¿ Por qué pa­sa esto?

Veintitantos - - Tu Vida -

El es­ta­do de re­la­ja­ción que te brin­da la me­di­ta­ción dis­mi­nu­ye el im­pul­so ener­gé­ti­co del sis­te­ma ner­vio­so, en vez de im­pul­sar­lo aún más. Esto ha­ce que sea más dis­ci­pli­na­do, y que por con­si­guien­te te sea más fá­cil pa­ra li­be­rar la ten­sión acu­mu­la­da. La me­di­ta­ción te pro­por­cio­na ener­gía y te ha­ce más pro­duc­ti­va, pe­ro sin pro­vo­car una des­car­ga de adre­na­li­na. Me­di­tar du­ran­te 20 minutos equi­va­le a tomar una sies­ta de una ho­ra y me­dia, pe­ro sin pa­de­cer la fa­mo­sa ‘ re­sa­ca del sue­ño’. No te sen­ti­rás can­sa­da, sino que, al con­tra­rio, te sen­ti­rás re­no­va­da, más des­pier­ta y más cons­cien­te ya que la me­di­ta­ción le pro­vee­rá a tu cuer­po un des­can­so que es de 2 a 5 ve­ces más pro­fun­do que el sue­ño mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.