En sui­te

Viajero - - CONTENIDO -

Ale­xan­dre de Brou­wer, de Hyatt Zi­va Can­cún, nos di­ce en qué con­sis­te la evo­lu­ción del all in­clu­si­ve

Su di­rec­tor ge­ne­ral, Ale­xan­dre de Brou­wer, nos cuen­ta so­bre la re­mo­de­la­ción to­tal que le dio vi­da a Hyatt Zi­va Can­cún, un ho­tel all in­clu­si­ve que bus­ca mar­car la di­fe­ren­cia

Pro­pie­dad de Pla­ya Re­sorts, Hyatt Zi­va Can­cún abrió sus puer­tas en enero de 2016. Es­te es­treno ho­te­le­ro en Pun­ta Can­cún es­tá di­ri­gi­do por Ale­xan­dre de Brou­wer, a quien le gus­tan las aper­tu­ras por el am­bien­te que se ge­ne­ra y las ideas que se pue­den apor­tar. Se tra­ta de su cuar­ta tem­po­ra­da tras es­tos mu­ros; em­pe­zó su ca­rre­ra ho­te­le­ra en Mé­xi­co en es­te si­tio cuan­do era Ca­mino Real, pa­ra ir­se y re­gre­sar, lue­go ce­rró el ho­tel con la mar­ca pa­sa­da y aho­ra le­van­tó es­te pro­yec­to, desa­rro­lló los di­fe­ren­tes es­pa­cios y creó un equi­po que tra­ba­ja con el le­ma Ser­vi­cio des­de el co­ra­zón.

¿En qué con­sis­tió la re­mo­de­la­ción?

Se lle­vó a ca­bo du­ran­te 18 me­ses, tiem­po que per­ma­ne­ció el ho­tel ce­rra­do, pues no se de­jó na­da de la cons­truc­ción pa­sa­da, so­lo la es­truc­tu­ra de la To­rre Pi­rá­mi­de y la To­rre Club; edi­fi­cios que cons­tru­yó el ar­qui­tec­to me­xi­cano Ri­car­do Le­go­rre­ta. El re­sul­ta­do fue un ho­tel com­ple­ta­men­te nue­vo y am­plia­do, con 547 ha­bi­ta­cio­nes y la adi­ción de la To­rre Tur­quoi­ze (so­lo adul­tos). El cam­bio más im­pac­tan­te fue ele­var el lobby y ha­cer­lo abier­to pa­ra que el mar tur­que­sa re­ci­bie­ra al hués­ped.

¿Có­mo se di­fe­ren­cia Hyatt Zi­va Can­cún del res­to de los ho­te­les de la zo­na?

Primero, su ubi­ca­ción es pri­vi­le­gia­da. El ho­tel se al­za en un lu­gar icó­ni­co co­mo Pun­ta Can­cún, por lo que el si­tio ha alo­ja­do a hués­pe­des des­de 1979. Ade­más, es­tá ro­dea­do de mar 270º, por eso las vis­tas son her­mo­sas y di­fe­ren­tes. Por un la­do es­tá la pla­ya del nor­te ha­cia Is­la Mu­je­res, que pa­re­ce una bahía, y la del sur, ha­cia los ho­te­les, lla­ma­da Saha­ra por sus di­men­sio­nes. Otro di­fe­ren­cia­dor son los co­la­bo­ra­do­res que fue­ron re­clu­ta­dos por su ac­ti­tud más que por la ex­pe­rien­cia.

¿A qué se re­fie­ren con Ser­vi­cio des­de el co­ra­zón?

Sa­lu­da­mos en to­do mo­men­to con la mano pues­ta en el co­ra­zón; tam­bién en­tre co­la­bo­ra­do­res. Es muy con­ta­gio­so y los hués­pe­des ya nos sa­lu­dan así. Pe­ro el se­cre­to es que de­be ser au­tén­ti­co, lo cual se lo­gra por­que tra­ba­ja­mos con la fi­lo­so­fía: “Mo­ti­va al co­la­bo­ra­dor y así el cui­da­rá de los hués­pe­des”.

¿En qué con­sis­te su ban­de­ra de “la evo­lu­ción del con­cep­to to­do in­clui­do”?

Es tra­tar de ha­cer las co­sas di­fe­ren­tes. Por ejem­plo, es­tá Pos­tres, una tienda con he­la­dos y cre­pas que es una sen­sa­ción en­tre ni­ños y adul­tos; ren­di­mos tri­bu­to a la co­mi­da ca­lle­je­ra con las cor­te­sías que da­mos en las pis­ci­nas: fru­ta con chi­le, co­co pre­pa­ra­do, es­qui­tes y mi­che­la­das, y te­ne­mos una to­rre so­lo pa­ra adul­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.