AUN­QUE EL PLAN ES CO­NO­CER­SE EN TO­DOS LOS ÁM­BI­TOS DE SUS VI­DAS, HAY TE­MAS QUE SE DE­BEN EVI­TAR, AL ME­NOS EN LA PRI­ME­RA CI­TA.

Veintitantos - - Tu Vida -

don­de al­gún ex de­ba apa­re­cer, pe­ro no se cla­ven en el te­ma.

no es na­da có­mo­do que en su pri­me­ra ci­ta den a co­no­cer to­do su his­to­rial y ex­pe­rien­cias se­xua­les, si la re­la­ción per­du­ra, ya lo irán des­cu­brien­do con el tiem­po.

si es­ta quin­ce­na ape­nas te al­can­za, la pri­me­ra ci­ta no es pa­ra tra­tar te­mas de di­ne­ro.

y le di­ces du­ran­te la con­ver­sa­ción que quie­res te­ner 2 hi­jos y ya has­ta nom­bre les tie­nes, él sal­drá co­rrien­do. Re­cuer­da, aún no lo co­no­ces tan bien co­mo pa­ra sa­ber si quie­re te­ner hi­jos o no al­gún día.

se va­yan a al­gún lu­gar más ín­ti­mo, pe­ro mien­tras ese mo­men­to lle­ga, no ha­blen de se­xo ni de sus po­si­cio­nes se­xua­les fa­vo­ri­tas. Me­jor sor­prén­dan­se el uno al otro ya es­tan­do en la ca­ma.

pro­yec­tos de vi­da, em­pleos y hob­bies, pe­ro si só­lo ha­blas de ti to­do el tiem­po, o vi­ce­ver­sa, te ase­gu­ra­mos que la ci­ta ter­mi­na­rá an­tes de lo pla­nea­do.

pe­ro de­cir “te quie­ro” o “te amo” en la pri­me­ra ci­ta no es lo más opor­tuno. El amor se irá ali­men­tan­do con­for­me pa­ses tiem­po con esa per­so­na, así que es con­ve­nien­te que es­pe­res un po­co an­tes de de­cir esas pa­la­bras.

pe­ro en la me­di­da de lo po­si­ble, evi­ten to­mar co­pas de más, ya que es­tar en es­ta­do in­con­ve­nien­te no les per­mi­ti­rá dis­fru­tar­se ni co­no­cer­se bien. Es me­jor evi­tar ac­ci­den­tes des­agra­da­bles du­ran­te es­ta pri­me­ra vez.

así que aun­que mue­ras por ha­cer­le pre­gun­tas muy per­so­na­les o in­dis­cre­tas, aguán­ta­te. Con el tiem­po y una vez que la con­fian­za ga­ne te­rre­ro po­co a po­co, la res­pues­ta a esos cues­tio­na­mien­tos sal­drá a flo­te. ¡ Sé pa­cien­te!

pe­ro la otra per­so­na no lo sa­be y no ten­dría por qué sa­ber­lo en la pri­me­ra ci­ta. Tal vez, cuan­do el víncu­lo emo­cio­nal es­té más es­tre­cho po­dre­mos com­par­tir­le nues­tros mie­dos e in­se­gu­ri­da­des, pe­ro to­do con cal­ma.

¡ To­dos! Ya sea en el tra­ba­jo, con la fa­mi­lia, con los ami­gos, con el/ la ex o de sa­lud, etc. Así co­mo tú tie­nes tus de­mo­nios, la otra per­so­na tam­bién y po­ner­los so­bre la me­sa en su pri­mer en­cuen­tro po­dría ge­ne­rar ten­sión y de­sen­can­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.