So­mos cí­cli­cas ¡ y tam­bién lu­ná­ti­cas!

No eres tú, no son las hor­mo­nas, tal vez es la Lu­na la que ge­ne­ra ese re­mo­lino de emo­cio­nes ca­da que te ba­ja.

Veintitantos - - VEINTITANTOS -

Des­de pe­que­ñas nos en­se­ña­ron que du­ran­te la mens­trua­ción las mu­je­res ten­de­mos a es­tar irri­ta­bles, emo­cio­na­les y más sen­si­bles de lo nor­mal, has­ta es mo­ti­vo de bur­la por par­te de mu­chas per­so­nas. Se tie­ne la idea de que nues­tro pe­río­do tie­ne só­lo una ra­zón de ser: mo­les­tar­nos, pe­ro es­to es­tá muy ale­ja­do de la reali­dad, pues nues­tro ci­clo mens­trual es una he­rra­mien­ta na­tu­ral de au­to­co­no­ci­mien­to

Co­ne­xión fue­ra de es­te mun­do

La Lu­na es el as­tro más cer­cano a la Tie­rra, por lo tan­to, los po­de­res má­gi­cos y mis­te­rio­sos que se le atri­bu­yen in­flu­yen de ma­ne­ra im­por­tan­te so­bre nues­tro pla­ne­ta y los que vi­vi­mos en él. Por ejem­plo, con su fuer­za de gra­ve­dad di­ri­ge las ma­reas, ri­ge el com­por­ta­mien­to de al­gu­nos ani­ma­les, per­mi­te las va­ria­cio­nes de la luz del sol, el pa­so de las es­ta­cio­nes, la es­ta­bi­li­dad del cli­ma, y por lo tan­to el ci­clo de la vi­da. Ade­más de in­fluir en la na­tu­ra­le­za, tam­bién lo ha­ce en el es­ta­do de áni­mo de los se­res hu­ma­nos; unos tal vez sean más re­cep­ti­vos que otros, pe­ro el po­der de es­te as­tro so­bre nues­tra ener­gía, sen­ti­mien­tos y emo­cio­nes es la­ten­te. Di­chos efec­tos re­per­cu­ten más en las mu­je­res - pues es bien sa­bi­do que so­mos más re­cep­ti­vas que los hom­bres- y en su ci­clo mens­trual. ¿ Al­gu­na vez te ha­bías pues­to a pen­sar en la in­fluen­cia de las fa­ses de la Lu­na en tu mens­trua­ción? Ex­per­tos en gi­ne­co­lo­gía y an­tro­po­lo­gía han es­tu­dia­do por mu­cho tiem­po es­te po­de­ro­so fe­nó­meno y gra­cias a es­to se han po­di­do des­cu­brir más a fon­do las coin­ci­den­cias en­tre las fa­ses lu­na­res y los ci­clos mens­trua­les.

EL SIS­TE­MA RE­PRO­DUC­TOR FE­ME­NINO FUN­CIO­NA GRA­CIAS A LA AC­CIÓN DE 2 HOR­MO­NAS: LOS ES­TRÓ­GE­NOS Y LA PROGESTERONA, és­tas se en­car­gan de re­par­tir las gra­sas en el cuer­po, re­gu­lar la ovu­la­ción, man­te­ner el de­seo se­xual y la ca­pa­ci­dad que tie­ne tu or­ga­nis­mo de ser fe­cun­da­do pa­ra dar pa­so a la ma­ter­ni­dad. Sí, las hor­mo­nas son cul­pa­bles, en par­te, de mu­chos sín­to­mas pe­ro, ¿ y la otra par­te? Es aquí don­de la Lu­na y sus fa­ses sa­len a re­lu­cir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.