa­ra po­der cons­truir­lo. En ese sen­ti­do, es ad­qui­ri­do y de­pen­de de la crian­za y el en­torno fa­mi­liar de ca­da in­di­vi­duo pa­ra desa­rro­llar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.