En Mé­xi­co

Viajero - - CONTENIDO -

Ex­pe­ri­men­ta co­mo nun­ca an­tes los rin­co­nes del Mun­do Ma­ya con Cat­her­wood Tra­vels

Ase­so­ra­do por los ex­per­tos de Cat­her­wood Tra­vels, di­se­ña el via­je de tus sue­ños en Yu­ca­tán, la tierra de los ma­yas. Es­ta ex­clu­si­va agen­cia de via­jes te pro­vee­rá de to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra vi­vir inol­vi­da­bles aven­tu­ras per­so­na­li­za­das en si­tios ar­queo­ló­gi­cos, pla­zas co­lo­nia­les, en el apa­ci­ble trans­cu­rrir de la vi­da de los ma­yas o en aven­tu­ras in­tros­pec­ti­vas, cu­li­na­rias y de re­la­ja­ción y me­di­ta­ción.

Con la ins­pi­ra­ción de via­je­ros co­mo Step­hens y Cat­her­wood, el amor, res­pe­to y pa­sión que hay por es­ta tierra y la cultura ma­ya, y la guía de ex­per­tos y es­pe­cia­lis­tas ca­li­fi­ca­dos, di­se­ña­ron es­ta ex­pe­rien­cia de cua­tro días, ideal pa­ra dis­fru­tar en pa­re­ja, pa­ra que el via­je­ro sien­ta, en­tien­da, dis­fru­te, des­can­se y sue­ñe con vol­ver. Primero, te aden­tra­rás al rit­mo y for­ma de vi­da de la co­mu­ni­dad de San­ta Ro­sa, don­de apren­de­rás so­bre la fa­bri­ca­ción de ta­pe­tes, una téc­ni­ca que se con­si­de­ra­ba per­di­da.

Ex­plo­ra los rin­co­nes de di­fí­cil ac­ce­so de la pe­nín­su­la de Yu­ca­tán, cru­za las puer­tas de los ho­ga­res que la gen­te lo­cal te abri­rá con gus­to y co­no­ce el Mun­do Ma­ya a tra­vés de his­to­ria­do­res y ar­queó­lo­gos es­pe­cia­li­za­dos. Cat­her­wood Tra­vels te ofre­ce to­do es­to en el edén del su­r­es­te me­xi­cano

Tam­bién via­ja­rás a tra­vés de los si­glos pa­ra co­no­cer dos de los mo­men­tos de ma­yor es­plen­dor en la his­to­ria de Yu­ca­tán: el mun­do prehis­pá­ni­co en Ek Ba­lam y Dzi­bil­chal­tún, im­por­tan­te cen­tro ce­re­mo­nial ma­ya, y el Por­fi­ria­to en Mé­ri­da, la sun­tuo­sa ca­pi­tal del es­ta­do, eri­gi­da so­bre las hue­llas de la an­ti­gua ciu­dad ma­ya, T’ho.

Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas de las ex­pe­di­cio­nes de Cat­her­wood Tra­vels es que son per­so­na­li­za­das e irre­pe­ti­bles, con un to­que de ex­clu­si­vi­dad. Go­za del ac­ce­so a vi­llas, ha­cien­das y ce­no­tes pri­va­dos, ex­ca­va­cio­nes ar­queo­ló­gi­cas y gen­te que abre las puer­tas de sus ho­ga­res y ta­lle­res. En es­te ca­so, po­drás su­mer­gir­te en las aguas pri­vi­le­gia­das del ce­no­te Xchen y la Ha­cien­da Ta­cu­ba­ya.

Día 1 En las en­tra­ñas de la co­mu­ni­dad

Pa­ra te­ner un en­cuen­tro con las cos­tum­bres de la co­mu­ni­dad ma­ya, vi­si­ta­rás la lo­ca­li­dad de San­ta Ro­sa. La pri­me­ra pa­ra­da

es el jar­dín bo­tá­ni­co de la ha­cien­da, que en otros tiem­pos fue una huer­ta. Don Víctor, na­ti­vo de la zo­na, re­ci­be al vi­si­tan­te pa­ra guiar­lo en es­ta suer­te de mu­seo ver­de de una hec­tá­rea con más de 239 es­pe­cies.

El jar­dín es sa­bi­du­ría y es­tá di­vi­di­do de acuer­do con el uso de las plan­tas. Te en­con­tra­rás con aro­má­ti­cas pal­mas na­ti­vas, de múl­ti­ples usos y me­di­ci­na­les; es­tas úl­ti­mas des­ta­can por su uso en la me­di­ci­na tra­di­cio­nal pa­ra cu­rar pa­de­ci­mien­tos di­ges­ti­vos y res­pi­ra­to­rios, en­tre otros. Ahí, en­tre aro­mas y for­mas se­duc­to­ras, te ex­pli­ca­rán la im­por­tan­cia del uso de la her­bo­la­ria y de una red re­gio­nal de per­so­nas ca­pa­ci­ta­das pa­ra el res­ca­te de es­te co­no­ci­mien­to an­ces­tral ma­ya.

Lue­go se­rás par­te de al­guno de los ta­lle­res ar­te­sa­na­les, im­par­ti­dos por em­pre­sas so­cia­les sus­ten­ta­bles que pro­mue­ven el de­sa­rro­llo y me­jo­ran el ni­vel de vi­da fa­mi­liar de los hom­bres y mu­je­res de es­ta co­mu­ni­dad ma­ya. Tra­ba­ja­rán uno a uno pa­ra crear una pie­za úni­ca y co­no­ce­rás más so­bre una téc­ni­ca que se con­si­de­ra­ba per­di­da en Yu­ca­tán: la fa­bri­ca­ción de ta­pe­tes.

Pa­ra la ho­ra de la co­mi­da, te di­ri­gi­rás a la Ha­cien­da Ta­cu­ba­ya, una pro­pie­dad per­te­ne­cien­te a la co­lec­ción de ha­cien­das pri­va­das, y un al­muer­zo tra­di­cio­nal con tor­ti­llas he­chas a mano te de­lei­ta­rá el pa­la­dar. Y, por su­pues­to, ha­brá tiem­po pa­ra na­dar y re­fres­car­se.

Día 2 Flo­re­ci­mien­to de ciu­da­des

Por la ma­ña­na, jun­to a tu an­fi­trión, el his­to­ria­dor don Hum­ber­to Gómez, vi­si­ta­rás Dzi­bil­chal­tún. Se tra­ta de un si­tio que co­bró fa­ma con el des­cu­bri­mien­to del Tem­plo de las Sie­te Mu­ñe­cas, cu­ya ubi­ca­ción y orien­ta­ción dan lu­gar a un efec­to des­lum­bran­te pro­du­ci­do por los ra­yos del Sol du­ran­te los equi­noc­cios de pri­ma­ve­ra y oto­ño. Des­pués de una ex­qui­si­ta co­mi­da re­gio­nal en uno de los me­jo­res res­tau­ran­tes de la re­gión, ex­plo­ra­rás Mé­ri­da, ciu­dad que con­ser­va, co­mo nin­gu­na otra, un ma­jes­tuo­so pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co. El ma­pa de la Ci­duad Blan­ca re­ve­la los ras­tros de T’ho, la ciu­dad prehis­pá­ni­ca sub­ya­cen­te. Los ob­ser­va­do­res más pers­pi­ca­ces po­drán in­fe­rir la his­to­ria de la ciu­dad a par­tir de sus ba­rrios y sus jo­yas de la Co­lo­nia y el Por­fi­ria­to, así co­mo de tiem­pos más mo­der­nos. Des­pués re­co­rre­rás sus som­brea­das ave­ni­das, don­de se ali­nean man­sio­nes pa­la­cie­gas, evi­den­cia de la ri­que­za que al­can­zó el co­mer­cio de la fi­bra de he­ne­quén; la pros­pe­ri­dad yu­ca­te­ca so­bre­pa­só por mu­cho la de cual­quier otra re­gión del Mé­xi­co de la épo­ca.

Tam­bién vi­si­ta­rás sus ga­le­rías de ar­te, mu­seos, la Ca­te­dral de Yu­ca­tán y al­gu­nos edi­fi­cios del cen­tro

CAT­HER­WOOD TE IN­VI­TA A VI­VIR A PRO­FUN­DI­DAD Y CON CON­CIEN­CIA LA TIERRA DE LAS MA­YAS, DEL PA­SA­DO Y DEL PRE­SEN­TE. ENCUÉNTRATE CON EL VERDOR DE LA SELVA MA­YA, LAS BON­DA­DES DE LA NA­TU­RA­LE­ZA Y LAS CO­MU­NI­DA­DES AN­TI­GUAS

es­plén­di­da­men­te res­tau­ra­dos. Ade­más, la ciu­dad es fa­mo­sa por ser cu­na de no­ta­bles mú­si­cos y poe­tas.

Días 3 y 4 Do­sis de arqueología

Tu an­fi­trión se­rá el ar­queó­lo­go Al­fon­so Mo­ra­les, con más de 30 años de ex­pe­rien­cia, y la se­de de la pró­xi­ma aven­tu­ra: Ek Ba­lam, una ciu­dad ma­ya que a pe­sar de su im­por­tan­cia y su be­lle­za, no re­ci­be un gran nú­me­ro de vi­si­tan­tes. Sus asom­bro­sas es­cul­tu­ras y la ri­que­za de su ar­qui­tec­tu­ra ro­ban el alien­to.

El de­cli­ve de la po­de­ro­sa ciu­dad de Ek Ba­lam ocu­rrió con­for­me Chi­chén It­zá flo­re­cía. Por eso, no pue­des de­jar de ex­plo­rar es­ta mag­ní­fi­ca ciu­dad amu­ra­lla­da y es­ca­lar la es­truc­tu­ra cu­bier­ta de fi­gu­ras de es­tu­co que re­ma­ta su pi­rá­mi­de. La mag­ní­fi­ca ca­li­dad ar­tís­ti­ca que dis­tin­gue a es­ta es­truc­tu­ra qui­so con­ser­var­se pa­ra la eter­ni­dad cuan­do los an­ti­guos ma­yas la en­te­rra­ron a fin de pro­te­ger la tum­ba que res­guar­da en su in­te­rior. En Ek Ba­lam hay una ri­ca mez­cla de es­ti­los ar­qui­tec­tó­ni­cos que evi­den­cian las re­la­cio­nes que la pe­nín­su­la de Yu­ca­tán sos­tu­vo con otras re­gio­nes. Por otro la­do, la abun­dan­cia de aves es otro gran atrac­ti­vo de es­ta vi­si­ta.

Des­pués de re­co­rrer el si­tio, te po­drás re­fres­car y des­can­sar en un ce­no­te abier­to de ac­ce­so ex­clu­si­vo. Es­ta aven­tu­ra com­bi­na, con jus­to equi­li­brio, apren­di­za­je, pla­cer y des­can­so. El tu­pi­do fo­lla­je de un ár­bol te da­rá la bien­ve­ni­da al ce­no­te Xchen y se­rá tu re­fu­gio mien­tras co­mes en una me­sa de ma­de­ra ti­po píc­nic. Pro­ba­rás una vez más los sor­pren­den­tes sa­bo­res de la co­ci­na yu­ca­te­ca, que ahí se dis­tin­guen por el re­fi­na­do ser­vi­cio ca­rac­te­rís­ti­co de Cat­her­wood.

El res­to de la tar­de lo de­di­ca­rás a su­mer­gir­te en las aguas cris­ta­li­nas del ce­no­te Xchen y dis­fru­tar de su fres­cu­ra; a dar unos pa­seos en­tre la ve­ge­ta­ción; vi­si­tar su to­rre de ob­ser­va­ción pa­ra ob­te­ner una panorámica fan­tás­ti­ca o sim­ple­men­te a des­can­sar en al­gu­na de las ha­ma­cas, en­tre­ga­do a la tran­qui­li­dad de es­ta her­mo­sa pro­pie­dad pri­va­da.

Te­rra­za de la Ha­cien­da Ta­cu­ba­ya

Ha­cien­da Ta­cu­ba­ya; Ex­te­rior de una Ha­cien­da pri­va­da

disfrutando del CE­NO­TE XCHEN; En la Co­mo­di­dad de la Ha­cien­da Ta­cu­ba­ya; CE­NO­TE XCHEN

Ca­sas pa­la­cie­gas de Mé­ri­da

Co­mi­da ba­jo la som­bra de un ár­bol

Ek ba­lam

Mu­je­res Te­jien­do He­ne­quén

pis­ci­na de la Ha­cien­da Ta­cu­ba­ya

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.