10 man­da­mien­tos del fuck buddy

Acep­té­mos­lo, hay ve­ces que ne­ce­si­ta­mos dis­fru­tar de nues­tra sol­te­ría; sin un no­vio que nos re­cla­me o nos ce­le; sin em­bar­go, co­mo bue­nas sex­per­tas, ¡ que­re­mos se­guir te­nien­do se­xo del bueno!

Veintitantos - - Contenido -

Aho­ra, ima­gi­na te­ner un hom­bre que co­la­bo­re se­xual­men­te con­ti­go sin com­pro­mi­so al­guno. Con quien ten­gas una re­la­ción abier­ta, que no te re­cla­me por sa­lir con tus ami­gos u ol­vi­dar sus aniver­sa­rios… un ami­go con de­re­chos, sí, un fuck buddy. Es­te ti­po de re­la­cio­nes te per­mi­te dis­fru­tar de tu se­xua­li­dad sin sen­tir­te es­tre­sa­da o com­pro­me­ti­da con al­guien, así que si es­tás en un mo­men­to de tu vi­da don­de ne­ce­si­tes en­fo­car­te en otras áreas co­mo el tra­ba­jo, tu fa­mi­lia o ami­gos, ¡ atré­ve­te a pro­bar­lo!

1 SEXY SE­RÁ…

De­be ser­lo, ade­más de muy atrac­ti­vo; de buen cuer­po y que a ti te gus­te. Lo im­por­tan­te es que te ‘ lle­ne el ojo’. Re­cuer­da que to­das te­ne­mos gus­tos ex­tre­ma­da­men­te di­fe­ren­tes, pe­ro si tie­nes la opor­tu­ni­dad de en­ta­blar re­la­ción con al­guien con cuer­po de im­pac­to, ¡ apro­vé­cha­lo! Ade­más, si es un chi­co de gym, es pro­ba­ble que ten­ga mu­cha más con­di­ción a la hora de es­tar en un en­cuen­tro pa­sio­nal.

2 DE­BE SER SOL­TE­RO

No pue­de te­ner una re­la­ción for­mal o una ‘ ami­ga con de­re­chos’ que no seas tú; mu­cho me­nos es­tar com­pro­me­ti­do o ca­sa­do. Si es­to lle­ga­ra a pa­sar, es­ta­ría­mos ha­blan­do de una in­fi­de­li­dad, y te­ner un fuck buddy no de­be es­tar mez­cla­do con es­te ti­po de re­la­cio­nes, pues só­lo ele­va­ría el es­trés y cul­pa­bi­li­dad por par­te de am­bos y NO es la idea.

3 SEXPERTO

Sa­ber el Ka­ma­su­tra de ini­cio a fin. Atre­vi­do y abier­to a ex­plo­rar cosas di­fe­ren­tes en ca­da en­cuen­tro se­xual. Ex­tro­ver­ti­do al 100% ba­jo las sá­ba­nas y que quie­ra pro­bar sin te­mor al­guno los me­jo­res or­gas­mos de su vi­da. Porno, juguetes se­xua­les, po­si­cio­nes ex­tre­mas… ¡ y lo más hot que se les ocu­rra! De­be es­tar pre­pa­ra­do pa­ra mu­chas no­ches de pa­sión ex­tre­ma.

4 NA­DA DE AMI­GOS

No de­ben te­ner nin­gún la­zo de amis­tad pre­vio, pues de es­ta ma­ne­ra es­tán vul­ne­ra­bles a in­vo­lu­crar sus sen­ti­mien­tos, o peor aún, se ex­po­nen a per­der ese sen­ti­mien­to de her­man­dad en un fu­tu­ro. Es­te ti­po de re­la­ción la pue­des en­con­trar en el chi­co que co­no­cis­te en el bar, o en el ami­go que te pre­sen­ta­ron en aque­lla fies­ta.

5 NO CELARÁS

Só­lo se de­ben ‘ por­tar mal’ pa­ra pa­sar­la muuuy bien. Así que si te das cuen­ta de que se es­tá men­sa­jean­do con una ami­ga, o sa­le con sus ami­gos el fin de se­ma­na, ¡ na­da de re­cla­mar! Re­cuer­da que tú pue­des ha­cer lo mis­mo sin re­ci­bir una es­ce­na de ce­los. ¿ No amas las ven­ta­jas?

6 NO DE­JA­RÁN PRUE­BA AL­GU­NA

Ol­vi­den los men­sa­jes hot, las fo­tos can­den­tes o el cy­ber­sex. No de­ben de­jar nin­gún ras­tro de su re­la­ción. De­ben ser muy re­ser­va­dos tan­to en re­des so­cia­les co­mo en los lu­ga­res que lle­guen a ver­se. ¡ Así que to­ma no­ta! En es­te ca­so, los ca­ba­lle­ros no tie­nen me­mo­ria y las da­mas tam­po­co…

7 SIN GLO­BI­TO NO HAY FIES­TA

El he­cho de que du­ran­te es­ta eta­pa sean el uno pa­ra el otro, no quie­re de­cir que ten­drán se­xo sin pro­tec­ción, así que no bas­ta­rá con que to­mes pas­ti­llas an­ti­con­cep­ti­vas o uti­li­ces al­gún mé­to­do hor­mo­nal co­mo el DIU. El con­dón es el an­ti­con­cep­ti­vo de ba­rre­ra al que de­bes re­cu­rrir.

8 NO RECLAMARÁS

Si no pue­de ver­te el día acor­da­do por­que tu­vo un com­pro­mi­so per­so­nal o una jun­ta de tra­ba­jo… res­pi­ra. Si tu­vo la cor­dia­li­dad de avi­sar­te con tiem­po, ¡ no pa­sa na­da! Ten­drán otros días pa­ra pla­near es­te mo­men­to ar­dien­te. Evi­ta a to­da cos­ta la fric­ción que pue­da oca­sio­nar un re­cla­mo de es­te ti­po. La idea es que am­bos se sien­tan li­bres de pre­sión.

9 NO INVOLUCRARÁS SEN­TI­MIEN­TOS

Pue­de lle­gar a ser di­fí­cil, pues a fi­nal de cuen­tas la con­vi­ven­cia es el pri­mer pa­so pa­ra co­men­zar cual­quier ti­po de re­la­ción, por ello de­ben es­ta­ble­cer re­glas des­de un prin­ci­pio co­mo no en­viar­se men­sa­jes amorosos, no pen­sar en un ‘ fu­tu­ro jun­tos’; y prohi­bi­do con­tac­tar­se pa­ra ci­tas ro­mán­ti­cas co­mo sa­lir a ce­nar, ir al ci­ne o a to­mar al­gún drink.

10 NO CO­NO­CE­RÁS A SUS FA­MI­LIA­RES

Ni a sus ami­gos. En es­te ti­po de re­la­ción no de­be in­vo­lu­crar­se nin­gún co­no­ci­do, de lo con­tra­rio po­dría tor­nar­se a una re­la­ción con­flic­ti­va y ex­tra­ña cau­san­do du­das en­tre las per­so­nas cer­ca­nas a us­te­des. ¿ Ima­gi­nas pre­sen­tar­le a tu ma­má a tu ‘ ami­go con de­re­chos’? ¡ Qué cla­se de ex­pli­ca­ción ten­drías que dar­le! RE­CUER­DA SE­GUIR CA­DA UNO DE LOS 10 MAN­DA­MIEN­TOS PA­RA QUE TU RE­LA­CIÓN SEA 100% EXI­TO­SA Y TE QUEDES CON UN DE­LI­CIO­SO SA­BOR DE BO­CA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.