¿ REÍR EN EL SE­XO? ¡ SÍ, POR FA­VOR!

Veintitantos - - Sexo -

In­de­pen­dien­te­men­te del amor o de la atrac­ción fí­si­ca, exis­ten cier­tos fac­to­res ex­ter­nos que po­co a po­co dis­mi­nu­yen la sa­tis­fac­ción se­xual en la pa­re­ja, y es aquí don­de la risexterapia en­tra en ac­ción.

BE­NE­FI­CIOS

• La mus­cu­la­tu­ra fa­cial se con­trae y en­se­gui­da los la­bios y ojos se hu­me­de­cen. • La piel se vuel­ve mu­cho más sen­si­ble y cual­quier ro­ce con ella pro­vo­ca una ex­plo­sión de pla­cer. • Tu tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral au­men­ta y tus bra­zos, cue­llo, pe­cho y ca­ra se po­nen ro­jos. • Du­ran­te el se­xo pro­vo­ca la liberación de hormonas co­mo la oxi­tó­ci­ca y se­ro­to­ni­na, con las cua­les sen­ti­rás tran­qui­li­dad y fe­li­ci­dad, lo que te ha­rá sen­tir más ex­ci­ta­da. • Reír­te de ti mis­ma cuan­do las co­sas van mal en la ca­ma es la ma­ne­ra de re­for­zar tu per­so­na­li­dad y en­ten­der que los ma­los mo­men­tos exis­ten, pe­ro que se pue­de sa­lir de ellos con una que otra son­ri­sa. No te to­mes to­do tan en se­rio, has­ta en el se­xo nos po­de­mos equi­vo­car y apren­der de ello. • Si ríes de pla­cer, tus pa­re­des va­gi­na­les se con­trae­rán, lo que ayu­da­rá a que la sen­sa­ción de la pe­ne­tra­ción sea mu­cho más pla­cen­te­ra; el pene de tu chi­co to­ca­rá más pun­tos den­tro de tu zo­na ín­ti­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.