Sol, mar y vi­ñe­dos

Na­pa Va­lley y So­no­ma son las zo­nas vi­ní­co­las más fa­mo­sas de Ca­li­for­nia. Sin em­bar­go, en el Es­ta­do Dorado todavía hay re­gio­nes vi­ti­vi­ní­co­las y bo­de­gas por descubrir, dice Juan Pa­blo Mon­tes

Viajero - - CONTENIDO - fo­tos: lorenzo Vi­lle­gas / cortesía Paso ro­bles

los vi­nos de las re­gio­nes me­nos co­no­ci­das de ca­li­for­nia te sor­pren­de­rán por su au­ten­ti­ci­dad y ca­li­dad

al ver có­mo los pri­me­ros ra­yos de Sol atra­vie­san la nie­bla ma­ri­na que cu­bre los vi­ñe­dos, ya no pa­re­ce ex­ce­si­vo des­per­tar­se a la cin­co de la ma­ña­na, para, a las seis en pun­to, sa­lir de los án­ge­les rum­bo a la re­gión de San­ta bár­ba­ra. aquí exis­ten más de 120 bo­de­gas y aún más pro­duc­to­res de uvas para vino, por lo que se­lec­cio­nar cuáles se van a vi­si­tar se vuelve in­dis­pen­sa­ble. una op­ción ex­ce­len­te es bran­der Vi­ne­yards, una de las pri­me­ras bo­de­gas en San­ta ynez Va­lley. Para fre­de­ric bran­der, el due­ño, to­do em­pe­zó con su abue­lo fritz, de ori­gen sue­co. él tra­ba­jó en el co­mer­cio de vi­nos en fran­cia, y su pa­sión por la vi­ni­cul­tu­ra lo llevó a argentina, don­de se es­pe­cia­li­zó en ex­por­ta­cio­nes agrí­co­las; ahí na­ció su hi­jo Erik, pa­dre de fre­de­ric. tiem­po des­pués, la fa­mi­lia se mu­dó a ca­li­for­nia. En 1975 plan­ta­rían los pri­me­ros vi­ñe­dos. Su enó­lo­go, fa­bián bra­vo, es­tá or­gu­llo­so de la diver­si­dad de sus eti­que­tas. “la ce­pa que más pro­du­ci­mos es la sau­vig­non blanc, se­gui­da por la ca­ber­net sau­vig­non. Ela­bo­ra­mos 11 dis­tin­tos sau­vig­non blanc y tres ca­ber­net sau­vig­non”, co­men­ta. Pa­re­ce­ría im­po­si­ble, pe­ro para los vi­ti­vi­ni­cul­to­res de ca­li­for­nia, sa­ber de qué clon pro­vie­ne la uva es ca­si tan im­por­tan­te co­mo su ti­po. con­si­de­ran­do que en el Es­ta­do Dorado el rey es la char­don­nay, ha­llar una bo­de­ga que pien­sa di­fe­ren­te es en­co­mia­ble.

Mel­vi­lle es otra bo­de­ga de San­ta ynez Va­lley, para ser más exac­to, en San­ta ri­ta Hills. El si­tio fue ele­gi­do gra­cias a su te­rroir por ron y chad Mel­vi­lle, due­ño y enó­lo­go, res­pec­ti­va­men­te. los con­quis­tó su cli­ma frío, la pro­xi­mi­dad con el mar —a so­lo 16 ki­ló­me­tros—, la cor­di­lle­ra que cru­za de Es­te a oes­te, además del sue­lo cal­cá­reo. to­do es­te con­jun­to ha­cen de es­te te­rroir el ideal para sus 16 clo­nes de pi­not noir, nue­ve de sy­rah y seis de char­don­nay. So­bre la com­pe­ten­cia con otros vi­ñe­dos, chad men­cio­na: “En­ten­de­mos que to­dos ela­bo­ra­mos di­fe­ren­tes vi­nos y que la gen­te tie­ne di­ver­sos pa­la­da­res, así que si al­guien le gus­ta una de nuestras eti­que­tas la compra, pe­ro si no, a lo me­jor se lle­va al­gu­na de Stolp­man Vi­ne­yards. So­mos amigos y nos ayu­da­mos”.

El se­cre­to de los mi­cro­cli­mas

a pun­to de en­trar en otra AVA (Ame­ri­can Vi­ti­cul­tu­ral Area o zo­na Vi­tí­co­la ame­ri­ca­na) era ne­ce­sa­ria una ex­pli­ca­ción de lo que es­to significa. la per­so­na ideal para ello es ch­ris­top­her ta­ran­to, di­rec­tor de la alian­za Paso ro­bles Wi­ne country, quien cor­dial­men­te res­pon­de: “una AVA es exac­ta­men­te lo mis­mo que una De­no­mi­na­ción de ori­gen o De­no­mi­na­ción con­tro­la­da, una ma­ne­ra de po­ner li­nea­mien­tos a las bo­de­gas para pro­du­cir vino”. Sin em­bar­go, ch­ris­top­her se­ña­la que son me­nos es­tric­tas que sus con­tra­par­tes eu­ro­peas, pues si uno quie­re que una eti­que­ta lle­ve el se­llo de bur­deos, ne­ce­si­ta plan­tar las uvas se­ña­la­das y mez­clar­las de la ma­ne­ra ade­cua­da; en cambio, una AVA so­lo pi­de que 85% de las uvas sean de la zo­na en cues­tión.

ahon­dan­do en el asun­to se des­cu­bre que, en el ca­so de Paso ro­bles, la AVA fue de­sig­na­da en 1983 con el fin de crear un fren­te uni­do de vi­ti­cul­to­res; lo que fa­lla­ron en ver es que los mi­cro­cli­mas en la zo­na cam­bia­ban mu­cho, al­go que se entiende cuan­do se toma en cuenta que era la más gran­de del país, con 250 mil hec­tá­reas. Por eso sur­gie­ron de­no­mi­na­cio­nes o subavas co­mo las de tem­ple­ton gap Dis­trict, San­ta Mar­ga­ri­ta ranch o San Juan creek.

Estas di­fe­ren­cias se re­fle­jan en Daou Vi­ne­yards, cu­yo due­ño y enó­lo­go, Da­niel Daou, des­cri­be co­mo “la com­bi­na­ción perfecta del sue­lo de bur­deos con el cli­ma de Na­pa Va­lley”; ocu­pa ape­nas 40 hec­tá­reas de te­rreno en las mon­ta­ñas ade­lai­da, den­tro de la de­no­mi­na­ción de ade­lai­da Dis­trict. “No ne­ce­si­ta­mos más, pues mi her­mano geor­ges y yo bus­ca­mos ca­li­dad y no can­ti­dad. Que­re­mos crear vi­nos de mez­cla bor­da­le­sa que incluso sean me­jo­res que los fran­ce­ses”, afir­ma. otra bo­de­ga dig­na de men­ción es the Ho­pe fa­mily Es­ta­te Vi­ne­yard, ubi­ca­da en the tem­ple­ton gap, en el co­ra­zón de la re­gión de Paso ro­bles. El mi­cro­cli­ma aquí es sin­gu­lar, pues al es­tar en­tre la cor­di­lle­ra y tan cer­ca del mar, se ge­ne­ra una co­rrien­te que en­fría el lugar. El enó­lo­go J.c. Die­fen­der­fer ex­pli­ca que se es­pe­cia­li­zan en va­rie­da­des del ró­dano y de bur­deos, pe­ro a diferencia de otras vi­ti­vi­ní­co­las, ellos no bus­can co­piar al Vie­jo Mundo, sino hacer una mez­cla úni­ca. En­tre sus eti­que­tas pre­sen­tan or­gu­llo­sos a trou­ble­ma­ker, un en­sam­ble de sy­rah, gre­na­che, mo­nas­trell, pe­ti­te si­rah y zin­fan­del. “Es un vino de dia­rio, ex­ce­len­te para cual­quier momento por­que se le tie­ne que qui­tar la se­rie­dad a to­mar una co­pa de vino”, aña­de J.c.

Den­tro de las re­gio­nes vi­ti­vi­ní­co­las de ca­li­for­nia, una de las me­nos co­no­ci­das es la de San­ta cruz Moun­tains, ubi­ca­da so­bre la fa­lla de San an­drés. una de sus bo­de­gas más re­co­no­ci­das es rid­ge Vi­ne­yards, cu­ya his­to­ria co­men­zó en 1885, año en que el doctor osea Pe­rro­ne com­pró po­co más de 70 hec­tá­reas de la cres­ta del Mon­te be­llo para sem­brar uvas. Eric baug­her, uno de sus enó­lo­gos, des­cri­be el lugar co­mo un verdadero des­cu­bri­mien­to, so­bre to­do to­man­do en cuenta que es­tuvo aban­do­na­do has­ta 1959. Eric agre­ga: “Que­re­mos hacer to­do lo más natural po­si­ble y con la me­jor ca­li­dad que nos brin­dan nuestras ce­pas, es un trabajo del co­ra­zón”.

an­tes de lle­gar a San fran­cis­co aún hay va­rias AVA, pe­ro la más im­por­tan­te, sin du­da, es Mon­te­rey. ahí se en­cuen­tran algunas fa­mo­sas ca­sas de vino, co­mo Schied Vi­ne­yards, con­can­non Vi­ne­yards y Wen­te Vi­ne­yards. Esta última es re­co­no­ci­da por ser la bo­de­ga más an­ti­gua di­ri­gi­da por una so­la fa­mi­lia en Estados unidos, des­de ha­ce 134 años. En la ac­tua­li­dad, a la ca­be­za se en­cuen­tran Eric Wen­te y su hi­jo e Karl, el enó­lo­go en­car­ga­do de la vi­ni­fi­ca­ción. Sus eti­que­tas más re­co­no­ci­das son las de la lí­nea the Nth De­gree, cu­yas uvas trans­mi­ten el te­rroir de li­ver­mo­re Va­lley, una de las de­no­mi­na­cio­nes en las que también se frac­cio­nó Mon­te­rey.

así, en es­te via­je en­tre vi­des, re­sul­ta fá­cil dar­se cuenta de que la cul­tu­ra vi­ti­vi­ní­co­la de ca­li­for­nia es­tá mu­cho más arrai­ga­da de lo que po­dría pa­re­cer. aquí la pa­sión por dar a conocer sus vi­nos va pri­me­ro, sin im­por­tar si se tie­nen 10, 30 o 100 años ela­bo­ran­do mez­clas para el dis­fru­te de la gen­te.

EN la Pág. an­te­rior: Pri­vi­le­gia­da Vis­ta a los VI­ÑE­DOS; VI­NOS, uvas y bo­de­gas DE ca­li­for­nia; cor­de­ro EN­TRE las VI­DES. EN Esta Pág: El Estilo DE Vida ca­li­for­niano también SE EX­TIEN­DE a los VI­ÑE­DOS.

EN Esta Pág: ca­sa DEL Vi­ñe­do bran­der; ca­ta EN Daou VI­NE­YARDS; char­don­nay DE bien Na­ci­do; car­ne asa­da EN Eber­le Wi­nery; Sa­lón DE con­can­non VI­NE­YARDS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.