BRU­JAS

Las calles de esta ciudad de Bél­gi­ca pa­re­cen es­tar de­te­ni­das en el tiem­po, pe­ro también brin­da no­ve­do­sas pro­pues­tas, ase­gu­ra Imo­gen Le­pe­re

Viajero - - ESCAPES URBANOS -

¿Por qué ir? Si Ve­ne­cia fue­ra re­ima­gi­na­da por Hans Ch­ris­tian An­der­sen, el re­sul­ta­do se­ría Bru­jas. Su cen­tro his­tó­ri­co fue nom­bra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la UNES­CO gra­cias a sus pe­cu­lia­res ca­na­les, man­sio­nes gó­ti­cas, puen­tes me­die­va­les y edi­fi­cios de ma­de­ra que pa­re­cen he­chos con pan de jen­gi­bre. Sin em­bar­go, ser una de las ciu­da­des me­jor con­ser­va­das de Eu­ro­pa con­lle­va un pre­cio: la ve­rás aba­rro­ta­da de vi­si­tan­tes ca­si to­do el año. Por ello, uno de los me­jo­res me­ses para vi­si­tar­la es mar­zo, pues las tem­pe­ra­tu­ras in­ver­na­les han co­men­za­do a ce­der y aún hay po­cos tu­ris­tas.

¿Qué hacer? Des­pier­ta tem­prano y pa­sea por la ca­lle Brei­dels­traat has­ta lle­gar a Gro­te Markt, la pla­za prin­ci­pal de Bru­jas. Esta ex­pla­na­da ado­qui­na­da se dis­tin­gue por su cam­pa­na­rio del si­glo XIII y por las ca­sas con pór­ti­cos es­ca­lo­na­dos que la ro­dean. Los miér­co­les por la ma­ña­na po­drás ver có­mo los co­mer­cian­tes mon­tan el tra­di­cio­nal mer­ca­do se­ma­nal. Si­gue por Peer­dens­traat has­ta Peer­de­brug, el Puen­te del Ca­ba­llo, don­de ve­rás las man­sio­nes que bor­dean el Ca­nal Ver­de, lla­ma­do así por la ve­ge­ta­ción que lo flan­quea. El Mu­seo Groe­nin­ge (mu­sea­brug­ge.be) po­see una co­lec­ción de ar­te con obras de Pri­mi­ti­vos Fla­men­cos, co­mo jo­ris van der Pae­le, y de sim­bo­lis­tas bel­gas co­mo Fer­nand Kh­nopff. Cer­ca de ahí se en­cuen­tra la ba­sí­li­ca de la San­ta San­gre, que des­ta­ca por su exu­be­ran­te fa­cha­da neo­gó­ti­ca y sus co­lo­ri­dos mu­ra­les in­te­rio­res. El cho­co­la­te es la otra re­li­gión de Bél­gi­ca, y en Bru­jas en­con­tra­rás un sin­fín de lu­ga­res para ren­dir­le cul­to. Prueba los cho­co­la­tes con wa­sa­bi, aza­frán y curry de Do­mi­ni­que Per­soo­ne de The Cho­co­la­te Li­ne (the­cho­co­la­te­li­ne.be), cu­ya pro­pues­ta le va­lió la pri­me­ra po­si­ción en los Na­tio­nal Cho­co­la­te Awards 2016. Para sa­bo­res más tra­di­cio­na­les, el fa­vo­ri­to de los lo­ca­les es Cho­co­la­tier Spe­ge­lae­re (sweet­cho­co­la­te­dreams.be). Visita el Friet­mu­seum (friet­mu­seum.be), el pri­mer y úni­co mu­seo en el mundo de­di­ca­do a las pa­pas fri­tas.

¿Dón­de que­dar­se? Co­mo ca­si to­do en Bru­jas, los ho­te­les son ro­mán­ti­cos y muy tra­di­cio­na­les. A pri­me­ra vis­ta, Re­lais Bour­gon­disch Cruy­ce (re­lais­bour­gon­disch­cruy­ce.be) pa­re­ce la elec­ción ob­via. Fa­vo­ri­to de la reale­za eu­ro­pea, po­see una co­lec­ción de ar­te que in­clu­ye obras de Matisse y Klimt. Si bus­cas una ha­bi­ta­ción es­pa­cio­sa y tran­qui­la, con­si­de­ra las del Ho­tel de Oran­ge­rie (ho­te­lo­ran­ge­rie.be). Des­de la ca­ma has­ta los de­sa­yu­nos, es­te ho­tel te ha­rá re­tro­ce­der a una era de in­tri­gas pa­la­cie­gas y due­los con es­pa­da. En Cô­té Ca­nal (bru­ges­be­dand­break­fast.be) pue­des to­mar el desa­yuno bajo un pe­ral cen­te­na­rio que Wins­ton Chur­chill pin­tó cuan­do vi­si­tó la ciudad.

¿Dón­de co­mer y beber? A pe­sar de su iden­ti­dad eu­ro­pea, la es­ce­na cu­li­na­ria de Bru­jas es di­ver­sa y con­tem­po­rá­nea. Geert Van Hec­ke es el rey del fi­ne di­ning; su restaurante, De Kar­me­liet

(de­kar­me­liet.be), ha ga­na­do tres es­tre­llas Mi­che­lin des­de 1985. Den Gou­den Kar­pel (den­gou­den­kar­pel.be) es bá­si­ca­men­te una pes­ca­de­ría con me­sas. Ahí po­drás degustar mou­lle na­tuur (me­ji­llo­nes co­ci­dos con pe­re­jil y apio) acom­pa­ña­dos de pa­pas fri­tas. En­con­tra­rás po­cos res­tau­ran­tes tan aco­ge­do­res co­mo Den Hu­zaar (den­hu­zaar.be); prueba sus es­to­fa­dos a ba­se de cer­ve­za, la boui­lla­bais­se y el hí­ga­do de gan­so fri­to. Nin­gu­na visita a Bru­jas es­ta­ría com­ple­ta si no be­bes cer­ve­za. Conoce su pro­ce­so de ela­bo­ra­ción en la fá­bri­ca de De Hal­ve Maan

(hal­ve­maan.be) y lue­go di­sf­ru­ta un va­so de su cer­ve­za Straf­fe Hen­drik jun­to a la chi­me­nea del sa­lón Bre­wer’s Hall.

¿se te aca­ba el tiem­po? Ad­mi­ra los si­tios más icó­ni­cos de la ciudad to­man­do un tour en bi­ci­cle­ta. Tu guía te pro­por­cio­na­rá algunos da­tos cu­rio­sos des­co­no­ci­dos por la ma­yo­ría de los vi­si­tan­tes. ba­ja­bi­kes.eu

Tip de via­je Las pla­ni­cies que ro­dean Bru­jas también es­tán atra­ve­sa­das por ca­na­les, y sus aguas son idó­neas para la cría de an­gu­las. Prué­ba­las ahu­ma­das o a la meu­niè­re en Sip­hon, a so­lo siete ki­ló­me­tros de la ciudad. sip­hon.be

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.