Re­glas cla­ras

ISA­BE­LLE TES­SIER.

Veintitantos - - Tu Vida -

Es bueno te­ner es­pa­cio en la re­la­ción. Sin em­bar­go, de­ma­sia­do oxí­geno pue­de ha­cer que se vuel­van dis­tan­tes y que con el pa­so del tiem­po las co­sas se di­lu­yan. El re­to es lo­grar un equi­li­brio en­tre el tiem­po pa­ra ti, ya sea pa­ra es­tar so­la o sa­lir con tus ami­gas, y el que le de­di­cas a lo su­yo. Pa­ra lo­grar­lo es in­dis­pen­sa­ble que des­de un ini­cio se ha­ble al res­pec­to y se lle­guen a acuer­dos, ya que el res­pe­tar sus tiem­pos y es­pa­cios fun­cio­na siem­pre y cuan­do am­bas par­tes com­par­tan los tér­mi­nos y las as­pi­ra­cio­nes de su re­la­ción. Aquí una guía fa­ci­lí­si­ma pa­ra po­der lle­gar a un acuer­do:

es fun­da­men­tal que te co­noz­cas, qué va con­ti­go y qué no; cuá­les co­sas te fun­cio­nan, cuá­les no; tus gus­tos, ideas e in­tere­ses; tan­to in­di­vi­dua­les co­mo pa­ra tu re­la­ción.

cuan­do sien­tas que tu pa­re­ja se es­tá vol­vien­do muy de­pen­dien­te de ti o de la re­la­ción, sién­ten­se a pla­ti­car so­bre lo que es­tá pa­san­do o, al re­vés, man­tén la men­te abier­ta si él es quien se sien­te so­fo­ca­do; eva­lúen el equi­li­brio en­tre la ca­li­dad de tiem­po pa­ra la pa­re­ja y el tiem­po per­so­nal y vean qué pu­die­ran mo­di­fi­car.

es­to es con el ob­je­ti­vo de lo­grar que sus ac­ti­vi­da­des, si son mu­chas, no se vean afec­ta­das ( es de­cir las ac­ti­vi­da­des per­so­na­les y las de pa­re­ja). Tam­bién pa­ra evi­tar con­fu­sio­nes, mal en­ten­di­dos o si­tua­cio­nes des­agra­da­bles que ge­ne­ren pe­leas, enojos y dis­cu­sio­nes en­tre us­te­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.