Abro­cha el cin­tu­rón,

Vogue Belleza - - CONTENIDO -

Te com­par­ti­mos los me­jo­res pro­to­co­los en apa­ra­to­lo­gía, que eli­mi­nan los de­pó­si­tos de gra­sa con so­lo un par de se­sio­nes... ¡Ga­ran­ti­za­do!

Sa­quen la cin­ta mé­tri­ca por­que to­ca pasar re­vi­sión a la fi­gu­ra y en­fo­car­nos en la CINTURA. Por­que, ¿quién po­dría ol­vi­dar­la cuan­do de­ci­des cam­biar los vie­jos há­bi­tos por una fi­gu­ra sa­lu­da­ble? Te com­par­ti­mos los me­jo­res pro­to­co­los en apa­ra­to­lo­gía, que eli­mi­nan los de­pó­si­tos de gra­sa con so­lo un par de se­sio­nes

En­tre el pe­cho y las ca­de­ras, tra­zan­do una cir­cun­fe­ren­cia que va des­de el ab­do­men has­ta la par­te fi­nal de la es­pal­da, a la que los ex­per­tos se re­fie­ren co­mo con­torno ab­do­mi­nal, se si­túa la cintura. Una re­gión cla­ve cuan­do se tra­ta de re­de­fi­nir la fi­gu­ra. El gran pro­ble­ma de es­ta y del ab­do­men en par­ti­cu­lar es que no se que­dan quie­tos, ya que es­ta área del cuer­po fe­me­nino es­tá so­me­ti­da a fluc­tua­cio­nes no so­lo por los cam­bios de pe­so y las acu­mu­la­cio­nes de gra­sa, tam­bién por las re­ten­cio­nes de lí­qui­dos, ga­ses y los pro­ce­sos hor­mo­na­les ha­bi­tua­les en la mu­jer.

Una gran enemi­ga de los cen­tí­me­tros de más a ras de la cintura es la gra­sa, que tie­ne la ma­nía de fi­jar­se en el ab­do­men, los la­te­ra­les y al fi­nal de la es­pal­da. Pa­ra com­ba­tir­la, la die­ta y el ejer­ci­cio ayu­dan, aun­que no siem­pre re­sul­tan su­fi­cien­tes por­que exis­ten cier­to ti­po de acu­mu­la­cio­nes de lí­pi­dos muy asen­ta­das que se han he­cho muy re­sis­ten­tes a las die­tas y al ejer­ci­cio, y aún si­guien­do al pie de la le­tra el plan jun­to con otros mé­to­dos, pue­de me­jo­rar, pe­ro los re­sul­ta­dos son muy dis­cre­tos. Es­ta fór­mu­la im­pli­ca rea­li­zar mu­cho es­fuer­zo pa­ra ob­te­ner un pro­gre­so que no sue­le man­te­ner­se a lar­go pla­zo si se su­pri­men de la ru­ti­na dia­ria, ya que si hay pre­dis­po­si­ción a acu­mu­lar gra­sa en torno al ab­do­men, es­ta vol­ve­rá a de­po­si­tar­se ape­nas se aban­do­nen los bue­nos há­bi­tos. ¿La so­lu­ción? La úni­ca for­ma de lo­grar un re­sul­ta­do de­fi­ni­ti­vo es acu­dien­do a la apa­ra­to­lo­gía. Por ello, la cien­cia de la be­lle­za tam­bién cuen­ta con su pro­pia tec­no­lo­gía, que ha pues­to su em­pe­ño en eli­mi­nar la gra­sa del cuer­po y

que­mar­la a fue­go len­to con efi­ca­cia, pe­ro sin pri­sas. Con es­tos nue­vos cri­te­rios, con un par de se­sio­nes de es­ta nue­va tec­no­lo­gía, se­rá un gran co­mien­zo pa­ra ini­ciar un tra­ta­mien­to de re­mo­de­la­ción de la si­lue­ta con re­sul­ta­dos a lar­go pla­zo, to­man­do en cuen­ta que la com­bi­na­ción de va­rias téc­ni­cas es la cla­ve del éxi­to.

No obs­tan­te, pa­ra dis­cer­nir en­tre la cción y la reali­dad, so­lo hay un ca­mino: ¡pro­bar, so­me­ter­se a un tra­ta­mien­to con to­das las con­se­cuen­cias y de­cir, ¡sí quie­ro! Pe­ro an­tes de co­men­zar, se de­be de ase­so­rar en un cen­tro que cu­bra to­dos los re­que­ri­mien­tos es­pe­cí­fi­cos y que cuen­te con tec­no­lo­gía es­pe­cia­li­za­da en la es­té­ti­ca cor­po­ral y la re­duc­ción de me­di­das, en don­de se de­be­rá de va­lo­rar to­dos los pa­rá­me­tros cor­po­ra­les, los há­bi­tos de vi­da y los con­di­cio­nan­tes de agen­da, pa­ra así po­der pre­sen­tar un plan per­so­na­li­za­do y po­der al­can­zar el ob­je­ti­vo. BY Every­day, en la Ciu­dad de Mé­xi­co (www.bye­very­day.mx) cuen­ta con lo más avan­za­do pa­ra cam­biar la si­lue­ta y en­tre sus no­ve­da­des se des­ta­can: Slim­light Plus, el pri­mer y úni­co lá­ser de luz ver­de en el mun­do li­cen­cia­do por la FDA pa­ra es­ti­li­zar la ca­de­ra, la cintura y las pier­nas. Es­te tra­ta­mien­to de con­torno cor­po­ral no in­va­si­vo se po­ne a la ca­be­za co­mo el tra­ta­mien­to más so­li­ci­ta­do pa­ra la re­duc­ción de me­di­das y eli­mi­na­ción de la ce­lu­li­tis. El Slim­light Plus se di­ri­ge a las zo­nas don­de hay gra­sa per­sis­ten­te y sin nin­gún do­lor la de­rri­te y la ex­pul­sa del área a tra­vés del sis­te­ma lin­fá­ti­co. ¿Los re­sul­ta­dos? Una dis­mi­nu­ción de cen­tí­me­tros sin do­lor y la erra­di­ca­ción de la gra­sa cor­po­ral di­fí­cil de per­der, sin agu­jas, in­ci­sio­nes ni tiem­po de re­cu­pe­ra­ción. El Body Em­po­wer tie­ne co­mo fun­ción prin­ci­pal re­afir­mar to­dos los múscu­los del cuer­po me­dian­te pul­sos eléc­tri­cos y uti­li­za gim­na­sia pa­si­va pa­ra me­jo­rar, re­afir­mar y re­la­jar los te­ji­dos, así co­mo pro­mo­ver el au­men­to de ma­sa; ade­más, dre­na y eli­mi­na los lí­qui­dos que im­pi­den que el cuer­po luz­ca en óp­ti­mas con­di­cio­nes. Allu­re­ness es­tá en­car­ga­do de me­jo­rar el as­pec­to de la piel y la cir­cu­la­ción san­guí­nea, me­jo­ran­do el as­pec­to de la ce­lu­li­tis. Es­te se apli­ca en las zo­nas que se deseen ba­jar, rea­li­zan­do un ma­sa­je en don­de se mue­ven las ca­pas de gra­sa ha­cia las lin­fas pa­ra po­der desechar las to­xi­nas me­dian­te la ori­na. No de­be­mos ol­vi­dar que la gra­sa cor­po­ral es ne­ce­sa­ria pa­ra dar­le vo­lu­men al cuer­po y sa­lud al or­ga­nis­mo. El se­cre­to es que no so­bre ni fal­te y que es­té bien dis­tri­bui­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.