Mu­je­res reuni­das, mu­je­res sa­nan­do

¿ Ha­bías es­cu­cha­do ha­blar de los Círcu­los de Mu­je­res? ¿ No? Pues di­ga­mos que se tra­ta de una te­ra­pia gru­pal que pue­de ayu­dar­te a re­co­no­cer­te en las de­más, es co­mo una girls night muy sa­na­do­ra. Te in­vi­to a que los co­noz­cas y, por qué no, a unir­te a uno.

Veintitantos - - TU VIDA AUTOESTIMA -

An­ces­tral­men­te las per­so­nas se reunían en círcu­lo pa­ra tra­tar las pro­ble­má­ti­cas de sus co­mu­ni­da­des o sim­ple­men­te pa­ra pla­ti­car, ésa es la pro­pues­ta de los Círcu­los de Mu­je­res, que nos reuna­mos pa­ra hon­rar nues­tra ener­gía fe­me­ni­na ( la re­cep­ti­va y amo­ro­sa), asi­mi­lar­la pa­ra que des­pués la po­da­mos re­par­tir por el mun­do. An­te­rior­men­te a es­tos mis­mos Círcu­los, por mie­do o des­co­no­ci­mien­to, las per­so­nas co­men­za­ron a lla­mar­los aque­la­rres o reunio­nes de bru­jas, aso­cia­ban el po­der de nues­tra ener­gía con al­go mal­va­do sim­ple­men­te por­que tal vez no com­pren­dían có­mo un gru­po de mu­je­res po­día ge­ne­rar mo­vi­mien­tos, es de­cir, cam­bios de ac­ti­tu­des en las per­so­nas. No hay na­da de he­chi­ce­ría de­trás, más que la teo­ría que di­ce que cuan­do un nú­me­ro con­si­de­ra­ble de per­so­nas cam­bia de mo­do de pen­sar y de com­por­tar­se, los que es­tán a su al­re­de­dor tam­bién lo ha­cen.

“Si hay mu­je­res que apren­den unas de otras, las creen­cias y la ma­ne­ra de có­mo se ha­cen las co­sas pue­den cam­biar”, El mi­llo­né­si­mo Círcu­lo, Jean Si­no­da Bolen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.