De las pi­ja­ma­das a las reunio­nes

Veintitantos - - TU VIDA AUTOESTIMA -

Co­mo mu­je­res nues­tra ma­ne­ra de pro­ce­sar las co­sas es ha­blan­do de ellas, es así co­mo in­tui­ti­va­men­te ha­cía­mos Círcu­los de Mu­je­res des­de la in­fan­cia y ado­les­cen­cia, se lla­ma­ban ' pi­ja­ma­das' y eran bá­si­ca­men­te es­te es­pa­cio en el que nos jun­tá­ba­mos a com­par­tir, con­vi­vir, abrir nues­tros co­ra­zo­nes y ex­po­ner nues­tras an­gus­tias. Des­pués cre­ci­mos pa­ra for­mar par­te de un mun­do li­neal don­de los ci­clos no tie­nen es­pa­cio, em­pe­za­mos a tra­ba­jar, a te­ner jun­tas, pa­re­jas, fa­mi­lias y en al­gún pun­to jun­tar­se con las ami­gas se vol­vió más bien es­te ri­tual don­de nos que­ja­mos de nues­tras vi­das, cri­ti­ca­mos la fal­da de la que se aca­ba de pa­rar al ba­ño y le de­ci­mos a la otra qué tie­ne que ha­cer con su vi­da. ¿ En qué mo­men­to de­jó de ser un lu­gar se­gu­ro? De al­gu­na ma­ne­ra ol­vi­da­mos có­mo re­la­cio­nar­nos en­tre no­so­tras y por eso de­be­mos re­to­mar los an­ces­tra­les Círcu­los de Mu­je­res. A lo me­jor no tie­nes idea de lo que ha­blo, por eso si­gue le­yen­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.