In­de­pen­dien­te­men­te enamo­ra­dos

Veintitantos - - Tu Vida -

Cuan­do es­ta­mos enamo­ra­das pue­de pa­re­cer que el tiem­po con esa per­so­na no es su­fi­cien­te, que­re­mos es­tar jun­tos to­do lo po­si­ble, in­clu­so lle­ga­mos a des­cui­dar nues­tras amis­ta­des y afi­cio­nes. Pe­ro al pa­so del tiem­po la ru­ti­na va ga­nan­do te­rreno y es cuan­do el es­pa­cio en­tre am­bos se vuel­ve cla­ve pa­ra man­te­ner una re­la­ción sa­na. Y es que el te­ner una re­la­ción amo­ro­sa no de­be­ría in­ter­fe­rir con nues­tra vi­da dia­ria ni con nues­tros pa­tro­nes de con­vi­ven­cia o iden­ti­dad, sin em­bar­go, an­te la au­sen­cia de es­to, al­gu­nos no­viaz­gos se tor­nan de­man­dan­tes, po­se­si­vos y pro­ble­má­ti­cos. ¿ Por qué las pa­re­jas de­ben te­ner sus ac­ti­vi­da­des a so­las? Aquí te da­mos al­gu­nas ra­zo­nes: man­te­ner tu iden­ti­dad, con la que te sien­tas bien con­ti­go mis­ma, te ayu­da­rá a cul­ti­var no só­lo tus cua­li­da­des y gus­tos co­mo in­di­vi­duo, sino tam­bién en la pa­re­ja. Ten­drás la li­ber­tad de ha­cer lo que amas y que a tu pa­re­ja po­dría cho­car­le, co­mo ir de shop­ping, al spa, a ha­cer­te un ma­ni­cu­re pre­cio­so, etc. con­fiar es una mues­tra de amor, y el amor li­be­ra, no apri­sio­na, ni li­mi­ta. No de­jes que la inseguridad y los ce­los to­men el con­trol.

es sa­lu­da­ble te­ner al­gu­nos in­tere­ses y ac­ti­vi­da­des in­de­pen­dien­tes, ya que es­to les per­mi­ti­rá desa­rro­llar­se, cre­cer co­mo per­so­nas y ver­se con un sen­ti­do re­no­va­do y lis­to pa­ra pla­ti­car y com­par­tir sus ex­pe­rien­cias. Ade­más, les per­mi­ti­rá ex­tra­ñar­se y ayu­dar­se a re­cor­dar el por qué si­guen jun­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.