Car­tae­di­to­rial

Viajero - - EDITORIAL - CE­CI­LIA NÚ­ÑEZ ELSA NA­VA­RRE­TE

Exis­ten iti­ne­ra­rios que re­ve­lan tí­mi­da­men­te el es­plen­dor de una cultura, la be­lle­za de un des­tino... Tam­bién hay vi­ven­cias de via­je que nos trans­for­man: ésas son las im­pres­cin­di­bles; las que re­de­fi­nen el lu­jo y nos ha­cen en­ten­der que es­te con­cep­to se re­fie­re en reali­dad a una ex­pe­rien­cia de con­tac­to con la na­tu­ra­le­za y la co­mu­ni­dad lo­cal, con hos­pe­da­jes lle­nos de his­to­ria y al­ma en el ser­vi­cio. Es­te mes, en Via­je­ro nos con­ver­ti­mos en ca­za­do­res de mo­men­tos úni­cos que, es­ta­mos se­gu­ros, ins­pi­ra­rán sus de­ci­sio­nes de via­je.

Me ad­vir­tió mi pri­mer ins­truc­tor de es­quí: “Lo úni­co que te im­pe­di­rá apren­der, se­rá tu pro­pio mie­do”. Con es­to en men­te, re­la­jé los bra­zos, fle­xio­né las ro­di­llas y lle­vé el pe­so del cuer­po ha­cia ade­lan­te. No lo voy a ne­gar, no fue fá­cil: los es­quíes se cru­za­ban o se des­li­za­ban de más, y un par de ve­ces per­dí el equi­li­brio has­ta caer.

Sin em­bar­go, me pa­re­ció fas­ci­nan­te es­tar to­tal­men­te con­cen­tra­da en có­mo mo­ver­me. Cual­quier preo­cu­pa­ción des­apa­re­ció, y só­lo que­dó esa co­ne­xión di­rec­ta con la na­tu­ra­le­za ves­ti­da de blan­co. Des­li­zar­se so­bre la nie­ve te ha­ce sen­tir más li­ber­tad. ¡Com­pro­ba­do! Por es­to, les su­ge­ri­mos Steamboat, en Co­lo­ra­do, pa­ra ex­pe­ri­men­tar el po­der del de­por­te ní­veo por ex­ce­len­cia.

Cu­bier­tas de nie­ve fi­na y bri­llan­te, sus pis­tas zig­za­guean­tes son ese en­cla­ve don­de es­quia­rán co­mo si es­tu­vie­ran flo­tan­do en las nu­bes, mien­tras se de­jan con­sen­tir por un si­tio tan ex­clu­si­vo por na­tu­ra­le­za que ofre­ce aguas ter­ma­les pa­ra re­la­jar los múscu­los y ba­res al pu­ro es­ti­lo del Vie­jo Oes­te, idea­les pa­ra el merecido après ski.

Ade­más de lu­ga­res que pue­den re­sul­tar “ob­vios” pa­ra es­ta tem­po­ra­da in­ver­nal, nues­tro fin es mos­trar pla­nes úni­cos que sean una re­ve­la­ción pa­ra el al­ma. En es­ta oca­sión, los in­vi­ta­mos a ha­cer una ru­ta por Uz­be­kis­tán que guar­da­rán en sus men­tes y en sus cá­ma­ras. Un nue­vo país, otro pai­sa­je, cu­yos tem­plos no se pa­re­cen a nin­gún otro. Tam­bién les su­ge­ri­mos vo­lar ha­cia el sur pa­ra lle­gar a Perú y pal­par la esen­cia de sus an­ces­tros en to­dos los rin­co­nes. Y en Mé­xi­co, los ca­mi­nos ma­yas re­ga­lan mo­men­tos que es­ti­mu­lan los sen­ti­dos pa­ra con­cor­dar con Dé­si­ré Char­nay, un via­je­ro fran­cés que ex­plo­ró Yu­ca­tán en el si­glo XIX, quien los des­cri­bió co­mo “una tierra que tie­ne to­do pa­ra im­pre­sio­nar; le ha­bla a la ima­gi­na­ción, al co­ra­zón, al al­ma”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.