Mo­men­to in­elu­di­ble

Lo­re­na Ver­ga­ni re­la­ta su pa­so por la Bien­na­le di Ve­ne­zia, don­de se unen crea­ción, his­to­ria y ro­man­ti­cis­mo

VOGUE (México) - - Vogue Julio -

Lo­re­na Ver­ga­ni re­la­ta sus me­jo­res mo­men­tos por la Bien­na­le di Ve­ne­zia, en los que se hi­lan his­to­ria y mis­ti­cis­mo

Ha exis­ti­do siem­pre una ima­gen de Ve­ne­cia co­mo una de las ciu­da­des más ro­mán­ti­cas del mun­do. Y lo es in­con­tes­ta­ble­men­te. Pe­ro es­ta vez el mo­ti­vo de mi via­je de cin­co días a la ciu­dad de los ca­na­les era la inau­gu­ra­ción de la 57ª Bien­na­le di Ve­ne­zia. Me emo­cio­na­ba an­te la idea de po­der re­co­rrer Ve­ne­cia des­cu­brien­do un sin­fín de obras de ar­te con­tem­po­rá­neo, aun­que se me aña­día un desafío ma­yor: trans­por­tar con­mi­go a mi be­bé de sie­te se­ma­nas, pa­ra quien era su pri­mer via­je al ex­tran­je­ro. Qué ali­vio el ha­ber te­ni­do la suer­te de al­qui­lar un ta­xi acuá­ti­co— Phi­lip­po— al que de­be­mos gran par­te de un via­je sin igual. Nues­tra pri­me­ra pa­ra­da fue el Pa­laz­zo Gras­si pa­ra vi­si­tar la ex­po­si­ción de Damien Hirst de la que to­do el mun­do ar­tís­ti­co ha­bla: Trea­su­res from the Wreck of the Un­be­lie­va­ble. En ella ex­po­ne un te­so­ro ima­gi­na­rio, des­pués de un nau­fra­gio de una em­bar­ca­ción an­ti­gua a lo lar­go de las cos­tas de Áfri­ca Orien­tal. Las opi­nio­nes so­bre es­ta ex­hi­bi­ción en par­ti­cu­lar son tan di­ver­sas co­mo la can­ti­dad de sus obras ex­pues­tas en­tre el Pa­laz­zo Gras­si y Pun­ta de­lla Do­ga­na, pe­ro al­go es in­ne­ga­ble: es uno de los pun­tos fuer­tes de es­ta bie­nal. Nues­tra gran suer­te fue la de vi­si­tar los trein­ta pa­be­llo­nes en los Giar­di­ni un día an­tes de la inau­gu­ra­ción al pu­bli­co, pa­ra evi­tar las gran­des fi­las que se for­man a la en­tra­da de ca­da uno de ellos. Me en­tu­sias­ma­ron es­pe­cial­men­te el pa­be­llón ja­po­nés, el ale­mán (que gano el León de Oro) y el fran­cés, don­de Xa­vier Veil­han, uno de los ar­tis­tas de la ga­le­ría de mi no­vio Em­ma­nuel, ha­bía si­do el ele­gi­do pa­ra re­pre­sen­tar a Fran­cia en es­ta oca­sión.

Un mo­men­to fue to­do lo que ne­ce­si­té al en­trar en el Stu­dio Ve­ne­zia de Veil­han y me vi com­ple­ta­men­te en­vuel­ta en una sen­sa­ción de bie­nes­tar ab­so­lu­to, ya que ha­bían cons­trui­do la to­ta­li­dad del pa­be­llón con ma­de­ra y lo ha­bían con­ver­ti­do en un ver­da­de­ro es­tu­dio de mú­si­ca, don­de se lle­va­ban a ca­bo dis­tin­tas per­for­man­ces mu­si­ca­les.

Hay que sa­ber que du­ran­te los días de inau­gu­ra­ción de la Bie­nal, no so­lo se vi­ve du­ran­te el día, sino que tam­bién (y mu­cho) en la no­che, o más bien es un ca­si 24 ho­ras de even­tos, vi­si­tas, inau­gu­ra­cio­nes, ce­nas y fies­tas. En­tre la ce­na de la Ga­le­ría Pe­rro­tin en el tan em­ble­má­ti­co Ho­tel Da­nie­li, la re­cep­ción en la mag­ní­fi­ca te­rra­za de la Peggy Gug­gen­heim Co­llec­tion, el coc­tel en el Grit­ti Pa­la­ce o la fies­ta en ho­nor a Xa­vier Veil­han, no sa­bría de­cir cuál fue mi pre­fe­ri­da. Aun­que ten­go que ad­mi­tir que uno de los high­lights de esa se­ma­na fue la ce­na or­ga­ni­za­da por Fra­nçois Pi­nault en la mag­ni­fi­ca Fon­da­zio­ne Gior­gio Ci­ni, don­de nos cru­za­mos con los in­vi­ta­dos más chic, lle­ga­dos de los cua­tro rin­co­nes del mun­do; en­tre ellos la siem­pre tan sim­pá­ti­ca y dul­ce Char­lot­te Ca­si­rag­hi.

En de­fi­ni­ti­va, mis días se con­vir­tie­ron en una ver­da­de­ra ca­rre­ra con­tra el tiem­po, don­de dis­fru­te con las pe­que­ñas jo­yas ar­tís­ti­cas, me re­en­con­tré con mis ami­gos la­ti­noa­me­ri­ca­nos e in­tro­du­je a mi hi­jo al mun­do del ar­te con­tem­po­rá­neo. Una vez sen­ta­da en el avión de re­gre­so, pe­se al can­san­cio, me re­co­rrió una sen­sa­ción de fe­li­ci­dad: la de ha­ber lo­gra­do un per­fec­to via­je cultural y fa­mi­liar.

IMA­GEN DE LA CIU­DAD DE VE­NE­CIA DU­RAN­TE LA BIEN­NA­LE.

En­tre re­fle­jos UNTITLED, 2016, DE LORI HERSBERGER; ABA­JO: INS­TA­LA­CIÓN DE ALIC­JA KWADE EN EL ARSENALE.

ABA­JO: ES­CUL­TU­RA DE DAMIEN HIRST EN EL PA­LAZ­ZO GRAS­SI; IZ­DA.: IMA­GEN DEL PA­BE­LLÓN JA­PO­NÉS.

RE­CI­BI­MIEN­TO EN LA FIES­TA DE LA PI­NAULT FOUN­DA­TION.

STU­DIO VE­NE­ZIA EN EL PA­BE­LLÓN FRAN­CÉS EN LOS GIAR­DI­NI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.