Des­can­so ce­les­tial

Las Nu­bes, Hol­box

Viajero - - DÓNDE HOSPEDARSE - las­nu­bes­dehol­box.com

En la bella isla de Hol­box hay un rin­con­ci­to que te ha­rá sen­tir co­mo en las nu­bes, pues el pla­cer sen­so­rial es­tá a la or­den del día. Se tra­ta del ho­tel Las Nu­bes, un paraíso don­de se fun­den el cie­lo y el mar de Quin­ta­na Roo.

Al lle­gar a es­te ho­tel —el úni­co que co­lin­da con el área de pro­tec­ción de la fau­na y la flo­ra Yum Ba­lam—, el in­ter­net de­ja de exis­tir y la televisión es­ta­rá au­sen­te, cla­ras se­ña­les de que el es­ca­pe del mundo ex­te­rior ha co­men­za­do. Para muchos, qui­zá lo an­te­rior sea un gran pro­ble­ma; sin em­bar­go, el co­me­ti­do del ho­tel es que te de­jes lle­var por la re­la­ja­ción y te de­di­ques a dis­fu­tar.

Sus 28 ha­bi­ta­cio­nes, di­vi­di­das en ca­te­go­rías sui­te, ju­nior sui­te y bun­ga­low, pre­sen­tan un estilo fres­co y or­gá­ni­co, pues fueron cons­trui­das con ma­te­ria­les na­tu­ra­les pro­pios de la re­gión. De­pen­dien­do de tus gus­tos, po­drás hos­pe­dar­te en una sui­te con hi­dro­ma­sa­je u op­tar por aque­llas con ha­ma­cas y ca­mas para dor­mir afuera, con­tem­plan­do las es­tre­llas; to­dos sus col­cho­nes cuen­tan con el sis­te­ma Ste­ri­cleanx, que ga­ran­ti­za pro­tec­ción con­tra aler­gias res­pi­ra­to­rias o de piel. Tres al­ber­cas y un com­ple­to spa, además de su pla­ya pri­va­da, com­ple­men­tan la ofer­ta de atrac­ti­vos de Las Nu­bes, que además ha si­do re­co­no­ci­do co­mo ho­tel eco-friendly.

En el restaurante El Sabor de las Nu­bes dis­fru­ta­rás de pla­ti­llos de mar co­mo gaz­pa­cho de lan­gos­ta, ce­vi­che ver­de —de ca­ma­rón y mix­to—, así co­mo pa­nu­chos y ex­qui­si­tas pes­ca­di­llas. Las pas­tas —co­mo los ra­vio­les re­lle­nos de que­so ri­cot­ta o el

fet­tuc­ci­ni de ma­ris­cos— también son es­pe­cia­li­da­des de la ca­sa. És­tas se pre­pa­ran de for­ma ar­te­sa­nal com­bi­nan­do productos fres­cos del mar y la tie­rra. Tam­po­co pue­des dejar de pro­bar el pan ca­se­ro que ela­bo­ran ahí mis­mo.

To­das las re­ser­va­cio­nes en Las Nu­bes in­clu­yen desa­yuno con­ti­nen­tal, un coc­tel que pue­des dis­fru­tar du­ran­te tu es­tan­cia y 15 mi­nu­tos gra­tis en su Or­quí­dea Spa, un es­pa­cio ho­lís­ti­co ro­dea­do por la ve­ge­ta­ción y el so­ni­do del mar. Si deseas más tiem­po de tra­ta­mien­to, pue­des ele­gir en­tre el ma­sa­je re­la­jan­te con aro­ma­te­ra­pia, el de pie­dras ca­lien­tes o el tra­ta­mien­to en­vol­ven­te con lima y cha­ya. Las hier­bas que se uti­li­zan en los tra­ta­mien­tos son cul­ti­va­das en el huer­to del ho­tel, don­de también siem­bran hor­ta­li­zas, yer­ba­bue­na, ta­ba­co y sá­bi­la.

Im­per­di­ble ca­mi­nar por el ban­co de are­na fren­te al ho­tel, el cual emer­ge del mar y permite an­dar en­tre las olas por va­rios me­tros. Si lo deseas, pue­des sen­tar­te so­bre esta ba­rre­ra natural y de­jar­te ba­ñar por las aguas de color ver­de es­me­ral­da. Si pre­fie­res po­ner­te en ac­ción, el ho­tel ofre­ce ka­yaks, padd­le boards y bi­ci­cle­tas sin cos­to para que te aven­tu­res a conocer los al­re­de­do­res.

Un con­se­jo: no ol­vi­des po­ner­te su­fi­cien­te re­pe­len­te de in­sec­tos ya que Hol­box, al ser una isla ro­dea­da de man­gla­res, es hogar de mi­les de cha­quis­tes, una es­pe­cie de mos­qui­to muy pe­que­ño, pe­ro con ex­ce­len­te pun­te­ría.

¿Se te an­to­jó? Visita es­te ho­tel y dé­ja­te abra­zar por ca­da uno de sus rin­co­nes. Se­gu­ra­men­te sal­drás, además de des­can­sa­do, vo­lan­do, co­mo en las nu­bes. Ha­bi­ta­cio­nes des­de $5,900 MXN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.