Bu­si­ness con Z

Los miem­bros de la Ge­ne­ra­ción Z, na­ci­dos en­tre 1995 y 2010, es­tán re­vo­lu­cio­nan­do la es­fe­ra de los ne­go­cios por sus há­bi­tos de com­pra y su sor­pren­den­te ca­pa­ci­dad de em­pren­di­mien­to

VOGUE (México) - - Vogue Julio - —Jaime Po­rras

La Ge­ne­ra­ción Z y sus há­bi­tos de com­pra lle­gan pa­ra rein­ven­tar las re­glas que ri­gen al mun­do de los ne­go­cios

Los ex­per­tos em­plean di­ver­sos tér­mi­nos pa­ra des­cri­bir cos­tum­bres y com­por­ta­mien­tos de per­so­nas con eda­des es­pe­cí­fi­cas. Baby Boo­mers, Ge­ne­ra­ción X y Mi­llen­nials (tam­bién iden­ti­fi­ca­dos co­mo miem­bros de la Ge­ne­ra­ción Y) han mar­ca­do dis­tin­tas éti­cas de tra­ba­jo, re­la­cio­nes con la tec­no­lo­gía, preo­cu­pa­cio­nes so­cia­les y pro­duc­tos cul­tu­ra­les. Hoy, los re­flec­to­res es­tán pues­tos en la Ge­ne­ra­ción Z, in­te­gra­da por los na­ci­dos en­tre 1995 y 2010.

Con­for­me pa­san los años, au­men­ta­mos ge­ne­ral­men­te los elo­gios ha­cia nues­tra ge­ne­ra­ción y las crí­ti­cas a las de­más. Pro­di­ga­mos así bue­nas do­sis de con­des­cen­den­cia al sa­ber que ya no so­mos el cen­tro del uni­ver­so. ¿Fui­mos, so­mos o se­re­mos me­jo­res per­so­nas? ¿El Apo­ca­lip­sis se des­en­ca­de­nó el día que nos bro­tó la pri­me­ra ca­na? ¿El ser hu­mano se di­ri­ge a un es­ta­do de ple­na rea­li­za­ción? La sen­sa­tez de­be­ría im­preg­nar nues­tras res­pues­tas a es­tas in­te­rro­gan­tes, ya que des­pués de to­do, ca­da ge­ne­ra­ción ha te­ni­do sus cla­ros­cu­ros.

Ac­tual­men­te, 26% de los ha­bi­tan­tes del pla­ne­ta for­man par­te de la Ge­ne­ra­ción Z. El pun­to neu­rál­gi­co de mi­llo­nes de ni­ños y jó­ve­nes es el ci­be­res­pa­cio: ja­más co­no­cie­ron una vi­da sin in­ter­net. De ahí pro­vie­ne una crí­ti­ca que sue­na con fuer­za con­tra es­ta ge­ne­ra­ción: tie­nen el ros­tro pe­ga­do con Ko­la Lo­ka a la pan­ta­lla de sus dis­po­si­ti­vos mó­vi­les. Sin em­bar­go, no es el úni­co se­ña­la­mien­to ha­cia ellos. Al pa­re­cer, es­tán aso­cia­dos a un al­to in­di­vi­dua­lis­mo y a un ma­gro res­pe­to ha­cia pa­dres y pro­fe­so­res.

De­mos vuel­ta aho­ra a la mo­ne­da: la Ge­ne­ra­ción Z cuen­ta con ele­men­tos que me­re­cen aten­ción por bue­nas ra­zo­nes. De acuer­do a di­ver­sos es­tu­dios, sus miem­bros tie­nen al­ta ca­pa­ci­dad de em­pa­tía, pres­tan me­nor im­por­tan­cia a di­fe­ren­cias se­xua­les o ét­ni­cas y se im­pli­can socialmente (por ejem­plo, en te­mas co­mo el cui­da­do medioambiental y la de­sigual­dad). Pe­ro los pun­tos po­si­ti­vos

de es­tos in­fan­tes y ado­les­cen­tes tie­nen tam­bién co­mo es­ce­na­rio el mun­do de los ne­go­cios, don­de es­tán de­jan­do una hue­lla con­si­de­ra­ble.

Los miem­bros de la Ge­ne­ra­ción Z mues­tran po­cas ga­nas de es­tar ator­ni­lla­dos a una ofi­ci­na en ho­ra­rios fi­jos y pre­fie­ren tra­ba­jar por pro­yec­tos. “Es­tos jó­ve­nes no bus­can in­ser­tar­se en un úni­co mol­de la­bo­ral. Pi­den que las fir­mas les den al­ter­na­ti­vas pa­ra desa­rro­llar me­jor sus ideas y fa­vo­re­cer sus li­ber­ta­des crea­ti­vas”, co­men­ta a Vo­gue Kers­tin Kuy­ken, pro­fe­so­ra del de­par­ta­men­to de ges­tión y tec­no­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de Que­bec en Mon­treal. Pre­ci­sa que es­ta ge­ne­ra­ción no cuen­ta con la es­ta­bi­li­dad de an­ta­ño, por lo que el ca­mino to­ma­do por sus pa­dres y abue­los, es de­cir, un desem­pe­ño la­bo­ral de dé­ca- das en una so­la em­pre­sa, les re­sul­ta ex­tra­ño, aun­que no per­ma­ne­cen cru­za­dos de bra­zos.

Es una ge­ne­ra­ción que to­ma ries­gos, que se guía por la in­tui­ción y que as­pi­ra en mu­chos ca­sos a no te­ner je­fe. “Va­rios es­tu­dios se­ña­lan que uno de ca­da cua­tro jó­ve­nes desea em­pre­sa pro­pia. Ade­más, la ten­den­cia es in­cur­sio­nar en dos o tres pro­yec­tos a la vez: par­ti­ci­par en dis­tin­tos ám­bi­tos y no po­ner to­da la ener­gía en un so­lo plan”, afir­ma Kuy­ken.

Crea­ti­vos e in­no­va­do­res, es­tos jó­ve­nes usan el mun­do di­gi­tal más allá de la di­ver­sión, ya que tam­bién re­pre­sen­ta una ven­ta­na de opor­tu­ni­da­des em­pre­sa­ria­les: pu­bli­ci­dad, mi­cro­me­ce­naz­go, co­men­ta­rios de clien­tes, in­ter­ac­ción con so­cios po­ten­cia­les. De igual for­ma, son más au­to­di­dac­tas. Ya no es­pe­ran con­tar con un MBA pa­ra pro­bar suer­te en los ne­go­cios y sa­can pro­ve­cho de las apli­ca­cio­nes que per­mi­ten dar rien­da suel­ta al tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo. Kuy­ken agre­ga: “Los jó­ve­nes po­nen a prue­ba sus ideas con ma­yor ra­pi­dez”. Drew Frank tiene 13 años y vi­ve en El Pa­so, Te­xas. El año pa­sa­do inau­gu­ró una tien­da es­pe­cia­li­za­da en cal­za­do de­por­ti­vo de edi­ción li­mi­ta­da. So­lo abre los fi­nes de se­ma­na, de­bi­do a sus obli­ga­cio­nes co­mo es­tu­dian­te de se­cun­da­ria. “He co­lec­cio­na­do tenis des­de ha­ce tiem­po y en mi ciu­dad no ha­bía un lu­gar pa­ra com­prar mo­de­los es­pe­cí­fi­cos”, cuen­ta Drew a Vo­gue vía te­le­fó­ni­ca. Di­ce que ya co­no­cía a al­gu­nos pro­vee­do­res, así que con­si­guió em­bar­car­se en es­ta aven­tu­ra em­pre­sa­rial con el apo­yo de sus pa­dres y de las re­des so­cia­les. Sor­pren­de la edad de Drew, aun­que él se­ña­la que va­rios de sus co­no­ci­dos tie­nen di­ver­sas ideas de ne­go­cio

pa­ra po­ner en mar­cha pró­xi­ma­men­te. Ade­más de Kick­pin Snea­ker Pop Up, co­mo se lla­ma su tien­da, el jo­ven te­xano se ha im­pli­ca­do socialmente. Con el di­ne­ro que re­cau­dó ha­ce al­gu­nos me­ses en su ce­re­mo­nia de bar mitz­vah, ad­qui­rió 800 pa­res de tenis pa­ra alum­nos de ba­jos re­cur­sos de una es­cue­la pri­ma­ria.

Los miem­bros de la Ge­ne­ra­ción Z tam­bién se dis­tin­guen por sus há­bi­tos de com­pra y su in­ter­ac­ción con las mar­cas. “Bus­can pro­duc­tos a es­ca­la mun­dial que pue­den ob­te­ner gra­cias a la tec­no­lo­gía. Son con­su­mi­do­res glo­ba­les”, sub­ra­ya Kuy­ken. Su aten­ción no es­tá pues­ta ne­ce­sa­ria­men­te en po­seer al­go sino en usar­lo. “Quie­ren ma­yor in­de­pen­den­cia y es­ta se pier­de a ve­ces con las co­sas”, aña­de la ex­per­ta. Son por en­de más hi­jos de Airbnb y Uber que de las hi­po­te­cas y el au­to­mó­vil pa­ga­do en abo­nos. Kuy­ken tam­bién afir­ma que la Ge­ne­ra­ción Z bus­ca mar­cas que re­fle­jen sus va­lo­res, co­mo es el ca­so de la pro­tec­ción medioambiental, y tiene la ca­pa­ci­dad de pro­mo­cio­nar un pro­duc­to o cri­ti­car­lo a tra­vés de las re­des so­cia­les. Kers­tin Kuy­ken acla­ra que si bien el tér­mino Ge­ne­ra­ción Z sir­ve pa­ra agru­par ca­rac­te­rís­ti­cas de una po­bla­ción con eda­des bien de­li­mi­ta­das, es ne­ce­sa­rio con­si­de­rar los con­tex­tos cul­tu­ra­les y la reali­dad so­cio­eco­nó­mi­ca de ca­da país. “Es­te au­men­to del em­pren­di­mien­to re­sul­ta muy no­to­rio en Nor­tea­mé­ri­ca, en com­pa­ra­ción con otras zo­nas del mun­do don­de se es­tá dan­do a otra ve­lo­ci­dad. Hay que apo­yar a los jó­ve­nes con pro­gra­mas e ini­cia­ti­vas que fa­vo­rez­can las ideas in­no­va­do­ras y el es­pí­ri­tu em­pren­de­dor”, co­men­ta la es­pe­cia­lis­ta.

Al­gu­nos cien­tí­fi­cos so­cia­les ha­blan ya de la Ge­ne­ra­ción Alp­ha, es de­cir, de los ni­ños que vie­nen de­trás de la Ge­ne­ra­ción Z. Lle­ga­rán, por su­pues­to, con ideas y com­por­ta­mien­tos cri­ti­ca­bles, aun­que ha­brá que dirigir tam­bién la mi­ra­da ha­cia los pun­tos po­si­ti­vos. A es­te res­pec­to, va­le la pe­na ci­tar las pa­la­bras del po­la­co Rys­zard Ka­pus­cins­ki, uno de los gran­des pe­rio­dis­tas de to­dos los tiem­pos: “Hoy en día, los me­jo­res de en­tre los jó­ve­nes sa­ben mu­chas más co­sas que no­so­tros. Por eso yo pre­fie­ro ser hu­mil­de y mo­des­to an­tes que de­cir: soy más vie­jo, por lo tan­to, sé más que tú”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.