Re­cuer­dos de in­vierno

has­ta el pró­xi­mo 16 de abril, las mon­ta­ñas de Park City, en Utah, se pin­tan de blan­co para de­mos­trar que es­te es un destino que re­ba­sa to­das las ex­pec­ta­ti­vas de unas va­ca­cio­nes de es­quí, dice cecilia Nú­ñez

Viajero - - CONTENIDO - Fo­tos: charly ra­mos

apro­ve­cha­mos el fi­nal de la tem­po­ra­da de es­quí en Park city para descubrir la his­to­ria de­trás de sus mon­ta­ñas ne­va­das

ama­ne­ce a -3ºc con el cie­lo cla­ro y un sol aho­ra tí­mi­do que pro­me­te bri­llar so­bre las cien­tos de pis­tas de es­quí que se te­jen so­bre las mon­ta­ñas de park city. la vis­ta des­de la ven­ta­na de la ha­bi­ta­ción en el en­can­ta­dor ho­tel de mon­ta­ge deer va­lley obli­ga a abrir la puer­ta del bal­cón para res­pi­rar profundo la esen­cia de esta ma­ña­na fres­ca, due­ña de un blan­co res­plan­de­cien­te. la nie­ve cu­bre las mon­ta­ñas que pa­re­cen vi­gi­lar, muy de cer­ca, la vida en es­te an­ti­guo pue­blo mi­ne­ro, convertido aho­ra en una vibrante ciudad en la que el ar­te en to­das sus ex­pre­sio­nes, el con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, la adre­na­li­na de los deportes in­ver­na­les, la es­ce­na cu­li­na­ria y la vo­ca­ción por la hos­pi­ta­li­dad se con­ju­gan con en­can­to.

la cor­di­lle­ra de Wa­satch, considerada el bor­de oc­ci­den­tal de las le­gen­da­rias mon­ta­ñas ro­ca­llo­sas, se apo­de­ra de to­das las vis­tas y abra­za la ciudad con una presencia que pro­vie­ne des­de la fron­te­ra de Utah y idaho, al su­r­es­te de estados Unidos. pron­to en­ten­de­re­mos que las mon­ta­ñas no es­tán ahí so­lo para ser con­tem­pla­das, sino para con­quis­tar­las con un par de es­quís o a bor­do de una mo­to­ci­cle­ta de nie­ve, por ca­mi­nos que se­rían im­po­si­bles de re­co­rrer a paso pro­pio.

park city se en­cuen­tra a unos 50 ki­ló­me­tros de salt la­ke city, en Utah, don­de se lle­ga des­de la ciudad de mé­xi­co en vue­los di­rec­tos. des­pués de 35 mi­nu­tos de re­co­rri­do en tie­rra des­de salt la­ke, via­je­ros ávi­dos de aven­tu­ra se dan ci­ta aquí, atraí­dos por dos di­fe­ren­tes re­sorts de cla­se mun­dial, lo­ca­li­za­dos muy cer­ca el uno del otro: park city mountain re­sort y deer va­lley re­sort. “el pri­me­ro es el com­ple­jo de es­quí más gran­de de estados Unidos, con ca­si 3,000 hec­tá­reas de te­rreno ap­to para ni­ños y adul­tos, ex­pe­ri­men­ta­dos y prin­ci­pian­tes. mien­tras que el se­gun­do se dis­tin­gue por ser uno de los des­ti­nos de es­quí más lujosos de amé­ri­ca del Nor­te”, re­za la des­crip­ción ofi­cial de tu­ris­mo, y es­ta­mos a pun­to de con­fir­mar la in­for­ma­ción.

las pis­tas de es­quí es­tán jus­to aquí; al pie del bal­cón de la ha­bi­ta­ción, no hay ne­ce­si­dad ni si­quie­ra de to­mar un trans­por­te: po­ner un pie en la zo­na de deer va­lley significa es­tar lis­to para des­li­zar­se so­bre la nie­ve.

la pri­me­ra in­for­ma­ción que nos lle­ga tie­ne que ver con el mo­tor que en­cien­de la vida aquí du­ran­te el in­vierno: la ca­li­dad de la nie­ve. “se ha re­gis­tra­do una pre­ci­pi­ta­ción pro­me­dio que re­ba­sa los dos me­tros”; “la nueva es­pol­vo­rea­da pro­me­te un día de adre­na­li­na”; “pro­fun­di­dad ideal para es­quiar so­bre nie­ve fres­ca ti­po pol­vo…”. son las frases que es­cu­cha­mos por los pa­si­llos del ho­tel, du­ran­te el desa­yuno y en nues­tro re­co­rri­do. di­cen que la nie­ve de park city es de las me­jo­res del mundo. prác­ti­ca­men­te seca y li­ge­ra co­mo pol­vo, es una ten­ta­ción irre­sis­ti­ble para los es­quia­do­res ex­per­tos y un ali­cien­te para los prin­ci­pian­tes. to­do nos va pre­pa­ran­do para en­ten­der y vi­vir la nie­ve de ma­ne­ra más pro­fun­da.

Aven­tu­ra en la mon­ta­ña

Ni­ños que aún no cum­plen los tres años se des­li­zan con una fa­ci­li­dad ca­si en­vi­dia­ble por las pis­tas de es­quí. prin­ci­pian­tes de to­das las eda­des ce­le­bran haber he­cho sus pri­me­ras “piz­zas” des­pués de sa­lir de la ma­gic car­pet —la al­fom­bra mágica es una es­pe­cie de ram­pa au­to­má­ti­ca en la que los prin­ci­pian­tes suben un tra­mo de mon­ta­ña para prac­ti­car el des­liz— y ver­da­de­ros ex­per­tos vue­lan so­bre la nie­ve prac­ti­can­do el freesty­le en aque­llas zo­nas “ne­gras” o avan­za­das. No­so­tros op­ta­mos por dejar los en­cuen­tros amis­to­sos para el après ski, un concepto en fran­cés que en­glo­ba

La nie­ve cu­bre las mon­ta­ñas que pa­re­cen vi­gi­lar la vida en es­te an­ti­guo pue­blo mi­ne­ro, convertido en una vibrante ciudad don­de el ar­te se re­ve­la en di­ver­sas ma­ni­fes­ta­cio­nes

to­das las ac­ti­vi­da­des que se pue­den rea­li­zar des­pués de es­quiar. las op­cio­nes van des­de beber una cer­ve­za ar­te­sa­nal o un re­con­for­tan­te cho­co­la­te ca­lien­te, dis­fru­tar del lunch en al­guno de los res­tau­ran­tes, ir de compras en main street, ren­dir­se a un re­pa­ra­dor ma­sa­je o su­mer­gir­se en una hot tu­be, un ja­cuz­zi al ai­re li­bre don­de la tem­pe­ra­tu­ra lo­gra que sien­tas ca­lor, dis­fru­tan­do de la vis­ta y de las mon­ta­ñas ne­va­das.

de­ci­di­mos se­pa­rar­nos por ni­ve­les de es­quí y ren­dir­nos a la aven­tu­ra de for­ma per­so­nal. “aun­que va­yas acom­pa­ña­do, es­quiar requiere to­da tu con­cen­tra­ción; es una ac­tivi­dad in­di­vi­dual. eres tú y la mon­ta­ña”, afir­ma geoff swarts, nues­tro an­fi­trión y el di­rec­tor de mer­ca­do­tec­nia para amé­ri­ca latina de la ofi­ci­na de tu­ris­mo de park city. geoff se di­ri­ge hacia las pis­tas avan­za­das, acom­pa­ña­do de los ex­per­tos del gru­po, y los de­más nos que­da­mos des­cu­brien­do esta ac­tivi­dad que ter­mi­na­rá por apa­sio­nar­nos. mien­tras mi­ro a mis com­pa­ñe­ros de via­je to­mar su pro­pio camino en las pis­tas, me in­terno en mi aven­tu­ra per­so­nal. re­cuer­do que fue jus­to en estas mon­ta­ñas, ha­ce ca­si 10 años, don­de tu­ve mi pri­mer con­tac­to con el es­quí. la lec­ción más im­por­tan­te fue la de ren­dir­me al fluir de la na­tu­ra­le­za, con­tro­lar la ve­lo­ci­dad zig­za­guean­do mon­ta­ña aba­jo y dejar al mie­do es­pe­ran­do le­jos de la pis­ta. el pai­sa­je des­de las alturas con­mue­ve pro­fun­da­men­te, y ha­ce que val­ga la pena el tem­blor de pier­nas que ya se al­can­za a sen­tir por la sú­bi­ta osa­día de to­mar el lift mon­ta­ña arri­ba. aun­que se ne­ce­si­ta au­da­cia para con­quis­tar la pen­dien­te que apa­re­ce de­lan­te, es muy tar­de para arre­pen­tir­se. No hay vuel­ta atrás, la úni­ca ma­ne­ra de ba­jar es so­bre los es­quís, tratando de hacer ca­so omi­so al de­sen­fre­na­do la­tir del co­ra­zón. quien es­quía sa­be la emoción que des­pier­ta una ba­ja­da en una pis­ta nueva, en un es­ce­na­rio he­la­do, de un blan­co des­lum­bran­te. la ex­ci­ta­ción ab­so­lu­ta que na­ce de la ve­lo­ci­dad, de la adre­na­li­na, du­ra tan po­co que una vez al pie de la mon­ta­ña, la úni­ca ob­se­sión es la de re­gre­sar, aho­ra con más va­lor, mon­ta­ña arri­ba en busca de otra do­sis de emoción. la adic­ción es instantánea e irre­ver­si­ble.

Brillante pa­sa­do

va­mos in­ter­nán­do­nos en la his­to­ria de es­te destino a paso len­to, mien­tras ca­mi­na­mos por main street, la ca­lle prin­ci­pal de la ciudad que bri­lla con lu­ces de co­lo­res y se en­ga­la­na de bou­ti­ques de ropa, ac­ce­so­rios, ga­le­rías de ar­te y un sin­fín de res­tau­ran­tes que sir­ve pla­ti­llos de di­ver­sos rin­co­nes del mundo. park city na­ció co­mo un pue­blo mi­ne­ro al­re­de­dor de 1868; des­pués de unos años, du­ran­te la de­pre­sión

de los años 30, la ex­trac­ción de pla­ta ce­só y los ha­bi­tan­tes emi­gra­ron en busca de nue­vas opor­tu­ni­da­des. el lugar fue aban­do­na­do a una suer­te de pue­blo fan­tas­ma, pe­ro la otra na­tu­ra­le­za de la ciudad co­men­zó a bri­llar co­mo oro: el gran desa­rro­llo tu­rís­ti­co la con­vir­tió en uno de los cen­tros de es­quí más atrac­ti­vos de estados Unidos. en su his­to­ria con­tem­po­rá­nea es im­po­si­ble dejar de men­cio­nar a ro­bert red­ford, quien se enamo­ró de esta re­gión y creó el sun­dan­ce Film Fes­ti­val. se rea­li­za to­dos los años en el mes de enero, cuan­do esta en­can­ta­do­ra ciudad de mon­ta­ña se con­vier­te por unos días en un holly­wood in­ver­nal. así, los via­je­ros y lo­ca­les se en­cuen­tran en calles y res­tau­ran­tes con le­yen­das co­mo pier­ce bros­nan, al pa­cino, ro­bert de Ni­ro y Fran­cis Ford cop­po­la.

“aquí pa­sa al­go muy cu­rio­so du­ran­te el fes­ti­val: los fa­mo­sos no son aco­sa­dos por los ha­bi­tan­tes ni por los vi­si­tan­tes; to­dos van sin es­col­tas, van li­bres y con ga­nas de dis­fru­tar de la ciudad”, cuenta geoff swarts. a nues­tro paso por main street, vemos en­can­ta­do­ras tien­das de comida orgánica; ca­fe­ci­tos con li­bre­rías en las que dan ga­nas de ver pa­sar tar­des en­te­ras; bou­ti­ques de moda; ga­le­rías de ar­te con­tem­po­rá­neo y rin­co­nes sor­pren­den­tes co­mo south­west in­dian tra­ders, una tien­da que ven­de es­quís y ra­que­tas de nie­ve del si­glo pa­sa­do, he­chas de ma­de­ra y a mano que se han convertido en un ob­je­to de cul­to para co­lec­cio­nis­tas.

si por las tar­des el mo­vi­mien­to de main street y su es­ce­na cu­li­na­ria nos tie­ne en­can­ta­dos, por las ma­ña­nas, las mon­ta­ñas con sus pis­tas de es­quí, sus te­rre­nos in­ter­mi­na­bles para rea­li­zar

snow­mo­bi­le (mo­to de nie­ve) y otras ac­ti­vi­da­des nos se­du­cen de ma­ne­ra irre­me­dia­ble. an­tes de des­pe­dir­nos de una se­ma­na de emo­cio­nes inol­vi­da­bles en park city, nos en­te­ra­mos de que es­te año, la tem­po­ra­da de es­quí, gra­cias a la ca­li­dad de la nie­ve, se ex­ten­de­rá has­ta el 16 de abril. la no­ti­cia nos tien­ta a vol­ver an­tes de que la nie­ve se de­rri­ta para se­guir creando me­mo­rias im­bo­rra­bles so­bre el blan­co in­ma­cu­la­do que cu­bre las mon­ta­ñas de es­te destino de es­quí.

en esta pág: el en­can­to de UN día Nu­bla­do; veu­ve cli­quot après ski yurt. sig. pág., de izq. a der: des­de el lift; las calles del cen­tro de park city; con­fort food en high West dis­ti­llery; Snow­mo­bi­ling en deer va­lley; Um­bre­lla bar

de izq. a der: cer­ve­za ar­te­sa­nal;

fi­re­si­de di­ning en em­pi­re can­yon lod­ge; lunch en the Farm. sig. pág., días de es­quí; high West dis­ti­llery & sa­loon; ri­ver­hor­se, restaurante estrella en la ciudad; pos­ta­les in­ver­na­les

rin­co­nes ín­ti­mos y cá­li­dos en le mon­ta­ge, UN re­sort inigua­la­ble en deer va­lley

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.