Vo­lan­do muy al­to...

VOGUE (México) - - Vogue Julio - —Ka­ri­na Gon­zá­lez Ulloa

Nie­ves Zu­ber­büh­ler nos ha­bla de sus lo­gros en 60 Mi­nu­tes y los desafíos que en­fren­ta su apa­sio­nan­te ofi­cio

Nie­ves Zu­ber­büh­ler mues­tra que el pe­rio­dis­mo pue­de ser to­do, me­nos un lu­gar co­mún

Al­gu­nos re­fie­ren a Nie­ves Zu­ber­bühl­rer co­mo As­so­cia­te Pro­du­cer de 60 Mi­nu­tes, un pro­gra­ma que se de­di­ca a con­tar las his­to­rias ja­más es­pe­ra­das, pe­ro que tiene de­trás de ellas la au­da­cia de es­ta mu­jer, que tras mu­cho es­fuer­zo, hi­zo de su nom­bre al­go que va­le la pe­na co­no­cer. “Mi pa­sión por el pe­rio­dis­mo es con­se­cuen­cia de mi cu­rio­si­dad ex­tre­ma, cues­tio­na­mien­to ge­ne­ra­li­za­do, ob­se­si­vo y per­sis­ten­te. En el 2011 me mu­dé de Bue­nos Ai­res a Nue­va York pa­ra ha­cer una maes­tría en Cien­cias Po­lí­ti­cas y Pe­rio­dis­mo en NYU. El pro­gra­ma du­ra­ba dos años, así que vi­ne con la idea de vol­ver a Ar­gen­ti­na, pe­ro uno nun­ca sa­be… Du­ran­te el más­ter hi­ce dos pa­san­tías, una en el Coun­cil on Fo­reign Re­la­tions y otra en 60 Mi­nu­tes; es­ta úl­ti­ma trans­cu­rrió jus­to an­tes de gra­duar­me, mien­tras es­cri­bía mi te­sis. Cuan­do ter­mi­né la pa­san­tía me con­tra­ta­ron y des­pués fui cre­cien­do den­tro de la em­pre­sa: pa­sé de ser­vir ca­fé a te­ner mi pro­pia ofi­ci­na, ¡pa­gué con gus­to el de­re­cho de pi­so! ”, ad­mi­te.

“Hoy en día ca­da re­por­ta­je que ha­go me obli­ga a zam­bu­llir­me de lleno en el apren­di­za­je de mu­chas y di­ver­sas te­má­ti­cas. De to­das for­mas, a tra­vés de mis es­tu­dios pos­te­rio­res y de mi ex­pe­rien­cia la­bo­ral acu­mu­la­da, hoy sé que den­tro del pe­rio­dis­mo las áreas que más me in­tere­san son la in­ves­ti­ga­ción y la po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal”. De­di­car­se a es­ta pro­fe­sión, se sa­be que tiene sus ries­gos, y eso pue­de in­cluir a tu pro­pio gé­ne­ro: “La vio­len­cia con­tra la mu­jer, la de­sigual dis­tri­bu­ción del po­der y las re­la­cio­nes asi­mé­tri­cas que se es­ta­ble­cen en­tre hom­bres y mu­je­res es­tán pre­sen­tes en la ma­yo­ría de las so­cie­da­des, pe­ro en ge­ne­ral y por des­gra­cia se acep­tan co­mo par­te del or­den es­ta­ble­ci­do. Ser mu­jer nos ha­ce más vul­ne­ra­bles por na­tu­ra­le­za, y en el ejer­ci­cio del pe­rio­dis­mo las mu­je­res de­fi­ni­ti­va­men­te co­rren más ries­gos que los hom­bres. En mi ca­so, so­la­men­te una vez tu­ve mie­do, fue cuan­do in­ves­ti­gá­ba­mos cier­tas prác­ti­cas re­la­cio­na­das con la lu­cha con­tra el nar­co­trá­fi­co lle­va­das a ca­bo por la po­li­cía en Es­ta­dos Uni­dos. Es­tá­ba­mos fil­man­do en un pe­que­ño pue­blo del in­te­rior del país y la po­li­cía lo­cal se en­con­tra­ba muy mo­les­ta con nues­tra pre­sen­cia. Re­cuer­do que una no­che, uno de los ofi­cia­les me per­si­guió en la au­to­pis­ta al­gu­nos ki­ló­me­tros mien­tras yo ma­ne­ja­ba, so­la en el au­to, pe­ro no su­ce­dió na­da más que eso. Ser va­lien­tes y con­ti­nuar tra­ba­jan­do ra­ti­fi­ca el com­pro­mi­so con el pe­rio­dis­mo y más subs­tan­cial aún, for­ta­le­ce la dig­ni­dad hu­ma­na. Por otro la­do, creo que pro­gre­si­va­men­te se vuel­ve más lar­ga y lú­gu­bre la lis­ta de paí­ses en don­de es pe­li­gro­so ejer­cer el pe­rio­dis­mo. Esa es la do­lo­ro­sa reali­dad. Mien­tras es evi­den­te que las zo­nas de guerra son in­se­gu­ras, es fun­da­men­tal no ol­vi­dar aque­llos ca­sos en que los re­por­te­ros arries­gan sus vi­das al cu­brir te­mas co­mo el cri­men or­ga­ni­za­do o la co­rrup­ción. Un tris­te ejem­plo es Mé­xi­co, don­de la pro­fe­sión se en­cuen­tra más ex­pues­ta a la vio­len­cia que nun­ca. Es­toy con­ven­ci­da de que la prin­ci­pal cau­sa de ca­da nue­vo ase­si­na­to, se­cues­tro o ata­que con­tra la pren­sa, es la im­pu­ni­dad en que per­ma­ne­cen es­tos crí­me­nes. El go­bierno me­xi­cano y to­dos los go­bier­nos del mun­do tie­nen la obli­ga­ción de vi­go­ri­zar los me­ca­nis­mos de pro­tec­ción de pe­rio­dis­tas pa­ra evi­tar la con­ti­nua­ción de un té­tri­co círcu­lo vi­cio­so. Ma­tar a un pe­rio­dis­ta pa­ra si­len­ciar su la­bor no so­lo es un cri­men, sino tam­bién una vio­la­ción de los de­re­chos hu­ma­nos; un in­fa­me ata­que a la li­ber­tad de ex­pre­sión”, nos ase­gu­ra.

Gra­cias a 60 mi­nu­tes, cuen­ta his­to­rias que po­cos se atre­ve­rían a re­la­tar. Ella es de esas per­so­nas que a ve­ces bus­ca las his­to­rias, pe­ro es­tas tam­bién la en­cuen­tran: “En es­ta pro­fe­sión, te­ner mie­do no es una op­ción. Creo que en­tre bus­car y en­con­trar los re­la­tos, es al­go que se da mu­tua­men­te. Soy una per­so­na muy cu­rio­sa; leo mu­chí­si­mo y me en­can­ta acu­dir a to­do ti­po de even­tos ar­tís­ti­cos. Soy so­cia­ble y char­la­ta­na; cuan­do co­noz­co a al­guien, ¡le ha­go mi­llo­nes de pre­gun­tas! Pue­do pa­re­cer en­tro­me­ti­da y un po­co lo­ca, pe­ro lo mis­mo me ocu­rre con los lu­ga­res. In­ves­ti­go su cul­tu­ra y pa­sa­do. Exis­ten in­fi­ni­tas his­to­rias es­pe­ran­do a ser con­ta­das, pe­ro hay que te­ner el ra­dar en­cen­di­do y es­tar abier­tos pa­ra bus­car­las y en­con­trar­las”, re­co­no­ce.

Ma­tar a un pe­rio­dis­ta pa­ra si­len­ciar su la­bor, no so­lo es un cri­men, sino tam­bién una vio­la­ción a los de­re­chos hu­ma­nos. Un in­fa­me ata­que a la li­ber­tad de ex­pre­sión

Nie­ves es una mu­jer que no tiene mie­do de ser juz­ga­da, sino que bus­ca in­can­sa­ble­men­te al­go que ex­po­ner, lle­gan­do a en­con­trar­se con cró­ni­cas y per­so­nas que la han de­ja­do mar­ca­da: “To­dos los re­la­tos de­jan una hue­lla en mí. Sin em­bar­go, el per­fil que hi­ci­mos so­bre Ben­ja­min Fe­rencz, el úni­co fis­cal de los Jui­cios de Nü­rem­berg que per­ma­ne­ce vi­vo es es­pe­cial pa­ra mí. Es la per­so­na más fas­ci­nan­te que he co­no­ci­do. Le es­ta­ré eter­na­men­te agra­de­ci­da por to­do lo que me en­se­ñó en el tiem­po que com­par­ti­mos mien­tras pro­du­cía­mos el seg­men­to. Su his­to­ria es una inago­ta­ble fuen­te de ins­pi­ra­ción: Ben lu­chó en el ejér­ci­to es­ta­dou­ni­den­se du­ran­te la Se­gun­da Guerra Mun­dial, par­ti­ci­pó en el des­em­bar­co en Nor­man­día y la li­be­ra­ción de los cam­pos de con­cen­tra­ción. A los 27 años se con­vir­tió en el fis­cal del jui­cio a los Ein­satz­grup­pen, un con­jun­to cri­mi­nal de es­cua­dro­nes de eje­cu­ción de las SS. Des­de ha­ce tiem­po, de­di­ca su vi­da a es­ta­ble­cer un sis­te­ma le­gal in­ter­na­cio­nal pa­ra evi­tar otro Ho­lo­caus­to. Es una tris­te­za cons­ta­tar que el ser hu­mano no apren­da de sus erro­res, y has­ta el día de hoy no ce­san de per­pe­tuar­se ge­no­ci­dios y crí­me­nes con­tra la hu­ma­ni­dad. Pe­ro Ben, con sus 97 años, Sja­más se rinde. Su co­ra­je y per­se­ve­ran­cia me ilu­mi­na­rán siem­pre”, con­fie­sa. e sa­be que Nie­ves al­gu­na vez men­cio­nó que en Nue­va York no eres im­por­tan­te por tu nom­bre, sino por tu ta­len­to y de­di­ca­ción, pe­ro du­da que es­tos va­lo­res in­flu­yan en las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes: “En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, no creo que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes le otor­guen una ma­yor im­por­tan­cia al ta­len­to. Sin em­bar­go, no to­das las so­cie­da­des son iguales en es­te as­pec­to, por ejem­plo, creo que Nue­va York es una ciu­dad mu­cho más me­ri­to­crá­ti­ca que Bue­nos Ai­res. La­men­ta­ble­men­te, des­de mi pun­to de vis­ta, pien­so que en Bue­nos Ai­res fac­to­res co­mo tu nom­bre o tus con­tac­tos pe­san mu­chí­si­mo, y eso no so­lo es in­jus­to, sino que ade­más pri­va al in­di­vi­duo de co­no­cer su esen­cia y la ver­da­de­ra ra­zón de sus éxi­tos o sus fra­ca­sos. Res­pec­to a los va­lo­res exal­ta­dos por las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, te con­fie­so que soy bas­tan­te pe­si­mis­ta. Es­ta­mos en la épo­ca de las selfies y la au­to­rre­fe­ren­cia, don­de las per­so­nas se en­cuen­tran ca­da vez más ale­ja­das de aque­llas in­ter­ac­cio­nes hu­ma­nas que de­fi­nen el sen­ti­do mis­mo de nues­tro vi­vir. Creo que es­te nar­ci­sis­mo ab­sur­do y ex­tre­mo, as­fi­xia cual­quier po­si­bi­li­dad de de­sa­rro­llo per­so­nal y pro­vo­ca un os­cu­ro va­cío”, afir­ma sin ti­tu­bear.

Ser la úni­ca ar­gen­ti­na que ha ga­na­do un Emmy, le ha ser­vi­do pa­ra es­for­zar­se en en­con­trar his­to­rias, lle­gan­do a bus­car­las fue­ra del país en el que ha­bi­ta: “Mi sue­ño es con­tar más his­to­rias de La­ti­noa­mé­ri­ca. Los la­ti­nos cons­ti­tui­mos el 18 por cien­to de la po­bla­ción de Es­ta­dos Uni­dos, por eso es im­pe­ra­ti­vo que el pú­bli­co co­noz­ca los pro­ble­mas y los obs­tácu­los a los cua­les se en­fren­ta nues­tra re­gión del mun­do”, ex­pli­ca.

No po­de­mos ol­vi­dar que vi­vi­mos en un mo­men­to en el que la au­dien­cia es­tá cam­bian­do, y es­to pue­de ser un ar­ma de do­ble fi­lo: “Co­mo to­da re­vo­lu­ción me­diá­ti­ca, la era di­gi­tal trae con­si­go ele­men­tos po­si­ti­vos y ne­ga­ti­vos. Las pla­ta­for­mas co­mu­ni­ca­ti­vas se vuel­ven ca­da vez más de­mo­crá­ti­cas: au­men­ta la li­ber­tad pa­ra crear, in­clu­so

ma­te­rial desecha­ble. Gran par­te de la in­for­ma­ción pú­bli­ca­men­te dis­po­ni­ble es pro­du­ci­da por afi­cio­na­dos que po­co en­tien­den de los es­tán­da­res y prác­ti­cas pro­fe­sio­na­les me­diá­ti­cas. Es­to ge­ne­ra in­cer­ti­dum­bre acer­ca de su ve­ra­ci­dad y ca­li­dad, y pro­vo­ca alar­man­tes pre­dic­cio­nes so­bre el co­lap­so in­te­lec­tual de nues­tra so­cie­dad. Ac­tual­men­te, los me­dios po­seen una am­plia co­nec­ti­vi­dad glo­bal. No hay una ma­ne­ra sim­ple de atra­ve­sar una re­vo­lu­ción me­diá­ti­ca de es­tas mag­ni­tu­des se­me­jan­tes sin per­der el rum­bo, pe­ro en­cuen­tro dos prác­ti­cas muy úti­les: siem­pre que leo una no­ti­cia, acu­do a las fuentes pri­ma­rias. En se­gun­do lu­gar, es­toy sus­crip­ta a nu­me­ro­sas pu­bli­ca­cio­nes, al­gu­nas afi­nes a mi mo­do de en­ten­der el mun­do, pe­ro tam­bién a aque­llas con­tra­rias a mi pun­to de vis­ta”, ase­gu­ra.

Re­cor­dar que una mu­jer de gran ta­len­to y san­gre la­ti­noa­me­ri­ca­na per­te­ne­ce a uno de los pro­gra­mas más em­ble­má­ti­cos de Es­ta­dos Uni­dos, se­ría la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra vi­vir en una zo­na de con­fort, pe­ro con ella ocu­rre to­do lo con­tra­rio; no du­da en bus­car una for­ma de ex­ten­der­se por el mun­do, sin ol­vi­dar de dón­de vie­ne: “Ha­cer pe­rio­dis­mo en

60 Mi­nu­tes es co­mo in­te­grar el equi­po de fútbol del Bar­ce­lo­na. Tra­ba­jas a la par de los me­jo­res ju­ga­do­res del mun­do, y eso te ha­ce ju­gar me­jor; es un apren­di­za­je cons­tan­te. Me sien­to una afor­tu­na­da por for­mar par­te de es­te gran equi­po de pro­fe­sio­na­les de quie­nes ten­go to­da­vía mu­cho que apren­der. De to­das for­mas, y en al­gún fu­tu­ro, me gus­ta­ría en­con­trar la for­ma de tam­bién ejer­cer pe­rio­dis­mo en La­ti­noa­mé­ri­ca y com­bi­nar mi tra­ba­jo en Nue­va York con más tiem­po en Ar­gen­ti­na. Ex­tra­ño mu­chí­si­mo mi país”, re­co­no­ce.

Te­ner la suer­te de to­par­nos con una per­so­na co­mo Nie­ves, nos reite­ra que mu­chos de los ele­men­tos y per­so­nas que nos ro­dean son apó­cri­fas. Afor­tu­na­da­men­te, aún hay fi­gu­ras dis­pues­tas a no de­jar­se em­pa­par por la fal­sa pu­bli­ci­dad, evi­tar que se les suba el ego a la ca­be­za y con la te­na­ci­dad su­fi­cien­te de en­con­trar la ver­dad en un mun­do de­co­ra­do por in­fi­ni­tas cor­ti­nas de hu­mo.

Me gus­ta­ría ver la for­ma de ejer­cer pe­rio­dis­mo en La­ti­noa­mé­ri­ca

ADIÓS A LAS MÁS­CA­RAS Gra­cias al pro­gra­ma 60 Mi­nu­tes, cuen­ta his­to­rias que po­cos se atre­ve­rían a re­la­tar.

EN LA MI­RA Zu­ber­büh­ler se gra­duó de NYU con una maes­tría en Cien­cias Po­lí­ti­cas y Pe­rio­dis­mo.

ES­PÍ­RI­TU AU­DAZ Ser la úni­ca ar­gen­ti­na que ha ga­na­do un Emmy le ha ser­vi­do pa­ra es­for­zar­se en en­con­trar his­to­rias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.