OL­VI­DA LA AC­TI­TUD DE VÍC­TI­MA:

Veintitantos - - Tu Vida -

de­ja de sen­tir lás­ti­ma por ti, mien­tras más te re­pi­tes: “¿ Por qué mi pa­re­ja/ je­fe/ ami­ga

siem­pre me tra­ta mal?”, más les ce­des tu po­der in­te­rior. De­pen­dien­do de la si­tua­ción, cla­ro es­tá, las víc­ti­mas en reali­dad no lo son, di­ga­mos que son cóm­pli­ces de sus pro­pios ma­les. No por na­da di­cen que el peor enemigo es una mis­ma. Cuan­do asu­ma­mos nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad en to­do lo que nos acon­te­ce en una de esas nos da­mos cuen­ta que nos po­de­mos za­far de si­tua­cio­nes tó­xi­cas na­da más di­cien­do: “Ya no quie­ro es­to pa­ra mí”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.