Ope­ra­ción: ¡ tó­quen­se!

¿ Tu pa­re­ja y tú no es­tán sin­cro­ni­za­dos en la ca­ma? El de­seo se­xual en­tre hom­bres y mu­je­res es muy va­ria­ble, ya que ca­da per­so­na res­pon­de se­xual­men­te a es­tí­mu­los di­fe­ren­tes, aquí te ex­pli­ca­mos to­do.

Veintitantos - - Contenido -

Co­mún­men­te cuan­do exis­te un gus­to e in­te­rés re­cí­pro­co en una pa­re­ja es­to trae con­si­go una vi­da se­xual sa­tis­fac­to­ria y fe­liz, lo que ha­ce que tu re­la­ción en ge­ne­ral va­ya vien­to en po­pa. Con­for­me pa­sa el tiem­po, to­do pa­re­ce mar­char bien; com­par­ten, ha­cen co­sas nue­vas, con­vi­ven con ami­gos y fa­mi­lia, se apo­yan en sus pro­yec­tos, pe­ro, ¿ qué ocu­rre cuan­do lle­gan a la al­co­ba y los pro­ble­mas ace­chan su ca­ma? Nos re­fe­ri­mos al mo­men­to en que la fal­ta de de­seo se­xual por par­te de uno de los dos se ha­ce pre­sen­te. Y no ne­ce­sa­ria­men­te tie­ne que ver con el amor o los sen­ti­mien­tos que ten­gas por tu pa­re­ja, sino que si esa com­pli­ci­dad y sin­cro­nía se­xual se di­fu­mi­na has­ta des­apa­re­cer, por lo re­gu­lar, las re­la­cio­nes tien­den a fra­ca­sar. Pa­ra es­to am­bos de­ben to­mar me­di­das pa­ra res­ca­tar su re­la­ción y sus ga­nas. Si­gue le­yen­do y ten­drás las ar­mas ne­ce­sa­rias pa­ra ata­car a es­te enemi­go se­xual de una vez por to­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.