So­bre­me­sa

A diferencia de la co­ci­na sa­la­da, los pas­te­les ne­ce­si­tan de re­ce­tas mi­li­mé­tri­ca­men­te exac­tas para po­der con­ver­tir­se en delicias que cie­rren las me­jo­res ga­las o las co­mi­das más sen­ci­llas. És­tos son algunos de los ex­per­tos a nivel mun­dial que han he­cho de e

Viajero - - CONTENIDO -

entrevistamos a los ex­per­tos en re­pos­te­ría, el ar­te pre­ci­so que cierra con bro­che de oro cual­quier ban­que­te

Es­cul­tor de cho­co­la­te Da­ve POP

Es­tu­dió Ar­te y reali­zó di­fe­ren­tes tra­ba­jos: pin­tó in­te­rio­res de ba­res, creó mu­ra­les e hi­zo es­cul­tu­ras. Sin em­bar­go, en al­gún pun­to se que­dó des­em­plea­do, por lo que tu­vo que re­cu­rrir al anun­cio de una va­can­te en una pas­te­le­ría. Se presentó con algunas de sus obras de ar­te y, sin pen­sar­lo, se con­vir­tió en par­te de Choccy­woccy­doo­dah, uno de los lu­ga­res fa­vo­ri­tos para los aman­tes del cho­co­la­te en su país de ori­gen, el Reino Uni­do. Su la­bor es crear las es­cul­tu­ras de cho­co­la­te blan­co que co­ro­na­rán los productos de la tien­da. A pe­sar de que Da­ve no se in­vo­lu­cra en el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción de ca­da pastel, el pro­duc­to fi­nal sí tie­ne que ver mu­cho con su crea­ti­vi­dad. “Algunos clien­tes quie­ren es­cul­tu­ras sim­ples co­mo su pe­rro o un de­ta­lle memorable; otros quie­ren to­da su vida plas­ma­da en cho­co­la­te; en se­gun­dos hay que lle­gar a un acuer­do para que no sea una la­bor im­po­si­ble”, ex­pli­ca mien­tras ríe. choccy­woccy­doo­dah.com

La me­cá­ni­ca de los pas­te­les ale­xan­dria Pe­lle­grino

Mien­tras es­tu­dia­ba di­bu­jo y pin­tu­ra, la ita­lia­na Ale­xan­dria decidió ex­pe­ri­men­tar to­do lo que po­día: la pin­tu­ra la com­bi­nó con es­cul­tu­ra, la es­cul­tu­ra con me­cá­ni­ca, la me­cá­ni­ca con diseño de ves­tua­rio para, de pron­to, en­con­trar­se ela­bo­ran­do com­pli­ca­dos pas­te­les con fon­dant pin­ta­do a mano. Real­men­te su amor por la comida surgió cuan­do se fue a Flo­ren­cia para com­ple­men­tar sus es­tu­dios de ar­te; allí co­no­ció a un no­vio ori­gi­na­rio de Bo­lo­nia, lugar con­si­de­ra­do por ella co­mo la capital cu­li­na­ria de Ita­lia. Allí, Ale­xan­dria que­dó cau­ti­va­da: “Jus­to cuan­do iba aca­ban­do la ca­rre­ra, me ena­mo­ré aún más de la ‘ri­di­cu­lez’ de la pas­te­le­ría: los me­ren­gues, los fon­dants, los pas­te­les gi­gan­tes para bo­das”. En es­te momento se pue­den con­se­guir sus crea­cio­nes en Ca­ke Ope­ra Co., don­de Ale­xan­dria se da li­ber­tad crea­ti­va. Sin em­bar­go, ase­gu­ra que no ha de­ja­do de lado su sue­ño de ser una sexy me­cá­ni­ca an­tes de cum­plir 40. ca­keo­pe­ra­co.com

crea­do­ra de jo­yas, COLETTE PETERS

Con una li­cen­cia­tu­ra y maes­tría en Pin­tu­ra, Colette se desem­pe­ñó co­mo di­se­ña­do­ra de jo­ye­ría para Tiffany & Co. du­ran­te ocho años. Cu­rio­sa­men­te, fue ahí don­de la neoyorquina des­cu­brió su ver­da­de­ra vo­ca­ción re­pos­te­ra, pues so­lía ela­bo­rar pas­te­les para sus com­pa­ñe­ros de trabajo. Ella ex­pli­ca que fue for­za­da a ese camino pues, an­tes de dar­se cuenta, ya te­nía un con­tra­to para un li­bro (El ar­te de la decoración) y la gen­te le in­sis­tía en que abrie­ra su pro­pia tien­da. Al prin­ci­pio, ella hacia to­dos los tra­ba­jos; incluso fue la re­par­ti­do­ra y con­ta­do­ra del ne­go­cio pues no con­fia­ba en na­die. Con­for­me cre­ció su fa­ma, tu­vo que con­tra­tar gen­te. “Cuan­do em­pe­cé no había es­cue­las de re­pos­te­ría, tam­po­co li­bros de decoración; oja­lá hu­bie­ra ha­bi­do gran­des pas­te­le­ros atre­vi­dos para apren­der de ellos”, ex­pli­ca Colette. co­let­tes­ca­kes.com

crea­ti­vi­dad de tem­po­ra­da Je­sús Es­ca­le­ra

Du­ran­te sus es­tu­dios no sin­tió es­pe­cial afec­to por la re­pos­te­ría; sin em­bar­go, en sus dos pri­me­ros tra­ba­jos terminó de­di­cán­do­se a la co­ci­na dul­ce. Tras en­viar su cu­rrí­cu­lum a los me­jo­res res­tau­ran­tes del mundo, es­te se­vi­llano ja­más ima­gi­nó que en el­bu­lli ho­tel y la Ha­cien­da Be­na­zu­za le fue­ran a de­cir que sí. Cuan­do co­no­ció a Fe­rran Adrià, se asus­tó y di­jo que que­ría el pues­to de re­pos­te­ro. Ahí se dio cuenta de que la pas­te­le­ría de restaurante era muy di­fe­ren­te y co­no­ció a su actual so­cia, la chef Fer­nan­da Co­va­rru­bias, con quien decidió abrir La Pos­tre­ría en Gua­da­la­ja­ra. A Je­sús le en­can­ta Mé­xi­co por di­ver­sas ra­zo­nes: “Me fas­ci­nan las es­ta­cio­nes tan mar­ca­das, pe­ro también los productos tan sa­bro­sos de su cam­po. Con ellos se lo­gran crea­cio­nes muy di­fe­ren­tes a las que ge­ne­ran las pul­pas y los con­cen­tra­dos”. la­pos­tre­riagdl.com

Pa­sión por el dul­ce Pa­co Torreblanca

En de­fi­ni­ti­va, es­te es­pa­ñol es una emi­nen­cia de la pas­te­le­ría de su país y del mundo. Con va­rias dé­ca­das de ex­pe­rien­cia, afir­ma que ha­ce 40 años era im­po­si­ble ob­te­ner los resultados ac­tua­les de la re­pos­te­ría: las téc­ni­cas se han me­jo­ra­do y las pre­pa­ra­cio­nes se han vuel­to más com­ple­jas. Sin em­bar­go, afir­ma que na­da de eso sir­ve si se ol­vi­da la tra­di­ción. “Es im­por­tan­te sa­ber de dón­de ve­ni­mos para sa­ber a dón­de va­mos, y es al­go que no so­lo di­go yo, lo de­ci­mos va­rios chefs”. Para Pa­co, lo más im­por­tan­te es el sabor y compartir sus co­no­ci­mien­tos; por eso re­ga­la 10 de sus cur­sos de pas­te­le­ría a per­so­nas con mu­cha pa­sión por el ar­te de lo dul­ce, pe­ro que ca­re­cen de los re­cur­sos ne­ce­sa­rios para es­tu­diar. torreblanca.net

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.